Siete cosas que odia el Señor

Algunos por no decir la mayoría de los pastores, no les gusta predicar sobre estos temas, porque temen que se les vallan las almas. Pero debemos de recordar lo que les dijo el mismo Jesucristo a Sus discípulos. Juan 6:65-67. 65 Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir á Mí, si no le fuere dado del Padre. 66 Desde esto, muchos de Sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con Él. 67 Dijo entonces Jesús á los doce: ¿Queréis vosotros iros también?

Proverbios 6:16-19. 16 Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: 17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, 18 El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, 19 El testigo falso que habla mentiras, Y el que enciende rencillas entre los hermanos.

Salomón usa la fórmula seis cosas… y aun siete para captar la atención. Comentario de Jamieson, Fausset and Brown; veamos otros ejemplos en Proverbios 30:15,18. 15 La sanguijuela tiene dos hijas que se llaman, Trae, trae. Tres cosas hay que nunca se hartan; Aun la cuarta nunca dice, Basta. 18 Tres cosas me son ocultas; Aun tampoco sé la cuarta. Job 5:19. En seis tribulaciones te librará, Y en la séptima no te tocará el mal.

El Comentario de Matthew Henry dice: Si los perezosos deben ser condenados, que nada hacen, mucho más los que hacen todo el mal que pueden. Obsérvese cómo se describe a tal hombre: Dice y hace todo astutamente y con intenciones. Su ruina vendrá sin advertencia y sin alivio. Aquí hay una lista de cosas que Dios abomina. Son pecados especialmente provocadores para Dios los que son dañinos para el bienestar de la vida humana. Debemos odiar en nosotros lo que Dios odia; es nada odiarlas en los demás. Desechemos todas esas costumbres, y velemos y oremos contra ellas; evitemos con marcada desaprobación, a todos los culpables de ellas, cualquiera sea su rango.

La lista parece continuar la descripción verbal del hombre malo del versículo 12. Empezando con la cara, lengua, manos, corazón y pies, la descripción de este ejemplo a evitar se graba de manera poética y memorable en nuestra mente. Las abominaciones seis y siete revelan cuán peligrosas pueden ser las palabras. Como dice: Santiago 3:8. Pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado; llena de veneno mortal.

La Biblia Nueva Versión King James de Estudio propone que la lista es progresiva y llega a un clímax. Así, el lector sabe que sembrar discordia entre los hermanos versículo 14, es algo que Dios desaprueba en grado máximo. En contraste vemos la bendición de Dios sobre los hermanos que viven juntos en paz. Salmo 133:1. Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos igualmente en uno!

Todos estos pecados quebrantan la letra o el intento de la ley espiritual de Dios resumida en los Diez Mandamientos.

Queremos que observe 2 palabras que describen lo que Dios siente ante este tipo de acciones o ante aquellos que las practican, el proverbista dice que Jehová, nuestro Dios Aborrece y Abomina estas cosas. La idea con estas palabras es que ante los ojos de Dios estas actitudes son detestables, repugnantes, asquerosas, contrarias a su naturaleza, dicho en otras palabras Dios no las soporta, es como lo que siente usted cuando ve una rata o una cucaracha en su cocina, usted siente repulsión hacia ellas y no quiere ni verlas ¿o hay alguien a quien le gusten?, creo que no.

1. Los ojos altivos

Primeramente tenemos que entender que son ojos altivos en la Biblia o sea en la palabra de Dios. Ojos Altivos: 1. Ojos orgullosos, ojos soberbios. 2. Dicho de una cosa: Erguida, elevada. Sus sinónimos son: arrogantes, altaneros, almidonados, desdeñosos, despectivos, despreciativos, encastillados, encopetados, encrestados, espetados, imperiosos, orgullosos, pintiparados, soberbios. Sus antónimos son: sencillos, humildes.

Los ojos altivos, mirar a los demás por encima del hombro considerándose superior a los demás.

Debemos de recordar que la altivez, de acuerdo con el diccionario, se define como: Orgulloso, Soberbio, Alzado, Elevado. Sabemos así mismo que el orgullo es vanidad, exceso de estima propia, que produce altanería. El creerse que todo se merece, que todo sabe, que es mejor que cualquiera, o que es muy bueno produce arrogancia y altivez de Espíritu, lo cual impide ver a Dios. Hay personas que son altivos y orgullosos pero que disimulan bastante bien, siendo hipócritas y solo aflorando sus verdaderos sentimientos cuando son provocados o exasperados por situaciones fuera de su control. La solución a este problema es la humildad. La persona que carece de humildad y es orgulloso y altivo, se atrae mal para sí y para su vida, y aun para los que le rodean. El malo, por la altivez de su rostro, no busca á Dios: No hay Dios en todos sus pensamientos. Salmos 10:4. El malo, por la altivez de su rostro, no busca á Dios: No hay Dios en todos sus pensamientos.

En la antigüedad la costumbre de pintarse los párpados era para realzar la belleza del rostro femenino esto se convirtió en ojos altivos. 2 Reyes 9:30. Vino después Jehú á Jezreel: y como Jezabel lo oyó, adornó sus ojos con alcohol, y atavió su cabeza, y asomóse á una ventana. Jeremías 4:30. Y tú, destruída, ¿qué harás? Bien que te vistas de grana, aunque te adornes con atavíos de oro, aunque pintes con antimonio tus ojos, en vano te engalanas; menospreciáronte los amadores, buscarán tu alma. Ezequiel 23:40. Y cuanto más, que enviaron por hombres que vienen de lejos, á los cuales había sido enviado mensajero: y he aquí vinieron; y por amor de ellos te lavaste, y alcoholaste tus ojos, y te ataviaste con adornos.

Las mujeres orientales todavía se pintan los párpados con antimonio o kohl polvo negro hecho del humo negro producido al quemar el incienso) para que se vean grandes y brillantes.

La Biblia enfatiza que Dios no se lleva con los de corazón altivo, con los orgullosos. No puede existir una relación íntima entre Dios y una persona orgullosa. A Dios le gusta relacionarse con los humildes, con aquellos que reconocen que todo lo que son y todo lo que tienen es gracias él. A los altivos Dios los mira de lejos. Piense por un momento ¿Es usted una persona altiva/orgullosa?

Les presentamos algunas características de una persona con corazón altivo:

a) Piensa que no necesita de nadie, se cree autosuficiente, piensa que lo tiene todo y que si algo le hace falta, es capaz de obtenerlo con sus propias fuerzas

b) Nunca admite sus errores, siempre está en lo correcto. Una persona con corazón altivo es, como dijera un profesor mío, pariente de Van Dame, es decir que nunca pierde.

c) No es capaza de perdonar, ni de pedir perdón genuinamente. Una persona altiva dice algo más o menos así: yo creo que no le he hecho nada, pero discúlpeme si en algo le he ofendido. ¿ha escuchado usted personas decir esto? Quizás algunos de nosotros lo hemos dicho.

d) Menosprecia a los demás. Para él o ella, las demás personas son inferiores y sin importancia. Una persona altiva también hace acepción de personas.

e) No admite consejos, Considera que todo lo sabe y que no hay nadie capaz de enseñarle nada nuevo.

f) Quiere que todo se haga como el/ella dice, aun a pesar de estar equivocado.

Quizás a muchos de nosotros Dios nos está pidiendo que trabajemos esta área de nuestra vida, no se le pedirá que levante su mano, pero si usted sabe que en su corazón existe un poco de altivez, hoy la Biblia nos recuerda que eso es una de las cosas que a Dios más le desagradan, ¿qué podemos hacer? pidámosle perdón a Dios y pongamos de nuestra parte para cambiar esa actitud.

Queremos que se entienda que los ojos altivos se refiere a quienes se mueven en un espíritu enaltecido, mirando a los demás con desprecio y se creen superiores a los demás, es algo con lo que hay que tener mucho cuidado porque para Dios todo somos iguales, El no hace acepción de personas.

También la palabra nos muestra que antes de la caída viene la altivez de espíritu, este texto se refiere a gente que creen que ellos mismos son y que no necesitan de nada, ni de nadie y es cuando viene la caída. La altivez de espíritu es lo que precede a la caída.

En las escrituras se usan las joyas y el maquillaje solo para representar a un tipo de mujeres, aunque mucho antes de que Israel adoptará esta práctica, había naciones paganas que practicaban el uso de maquillaje en la cara y en los ojos, en Egipto era muy prolifera esta práctica, aun hasta los hombres lo usaban. En Egipto surgió esta práctica de depilarse la ceja y pintarse los ojos; y una de las primeras mujeres que nos menciona la Biblia que uso maquillaje fue Jezabel. Fue de aquí que las mujeres Israelitas después de haber estado al servicio de las mujeres Egipcias como esclavas quisieron copiar a estas mujeres y comenzaron a pintarse. Después de 400 años de esclavitud se les olvido la palabra de Dios y quisieron imitarlas hasta hoy en día.

Proverbios 30:13. Hay generación cuyos ojos son altivos, Y cuyos párpados son alzados.

Isaías 3:16-26. 16 Asimismo dice Jehová: Por cuanto las hijas de Sión se ensoberbecen, y andan cuellierguidas y los ojos descompuestos; cuando andan van danzando, y haciendo son con los pies: 17 Por tanto, pelará el Señor la mollera de las hijas de Sión, y Jehová descubrirá sus vergüenzas. 18 Aquel día quitará el Señor el atavío de los calzados, y las redecillas, y las lunetas; 19 Los collares, y los joyeles, y los brazaletes; 20 Las escofietas, y los atavíos de las piernas, los partidores del pelo, los pomitos de olor, y los zarcillos; 21 Los anillos, y los joyeles de las narices; 22 Las ropas de remuda, los mantoncillos, los velos, y los alfileres; 23 Los espejos, los pañizuelos, las gasas, y los tocados. 24 Y será que en lugar de los perfumes aromáticos vendrá hediondez; y desgarrón en lugar de cinta; y calvez en lugar de la compostura del cabello; y en lugar de faja ceñimiento de saco; y quemadura en vez de hermosura. 25 Tus varones caerán á cuchillo, y tu fuerza en la guerra. 26 Sus puertas se entristecerán y enlutarán, y ella, desamparada, sentaráse en tierra.

Esto será el juicio contra las hijas de Sion.

Jeremías 4:30. Y tú, destruída, ¿qué harás? Bien que te vistas de grana, aunque te adornes con atavíos de oro, aunque pintes con antimonio tus ojos, en vano te engalanas; menospreciáronte los amadores, buscarán tu alma.

Por lo tanto un verdadero hijo de Dios renunciara a la mundanalidad que afecté su testimonio delante de Dios y el mundo.

1 Juan 2:15-17. 15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, la concupiscencia de la carne, y la concupiscencia de los ojos, y la soberbia de la vida, no es del Padre, mas es del mundo. 17 Y el mundo se pasa, y su concupiscencia; mas el que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre.

Las mujeres del antiguo Egipto disponían de su propio cofre de maquillaje, que incluía numerosos cosméticos naturales y un espejo de bronce finamente pulido. Pintaban sus pestañas y párpados de color azul o verde, usando tinturas que obtenían de minerales como la azurita o la malaquita y que luego mezclaban en una paleta. Las egipcias no se pintaban los ojos por coquetería, sino para protegerse de enfermedades oculares provocadas por el intenso brillo solar. Para iluminar sus pómulos y sus labios utilizaban una mezcla de arcilla y grasa; también acostumbraban a decorar con polvo de alheña sus uñas y palmas de las manos. Actualmente, las mujeres siguen usando dos de sus cosméticos favoritos: el kéjel, una sustancia vegetal para delinear los ojos, y la henna, un tinte natural para el cabello que le da un tono rojizo.

Ahora hablemos del origen de porque las hijas de Dios se pinta los ojos para traer los ojos altivos, aunque algunas no lo necesitan y eso también esta mal, ante los ojos de nuestro Padre Celestial. Iniciaremos con una mujer que quiso que le vieran sus ojos altivos. Nuevamente hablaremos de:

Jezabel hija de Etbaal, rey de los sidonios, y reina de Acab, rey de Israel (874-853 a. de J.C.). Jezabel fue criada como una celosa adoradora de Baal y, cuando se casó con Acab, no sólo continuó su religión ancestral sino que también trató de imponerla sobre el pueblo de Israel. Para complacerla, Acab construyó un templo y un altar a Baal en Samaria. 1 Reyes 16:32. E hizo altar á Baal, en el templo de Baal que él edificó en Samaria. Y 450 profetas de Baal comían de su mesa. 1 Reyes 18:19. Envía pues ahora y júntame á todo Israel en el monte de Carmelo, y los cuatrocientos y cincuenta profetas de Baal, y los cuatrocientos profetas de los bosques, que comen de la mesa de Jezabel. Jezabel mató a todos los profetas del Señor que pudo encontrar. 1 Reyes 18:4-13. 4 Porque cuando Jezabel destruía á los profetas de Jehová, Abdías tomó cien profetas, los cuales escondió de cincuenta en cincuenta por cuevas, y sustentólos á pan y agua. 5 Y dijo Achâb á Abdías: Ve por el país á todas las fuentes de aguas, y á todos los arroyos; que acaso hallaremos grama con que conservemos la vida á los caballos y á las acémilas, para que no nos quedemos sin bestias. 6 Y partieron entre sí el país para recorrerlo: Achâb fué de por sí por un camino, y Abdías fué separadamente por otro. 7 Y yendo Abdías por el camino, topóse con Elías; y como le conoció, postróse sobre su rostro, y dijo: ¿No eres tú mi señor Elías? 8 Y él respondió: Yo soy; ve, di á tu amo: He aquí Elías. 9 Pero él dijo: ¿En qué he pecado, para que tú entregues tu siervo en mano de Achâb para que me mate? 10 Vive Jehová tu Dios, que no ha habido nación ni reino donde mi señor no haya enviado á buscarte; y respondiendo ellos: No está aquí, él ha conjurado á reinos y naciones si no te han hallado. 11 ¿Y ahora tú dices: Ve, di á tu amo: Aquí está Elías? 12 Y acontecerá que, luego que yo me haya partido de ti, el espíritu de Jehová te llevará donde yo no sepa; y viniendo yo, y dando las nuevas á Achâb, y no hallándote él, me matará; y tu siervo teme á Jehová desde su mocedad. 13 ¿No ha sido dicho á mi señor lo que hice, cuando Jezabel mataba á los profetas de Jehová que escondí cien: varones de los profetas de Jehová: que escondí cien varones de los profetas de Jehová de cincuenta en cincuenta en cuevas, y los mantuve á pan y agua?

Cuando se le informó que Elías había matado a los profetas de Baal, lo amenazó de muerte y él se vio obligado a huir. La muerte de la familia de Acab fue como castigo por la persecución de los profetas del Señor por parte de Jezabel. 2 Reyes 9:7. Y herirás la casa de Achâb tu señor, para que yo vengue la sangre de mis siervos los profetas, y la sangre de todos los siervos de Jehová, de la mano de Jezabel. Más tarde ella obtuvo la viña de Nabot para Acab haciendo que su dueño fuera ejecutado injustamente. 1 Reyes 21:2. Y Achâb habló á Naboth, diciendo: Dame tu viña para un huerto de legumbres, porque está cercana, junto á mi casa, y yo te daré por ella otra viña mejor que esta; ó si mejor te pareciere, te pagaré su valor en dinero. Cuando Elías supo de este crimen, le dijo a Acab que la venganza de Dios caería sobre él y que los perros se comerían el cuerpo de Jezabel en los muros de Jezreel. La profecía se cumplió. 2 Reyes 9:7. Y herirás la casa de Achâb tu señor, para que yo vengue la sangre de mis siervos los profetas, y la sangre de todos los siervos de Jehová, de la mano de Jezabel. 2 Reyes 9:30-37. 30 Vino después Jehú á Jezreel: y como Jezabel lo oyó, adornó sus ojos con alcohol, y atavió su cabeza, y asomóse á una ventana. 31 Y como entraba Jehú por la puerta, ella dijo: ¿Sucedió bien á Zimri, que mató á su señor? 32 Alzando él entonces su rostro hacia la ventana, dijo: ¿Quién es conmigo? ¿quién? Y miraron hacia él dos ó tres eunucos. 33 Y él les dijo: Echadla abajo. Y ellos la echaron: y parte de su sangre fué salpicada en la pared, y en los caballos; y él la atropelló. 34 Entró luego, y después que comió y bebió, dijo: Id ahora á ver aquella maldita, y sepultadla; que es hija de rey. 35 Empero cuando fueron para sepultarla, no hallaron de ella más que la calavera, y los pies, y las palmas de las manos. 36 Y volvieron, y dijéronselo. Y él dijo: La palabra de Dios es ésta, la cual él habló por mano de su siervo Elías Thisbita, diciendo: En la heredad de Jezreel comerán los perros las carnes de Jezabel. 37 Y el cuerpo de Jezabel fué cual estiércol sobre la faz de la tierra en la heredad de Jezreel; de manera que nadie pueda decir: Esta es Jezabel.

Cuando le llegaron a Jezabel las noticias de que Jehú había matado a su hijo, el rey Jehoram, y que estaba en camino a Jezreel, astutamente se pintó los ojos, se arregló el cabello y se colocó en una ventana superior que daba a la plaza del palacio. Desde allí saludó al conquistador en su entrada triunfal, diciendo: “¿Le fue bien a Zimrí, el que mató a su señor?”. Este sarcástico saludo probablemente era una amenaza indirecta, pues Zimrí se había suicidado a los siete días de matar a su rey y usurpar el trono cuando vio su vida amenazada. 2 Reyes 9:30-31. 30 Vino después Jehú á Jezreel: y como Jezabel lo oyó, adornó sus ojos con alcohol, y atavió su cabeza, y asomóse á una ventana. 31 Y como entraba Jehú por la puerta, ella dijo: ¿Sucedió bien á Zimri, que mató á su señor?  1 Reyes 16:10,15,18. 10 Vino Zimri, y lo hirió y mató, en el año veintisiete de Asa rey de Judá; y reinó en lugar suyo. 15 En el año veintisiete de Asa rey de Judá, comenzó á reinar Zimri, y reinó siete días en Thirsa; y el pueblo había asentado campo sobre Gibbethón, ciudad de los Filisteos. 18 Mas viendo Zimri tomada la ciudad, metióse en el palacio de la casa real, y pegó fuego á la casa consigo: así murió.

La respuesta de Jehú a este hostil recibimiento fue: “¿Quién está conmigo? ¿Quién?”. Cuando dos o tres oficiales de la corte se asomaron, les ordenó: “¡Déjenla caer!”. Con el peso de la caída, su sangre salpicó la pared y los caballos, y probablemente los caballos la pisotearon. Poco después, cuando fueron los hombres para enterrar a esta “hija de rey”, vieron que los perros, que se alimentaban de carroña, ya casi se habían deshecho de ella, como había predicho “la palabra de Jehová que Él habló por medio de Su siervo Elías”, y solo habían dejado el cráneo, los pies y las palmas de sus manos como demostración de que todo lo que Jehová dice se realiza. 2 Reyes 9:32-37. 32 Alzando él entonces su rostro hacia la ventana, dijo: ¿Quién es conmigo? ¿quién? Y miraron hacia él dos ó tres eunucos. 33 Y él les dijo: Echadla abajo. Y ellos la echaron: y parte de su sangre fué salpicada en la pared, y en los caballos; y él la atropelló. 34 Entró luego, y después que comió y bebió, dijo: Id ahora á ver aquella maldita, y sepultadla; que es hija de rey. 35 Empero cuando fueron para sepultarla, no hallaron de ella más que la calavera, y los pies, y las palmas de las manos. 36 Y volvieron, y dijéronselo. Y él dijo: La palabra de Dios es ésta, la cual él habló por mano de su siervo Elías Thisbita, diciendo: En la heredad de Jezreel comerán los perros las carnes de Jezabel. 37 Y el cuerpo de Jezabel fué cual estiércol sobre la faz de la tierra en la heredad de Jezreel; de manera que nadie pueda decir: Esta es Jezabel.

Siempre debemos de recordar que los síntomas de la soberbia en nuestra vida son los ojos altivos. Esto nos lo dice la Biblia en el Salmo 19:13. Detén asimismo á tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí: Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión.

Cada uno de nosotros tenemos que anhelar lo mismo que el salmista, que la soberbia no se enseñoree de nosotros para poder vivir una vida verdaderamente agradable a nuestro Dios.

La soberbia es incompatible con la vida cristiana, pues si algo es desagradable para nuestro Dios es la soberbia. Salmos 138:6. Porque el alto Jehová atiende al humilde; Mas al altivo mira de lejos.

Y la soberbia así como una enfermedad produce síntomas en nuestra vida, síntomas que cada uno de nosotros tiene que reconocer en su propia vida.

Nuestros ojos llenos de altivez. Proverbios 30:13. Hay generación cuyos ojos son altivos, Y cuyos párpados son alzados. El soberbio mira con menosprecio a sus prójimos y aun a su propia familia, sus ojos altivos miran con menosprecio las cosas que los demás tienen, y mira con menosprecio lo que los demás hacen, pero la palabra de Dios nos declara que el soberbio que menosprecia a su prójimo es una persona necia, falta de entendimiento. Proverbios 11:12. El que carece de entendimiento, menosprecia á su prójimo: Mas el hombre prudente calla.

Una mujer que verdaderamente haya nacido de nuevo perderá el gusto por esta clase de prácticas. Y no volverse una mujer de ojos altivos. Dios hizo a las mujeres hermosas, y no es necesario que se arruinen su piel para atraer el sexo opuesto, o para competir con otras mujeres. Mujer... Dios te hizo bella... Toma en cuenta esto. Refleja lo natural.

Con esto tampoco queremos decir que las mujeres no se deben arreglar y tener en cuenta el aseo personal, lo que tratamos de decir es que las mujeres no necesitan cosas artificial y químicas para verse bien, por naturaleza las mujeres son bellas.

Lamentamos que dentro del pueblo de Dios exista esta clase de prácticas, hoy en día es difícil marcar la diferencia entre una mujer del mundo y una mujer que profese ser del pueblo de Dios. Lamentamos mas que aún esposas de pastores se maquillen y así suben al púlpito o sea con ojos altivos. La Biblia es clara tocante a este punto. Por esta razón creemos que no es correcto subir mujer mal vestidas y maquilladas al púlpito.

Queremos darles mas ahora veamos otra definición de ojos altivos.

Orgullo, vanidad, exceso de estimación propia o arrogancia. Los ojos altivos No reconocen su dependencia por Dios y por lo tanto se auto exaltan.

En el libro de los Salmos vemos una buen descripción de alguien así. Salmos 10:3-11. 3 Por cuanto se alaba el malo del deseo de su alma, Y bendice al codicioso ó quien Jehová aborrece. 4 El malo, por la altivez de su rostro, no busca á Dios: No hay Dios en todos sus pensamientos. 5 Sus caminos son viciosos en todo tiempo: Tus juicios los tiene muy lejos de su vista: Echa bocanadas en orden á todos sus enemigos. 6 Dice en su corazón: No seré movido en ningún tiempo, Ni jamás me alcanzará el infortunio. 7 Llena está su boca de maldición, y de engaños y fraude: Debajo de su lengua, vejación y maldad. 8 Está en las guaridas de las aldeas: En los escondrijos mata al inocente: Sus ojos están acechando al pobre. 9 Acecha en oculto, como el león desde su cama: Acecha para arrebatar al pobre: Arrebata al pobre trayéndolo á su red. 10 Encógese, agáchase, Y caen en sus fuerzas muchos desdichados. 11 Dice en su corazón: Dios está olvidado, Ha encubierto su rostro; nunca lo verá.

Ahora veamos mas sobre su origen de acuerdo con la Biblia.

La altivez se originó en satanás. Isaías14:12-15. 12 Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas las gentes. 13 Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, en lo alto junto á las estrellas de Dios ensalzaré mi solio, y en el monte del testimonio me sentaré, á los lados del aquilón; 14 Sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. 15 Mas tú derribado eres en el sepulcro, á los lados de la huesa.  Querer llegar a ser como Dios. En Génesis 3:1-6. Empero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo á la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 2 Y la mujer respondió á la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto comemos; 3 Mas del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, porque no muráis. 4 Entonces la serpiente dijo á la mujer: No moriréis; 5 Mas sabe Dios que el día que comiereis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal. 6 Y vió la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable á los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dió también á su marido, el cual comió así como ella. También vemos como el hombre quiso ser como Dios. Y desafortunadamente cada día el hombre quiere llegar a ser más como Dios, así lo vemos en: 2 Timoteo 3:1-5. Esto también sepas, que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos: 2 Que habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, detractores, desobedientes á los padres, ingratos, sin santidad, 3 Sin afecto, desleales, calumniadores, destemplados, crueles, aborrecedores de lo bueno, 4 Traidores, arrebatados, hinchados, amadores de los deleites más que de Dios; 5 Teniendo apariencia de piedad, mas habiendo negado la eficacia de ella: y á éstos evita.

Esto también tendrá sus consecuencias. Proverbios 16:5. Abominación es á Jehová todo altivo de corazón: Aunque esté mano sobre mano, no será reputado inocente. La Biblia dice que Dios abomina esta conducta y que por lo tanto no quedara impune. La altivez no nos permite reconocer nuestros pecados y por lo mismo la falta hacia Dios es grande.

La Biblia nos muestra muchos ejemplos de personas que no terminan bien por esta actitud y si ya tenemos este mal ejemplo lo normal es no seguirlo.


Dios nos da siempre las Armas para vencer cada aspecto que falle en nuestra vida. Esta la encontramos en: 2 Corintios 10:3-6. 3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne. 4 (Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas;) 5 Destruyendo consejos, y toda altura que se levanta contra la ciencia de Dios, y cautivando todo intento á la obediencia, de Cristo; 6 Y estando prestos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia fuere cumplida.

Todo esto acompañado de humildad va a permitir que esta pecado que abomina Dios ya no exista mas en nuestra vida.

La Cura Para Ojos Altivos

Salmo 18:20-36. 20 Hame pagado Jehová conforme á mi justicia: Conforme á la limpieza de mis manos me ha vuelto. 21 Porque yo he guardado los caminos de Jehová, Y no me aparté impíamente de mi Dios. 22 Pues todos sus juicios estuvieron delante de mí, Y no eché de mí sus estatutos. 23 Y fuí integro para con él, y cauteléme de mi maldad. 24 Pagóme pues Jehová conforme á mi justicia; Conforme á la limpieza de mis manos delante de sus ojos. 25 Con el misericordioso te mostrarás misericordioso, Y recto para con el hombre íntegro. 26 Limpio te mostrarás para con el limpio, Y severo serás para con el perverso. 27 Y tú salvarás al pueblo humilde, Y humillarás los ojos altivos. 28 Tú pues alumbrarás mi lámpara: Jehová mi Dios alumbrará mis tinieblas. 29 Porque contigo desharé ejércitos; Y con mi Dios asaltaré muros. 30 Dios, perfecto su camino: Es acendrada la palabra de Jehová: Escudo es á todos los que en él esperan. 31 Porque ¿qué Dios hay fuera de Jehová? ¿Y qué fuerte fuera de nuestro Dios? 32 Dios es el que me ciñe de fuerza, E hizo perfecto mi camino; 33 Quien pone mis pies como pies de ciervas, E hízome estar sobre mis alturas; 34 Quien enseña mis manos para la batalla, Y será quebrado con mis brazos el arco de acero. 35 Dísteme asimismo el escudo de tu salud: Y tu diestra me sustentó, Y tu benignidad me ha acrecentado. 36 Ensanchaste mis pasos debajo de mí, Y no titubearon mis rodillas.

La soberbia es tan fácil de ser vista en otros, pero es difícil de discernirla en nosotros mismos. La palabra traducida como “arrogancia” viene de la raíz “levantar”. El humilde coloca su mirada hacia abajo. Sin embargo, el orgulloso, puede mirar con los ojos altivos a la santidad perfecta sin sentir ningún remordimiento interior. Los ojos altivos están cegados a todo, menos a su racionalización propia y autojustificación.

Sansón, el rey Saúl, David, el rey Herodes, Pedro…todos enfrentaron el remedio de Dios por la altivez de espíritu. Algunos fueron curados, otros no.  Ser humilde es una cura amarga para los altivos. Los que rechazan la cura enfrentan destrucción.

Los que dejan su orgullo y se humillan encontrarán al Todopoderoso ahí para levantarlos.

Para terminar este primer tema te invitamos a que leas con mucha atención sobre las Emociones.

Cuentan que el señor de las tinieblas convocó en su tenebroso palacio a los más encarnecidos enemigos del hombre y se dirigió a ellos de la siguiente manera:

Llevo miles de años intentando destruir al hombre, acabar con su existencia, para ello he creado todo tipo de conflictos y guerras, pero cuando parecía que al final lograba lo que tanto anhelo, aparecía Él y evitaba que el ser humano desapareciera de este planeta. A veces aparecía disfrazado de sonrisa, otras de una mano amiga e incluso a veces de una simple palabra de consuelo y, sin embargo, a mí nunca me engañó, porque siempre supe que tras los mil disfraces se ocultaba mi más temible enemigo, el AMOR. Entregaré la mitad de mi reino a aquel de vosotros que me traiga el cadáver del Amor entre sus brazos.

Murmullos y aullidos se escucharon en aquel salón oscuro. De repente entre la multitud uno de los siniestros personajes se abrió paso a golpes y se postró ante el señor de las tinieblas gritando:

Gran señor, yo soy quien te traerá el cadáver del Amor entre mis brazos, yo soy su enemigo natural, porque yo soy el Odio.

Al oír aquellas palabras, el Señor de las Tinieblas respondió entusiasmado:

Ve amigo mío, y haz mi sueño realidad y gozarás de la mitad de todo mi reino.

En una esquina de aquel salón, oculto tras una columna, un personaje vestido de negro y con un gran sombrero que le tapaba el rostro esbozó una extraña sonrisa.

El Odio partió ante la envidia de muchos. Los años pasaron y el Odio regresó cabizbajo y ante el Señor de las Tinieblas manifestó su incomprensible derrota: No lo entiendo, gran señor, he creado desavenencias, malentendidos y todo tipo de agravios y cuando parecía que mi triunfo estaba cercano, aparecía Él, y al final todo lo suavizaba, todo lo arreglaba.

Tras el Odio fueron la Pereza, la Rutina, la Desesperanza y muchos de los peores enemigos del hombre y, sin embargo, todos ellos al final fracasaron. El señor de las tinieblas al ver que ninguno de aquellos seres era capaz de lograr lo que él tanto anhelaba, cayó en una depresión profunda, hasta que súbitamente se abrió paso entre la multitud aquel silencioso personaje que vestía de negro y que tenía un sombrero que le tapaba el rostro. Con gesto altivo se dirigió al señor de las tinieblas:
Yo soy quien te traerá el cadáver del Amor entre mis brazos.

El señor de las tinieblas lo miró con desprecio y se dirigió a él con desagrado:
Todos antes que tú han fracasado y tú, a quien ni siquiera conozco, pretendes triunfar. No me importunes, todo está perdido.

Aquel extraño personaje partió, pasaron años y de repente se presentó ante el señor de las tinieblas con el cadáver del Amor entre sus brazos. El señor de las tinieblas pegó un salto y se incorporó incrédulo ante lo que contemplaban sus ojos:

Lo has logrado, has conseguido lo imposible, tuya es la mitad de mi reino, pero, amigo mío, por favor, antes de partir dime quién eres.

Aquel personaje se quitó solemnemente su gran sombrero, y con un susurro que, sin embargo, hizo temblar a todos los presentes dijo:

Yo soy el MIEDO.

Cuando estamos invadidos por el miedo se ponen en marcha unas reacciones automáticas y defensivas que impiden que pensemos y razonemos con claridad, nuestro cuerpo se tensa, nuestro corazón se dispara y nuestra mente no funciona bien. Nos sentimos amenazados, en peligro y solo vemos a los demás desde nuestra visión. Cuando uno se aleja de los demás también se aleja de sí mismo. Conocer la naturaleza de nuestro miedo nos abre la puerta a crear y descubrir un nuevo corazón dentro de uno mismo.

¿Quién quieres que triunfe en tu vida el Amor o el Miedo?

La altivez se manifiesta en los pensamientos o sean los argumentos que el hombre considera para dudar de Dios y su Palabra. También se manifiesta con la actitud de cuestionar los preceptos de Dios en y no obedecer sus mandamientos.

2. La lengua mentirosa

La zorra y el cocodrilo
Discutían un día la zorra y el cocodrilo sobre la nobleza de sus antepasados.
Por largo rato habló el cocodrilo acerca de la alcurnia de sus ancestros, y terminó por decir que sus padres habían llegado a ser los guardianes del gimnasio.
No es necesario que me lo digas replicó la zorra; las cualidades de tu piel demuestran muy bien que desde hace muchos años te dedicas a los ejercicios de gimnasia.
Recuerda siempre que lo que bien se ve, no se puede ocultar con la mentira.
Fábula de Esopo.

¿Qué dice la Biblia sobre la mentira?  Hay escrituras que discuten el tema de la mentira, algunas explican cómo ciertas personas mintieron. Otros hablan de las consecuencias de mentir. Nos atreveríamos a decir que mentir puede ser uno de los pecados más fáciles de cometer. Una pequeña frase deja los labios y todo vuelve a estar bien. Todos caemos presa de ella en ocasiones y a veces crea más caos del que hubiéramos podido imaginar. Mentir no es nada nuevo, de hecho, es lo que introdujo a Adán y Eva al primer pecado.

La primera mentira: en Genesis 2:16-17 Dios dice a Adán: “De todo árbol del huerto podréis comer, pero del árbol de la ciencia del bien y del mal no comeréis, porque el día que lo comiereis, ciertamente moriréis”.  Rápida nota al margen, la creación no fue terminada aquí porque Dios no había hecho a Eva todavía.  En Génesis 2:18-23, el siguiente pasaje, Dios crea a Eva de una de las costillas de Adán.  Después de esto, la creación fue terminada.  En Génesis 3:1-5 somos presentados a la serpiente satanás y su primera tentación a Eva; ahora la serpiente era más astuta que cualquier otra bestia del campo que el Señor Dios había hecho.  Él dijo a la mujer: ¿Dios dijo: No comerás de ningún árbol del huerto?

La mujer dijo a la serpiente: Podemos comer del fruto de los árboles en el jardín, pero Dios dijo: No comerás del fruto del árbol que está en medio del jardín, ni lo tocarás, para que no mueras.  Pero la serpiente dijo a la mujer: No morirás.  Porque Dios sabe que cuando comas de él, tus ojos se abrirán y serás como Dios, conociendo el bien y el mal.  Aquí es también donde se nos presenta el arma más grande de Satanás, la verdad a medias.  Satanás sabía que no morirían en ese momento, pero sí sabía que morirían eventualmente y eso no era parte del plan de Dios.  Adán y Eva creyeron la verdad a medias. No murieron ese día, pero murieron.

¡Todas las mentiras son consideradas pecado!

Por ciertos eventos en la Biblia, estoy diciendo que no. ¿Cómo puede ser esto?  Veamos dos ejemplos, tal y como explico.  Éxodo 1,16-21 comienza con el rey de Egipto diciendo a dos comadronas: Cuando sirvas de comadrona a las mujeres Hebreas y las veas en el taburete, si es hijo, le matarás, pero si es hija, vivirá.  Pero las parteras temían a Dios y no hacían lo que el rey les ordenaba, sino que dejaban vivir a los hijos varones.  En aquel tiempo el rey de Egipto llamó a las parteras y les dijo: ¿Por qué hicieron esto, y dejaron vivir a los hijos varones?  Las parteras le expresaron a Faraón, he aquí la mentira, las mujeres Hebreas no son como las Egipcias, son vigorosas y dan a luz mucho antes de que la partera llegue a ellas.  Así que Dios trató bien a las parteras.  Y la gente se multiplicó y se hizo muy fuerte.  Y como las parteras temían a Dios, les dio familias.  El temor de Dios es la razón por la que las parteras mintieron.  Sabían que el asesinato estaba mal.  No mintieron por razones egoístas; mintieron porque temían a Dios.

Josué 2:1-21, cuenta la historia de Rahab la prostituta y cómo ella mintió para salvar a dos espías que Josué había enviado a revisar Jericó y otras áreas locales de la tierra.  Su mentira vino de la misma posición que las parteras.  Dice el versículo 8-9, subió a ellos al tejado y dijo a los hombres: Yo sé que Jehová os ha dado la tierra, y que el temor de vosotros los espías ha caído sobre nosotros.  Ella temía a los espías porque tenían a Dios con ellos, así que esto también la hace temer a Dios.  Su mentira tampoco fue para beneficio propio.  Fue el temor de Dios lo que la llevó a esta decisión.  Cada vez que una persona miente por el honesto y verdadero temor de Dios, creo que no será responsable por ello.  Son aquellos que mienten por otras razones tales como: egoísmo, lujuria, codicia y toda clase de otros esfuerzos humanos que la mentira se convierte en pecado.

¿Cuándo una mentira se convierte en pecado?

Las mentiras se convierten en pecado cuando cualquier pequeño indicio de egoísmo está ahí.  Hechos 5:1-9 es un ejemplo perfecto.  Ananías y Safira eran un matrimonio que vendió una parte de su propiedad.  Guardaron una parte del dinero para sí mismos, pero querían verse bien delante de los demás, así que mintieron y dijeron que estaban dando todo el beneficio a la Iglesia.

En los versículos 3-5 Pedro le dice a Ananías: 3 Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón á que mintieses al Espíritu Santo, y defraudases del precio de la heredad? 4 Reteniéndola, ¿no se te quedaba á ti? y vendida, ¿no estaba en tu potestad? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido á los hombres, sino á Dios. 5 Entonces Ananías, oyendo estas palabras, cayó y espiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron. Los hombres de la Iglesia lo sacaron y lo enterraron.  Más tarde, Sapphira entra en la Iglesia sin saber nada de lo que le pasó a su marido.  Versículos 7-10 nos dice, después de un intervalo de cerca de tres horas su esposa de Ananías entró, sin saber lo que había sucedido.  Pedro le dijo: 7 Y pasado espacio como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que había acontecido. 8 Entonces Pedro le dijo: Dime: ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto. 9 Y Pedro le dijo: ¿Por qué os concertasteis para tentar al Espíritu del Señor? He aquí á la puerta los pies de los que han sepultado á tu marido, y te sacarán. Sus mentiras fueron construidas alrededor de una falsa pretensión de parecer generosos, dando gente al resto de la iglesia.  Dios no acepta este comportamiento.

Apocalipsis 21:8. Mas á los temerosos é incrédulos, á los abominables y homicidas, á los fornicarios y hechiceros, y á los idólatras, y á todos los mentirosos, su parte será en el lago ardiendo con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

Este podría parecer el más improbable de todos los versículos bíblicos que usted haya seleccionado acerca de la mentira, pero para nosotros, es un versículo poderoso porque la mayoría de las personas que no han nacido de nuevo piensan que son una buena persona y podrían llegar al cielo siendo buenos. Si les preguntas si alguna vez han dicho una mentira, la mayoría admitirá que han mentido y eso los hace, como yo, mentirosos y todos los mentirosos se dirigen al lago de fuego.

Aun así, insisten en que son una buena persona, pero la Biblia dice en Romanos 3: 10-12. 10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda, No hay quien busque á Dios; 12 Todos se apartaron, á una fueron hechos inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni aun uno:  De modo que eso equivale a “cero” personas siendo buenas. Lo que todos nosotros simplemente hemos ganado es la paga de la muerte. Romanos 6:23. Porque la paga del pecado es muerte: mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Pero Dios ofrece el don gratuito. Efesios 2:8-9. 8 Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios: 9 No por obras, para que nadie se gloríe. De la vida eterna en Cristo. Romanos 6:23. Porque la paga del pecado es muerte: mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Y esta vida eterna no viene de ser bueno.

Romanos 1:25. Los cuales mudaron la verdad de Dios en mentira, honrando y sirviendo á las criaturas antes que al Criador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

Cuando las personas rechazan a Dios, intercambian la verdad sobre la existencia de Dios por una mentira y adoraron a la creación o a las criaturas a sí mismas principalmente en vez de al Creador que les ha dado la vida. No es sólo la idolatría de adorar imágenes hechas de madera o piedra, sino los ídolos de nuestro propio corazón, que puede ser la razón por la cual Pablo escribió que “se hicieron necios, e intercambiaron la gloria del Dios inmortal por imágenes que se asemejan al hombre mortal, a los pájaros, a los animales y a las cosas que se arrastran.” Romanos 1:22-23. 22 Diciéndose ser sabios, se hicieron fatuos, 23 Y trocaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, y de aves, y de animales de cuatro pies, y de serpientes.

Proverbios 14:5. El testigo verdadero no mentirá: Mas el testigo falso hablará mentiras.

Hay muchos mentirosos en el mundo hoy en día. De hecho, las últimas estadísticas que leímos hace unos años decían que ocho de cada diez estudiantes universitarios mienten regularmente a sus profesores y lo que es peor, es un curso universitario que leímos hace años sobre ética donde el profesor dijo que a veces mentir es conveniente y necesario. Vaya, eso fue decepcionante. Hoy en día las escuelas seculares enseñan que hay cosas tales como mentiras blancas y que es totalmente aceptable, pero la Palabra de Dios es contraria a la opinión popular. Apocalipsis 21:8. Mas á los temerosos é incrédulos, á los abominables y homicidas, á los fornicarios y hechiceros, y á los idólatras, y á todos los mentirosos, su parte será en el lago ardiendo con fuego y azufre, que es la muerte segunda. Así que vamos con lo que Dios dice y no con lo que el hombre piensa. Una mentira es una mentira, blanca o no, porque es como decir: Estoy un poco embarazada.

Proverbios 14:25. El testigo verdadero libra las almas: Mas el engañoso hablará mentiras.

Aquí está la evidencia bíblica real de que mentir puede salvar vidas, pero el engaño que es mentiras puede costar vidas. Piensa en los momentos en que alguien podría haber dicho la verdad y no lo hizo y la gente pagó con su vida por ello. Un hombre que era inspector de presas mintió una vez sobre la presa de Jamestown en Pensilvania y costó cientos de vidas cuando llegaron las inundaciones el siglo pasado.

Proverbios 19:9. El testigo falso no quedará sin castigo; Y el que habla mentiras, perecerá.

Cualquiera que mienta en un tribunal de justicia se enfrenta a la cárcel o al encarcelamiento porque mentir bajo juramento es un crimen punible, pero incluso si no son capturados por el hombre, todos nosotros tendremos que dar cuenta algún día de cada palabra ociosa incluyendo mentiras ante Dios. Mateo 12:36. Mas yo os digo, que toda palabra ociosa que hablaren los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Romanos 14:12. De manera que, cada uno de nosotros dará á Dios razón de sí.

Romanos 3:4. En ninguna manera; antes bien sea Dios verdadero, mas todo hombre mentiroso; como está escrito: Para que seas justificado en tus dichos, Y venzas cuando de ti se juzgare.

Todos los hombres y todas las mujeres han mentido y si dicen que no, se lo han contado a otro. Sólo Dios no puede mentir porque es santo y va contra Su naturaleza mentir. Tito 1:2. Para la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no puede mentir, prometió antes de los tiempos de los siglos. Porque está escrito en Números 23:19. Dios no es hombre, para que mienta; Ni hijo de hombre para que se arrepienta: Él dijo, ¿y no hará?; Habló, ¿y no lo ejecutará? Y el hecho es que es imposible que Dios mienta. Hebreos 6:18. Para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo, los que nos acogemos á trabarnos de la esperanza propuesta.

Juan 8:44. Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. Él, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

En una de las más serias reprensiones del ministerio terrenal de Jesús les dice a los Judíos que su verdadero padre no es Abraham sino el diablo y el diablo es su verdadero padre y el padre de todas las mentiras, así que cuando mentimos somos más como el Diablo que como Dios, Quien nunca miente.

Zacarías 10:2. Porque las imágenes han hablado vanidad, y los adivinos han visto mentira, y han hablado sueños vanos, en vano consuelan: por lo cual se fueron ellos como ovejas, fueron humillados porque no tuvieron pastor.

Aquí está una advertencia aterradora sobre los falsos profetas y los que dan falsos sueños e incluso los adivinos que tratan de predecir el futuro y esto puede incluir los lectores de cartas del tarot, horóscopos, astrología, lectores de palmas y similares. No es de extrañar que el pueblo de Dios deambulara como ovejas perdidas porque no tenían un verdadero pastor que les dijera la verdad. Estas cosas están sucediendo con una frecuencia cada vez mayor hoy en día. Un hombre se nos acercó y nos dijo: Dios me ha dicho que van a dejar su Iglesia para convertirse en misioneros, lo cual nos pareció extraño. Entonces le preguntamos: Si tuviéramos un amigo que quisiera decirnos algo, ¿por qué te diría que nos lo dijeras y no que nos lo dijeras directamente?

Éxodo 20:16. No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

Esta lista estaría incompleta sin el mandamiento real que Dios dio de que no debemos dar falso testimonio contra nuestro prójimo. La mentira lastima a todos, pero tal vez la persona que miente más que nadie porque mentir es un acto de traición cósmica contra Dios y mentir al prójimo es como mentir a Dios y Dios odia la mentira.

Esto es nuestro tema. Proverbios 6:16-20. 16 Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: 17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, 18 El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, 19 El testigo falso que habla mentiras, Y el que enciende rencillas entre los hermanos. 20 Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, Y no dejes la enseñanza de tu madre.

Como se mencionó anteriormente, la mentira es llamada uno de los pecados más comunes entre los hombres. Este pasaje en Proverbios 6 muestra cuán seriamente Dios toma la mentira. Está listado entre las siete cosas que son abominaciones para Dios. En esta lista se incluye el orgullo o sea ojos altivos y a continuación, la mentira pero noten, no sólo se menciona una lengua mentirosa sino también un falso testigo. De hecho, creo que la mentira es causada por el orgullo… queremos protegernos y mentir para hacernos ver mejor a los ojos de los demás. Yo diría que el orgullo está en la raíz de todo pecado y toda mentira. ¿Y qué hay justo en medio del orgullo? ¡Yo lo soy!

Dios quiere que siempre digamos la verdad, aunque nos duela. Dios prefiere que digamos la verdad y suframos por ella que decir una mentira para evitar las consecuencias, pero como ya hemos leído, todos los mentirosos que rehúsan arrepentirse y confiar en Cristo se dirigen al peor juicio imaginable. Apocalipsis 21:8. Mas á los temerosos é incrédulos, á los abominables y homicidas, á los fornicarios y hechiceros, y á los idólatras, y á todos los mentirosos, su parte será en el lago ardiendo con fuego y azufre, que es la muerte segunda. Todos somos mentimos, pero todos podemos ser perdonados. 1 Juan 1:9. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad. Y la justicia de Cristo es imputada hacia nosotros. 2 Corintios 5:21. Al que no conoció pecado, hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él. Pero sólo para los que se arrepienten y creen en el evangelio. Marcos 1:15. Y diciendo: El tiempo es cumplido, y el reino de Dios está cerca: arrepentíos, y creed al evangelio. Y esa es la verdad.

No queremos confundirlos pero debemos de entender que hay muchos tipos de lenguas de las que aquí les ponemos algunas.

Artículos sobre la lengua.

Hablando en lenguas. Hechos 19:1-7. Y aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, andadas las regiones superiores, vino á Éfeso, y hallando ciertos discípulos, 2 Díjoles: ¿Habéis recibido el Espíritu Santo después que creísteis? Y ellos le dijeron: Antes ni aun hemos oído si hay Espíritu Santo. 3 Entonces dijo: ¿En qué pues sois bautizados? Y ellos dijeron: En el bautismo de Juan. 4 Y dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en el que había de venir después de él, es á saber, en Jesús el Cristo. 5 Oído que hubieron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. 6 Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. 7 Y eran en todos como unos doce hombres.

Lengua Aramea. Esdras 4:7. Y en días de Artajerjes, Bislam, Mitrídates, Tabeel, y los demás sus compañeros, escribieron á Artajerjes rey de Persia; y la escritura de la carta estaba hecha en siriaco, y declarada en siriaco.

Lenguas confundidas. Génesis 11:7. Ahora pues, descendamos, y confundamos allí sus lenguas, para que ninguno entienda el habla de su compañero.

Lenguas engañosas. Salmos 50:19. Tu boca metías en mal, Y tu lengua componía engaño.

Lenguas moderada. 1 Pedro 3:10. Porque El que quiere amar la vida, Y ver días buenos, Refrene su lengua de mal, Y sus labios no hablen engaño.

Creemos que con esta introducción es suficiente para que puedas entender este tema.

Sabemos con certeza que lo que Dios aborreció hace miles de años continúa haciéndolo. Entre muchas cosas notables, el sabio Salomón dice que Dios aborrece la lengua mentirosa. Como hijos de Dios debemos estar intensamente preocupados en mantener fuera de nuestras vidas ese pecado.

Entre todos los pecados, Dios enumeró siete, los cuales son abominables. Dos de estos versículos hablan sobre las mentiras. Los escritores del Nuevo Testamento agregan sus propias advertencias en cuanto a este pecado: Colosenses 3:9. No mintáis los unos á los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos. Apocalipsis 21:8. Mas á los temerosos é incrédulos, á los abominables y homicidas, á los fornicarios y hechiceros, y á los idólatras, y á todos los mentirosos, su parte será en el lago ardiendo con fuego y azufre, que es la muerte segunda. Existen otros pasajes que también podrían ser notables al respecto.

Estos versículos muestran la actitud de Dios hacia el pecado y deben motivarnos a tener mucho cuidado con este pecado. Hay algunas cosas acerca de mentir que son especialmente peligrosas para nosotros como cristianos. Les invitamos a considerar algunas de ellas.

El mito de la mentira blanca.

La deshonestidad muchas veces es vista como inofensiva, tal vez aún inocente con tal que no sea una contradicción obvia o una negación de la verdad. Exagerar la verdad o decir parte de ella es aceptable para algunos. Sin embargo, exagerar la verdad es mentir y si decimos solo una parte de ella, no sería la verdad.

Si la verdad es exagerada, pues ha sido cambiada y ya no es la verdad. Considere el hecho que satanás, el padre de la mentira cambió la verdad un poco cuando dijo la primera mentira. Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. Él, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Dios les había dicho a Adán y Eva que morirían si comían del fruto prohibido. Satanás cambió un poco las palabras de Dios. No hay mentiras inofensivas o inocentes ni blancas.

Mentir para esconder.

En algunos casos, la gente miente para intentar esconder el pecado. Caín es un ejemplo. Después de pecar al haber matado a su hermano, intentó esconder su pecado ante Dios con una mentira. Dios enfrentó a Caín preguntándole: Genesis 4:9. Y Jehová dijo á Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé; ¿soy yo guarda de mi hermano?

Cuando dijo esto simplemente agravo sus problemas; pues el añadió un pecado más aunque intentaba también cubrir su primer pecado. La Biblia nos advierte en contra de esto: Proverbio 28:13. El que encubre sus pecados, no prosperará: Mas el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia. Siendo humanos, a nosotros no nos gusta que la gente sepa cuando fracasamos. Esto nos tienta a mentir para cubrir nuestros fracasos. Necesitamos damos cuenta que esto lo hace peor.

¿Cuál será el límite?

La cosa más peligrosa acerca de la mentira es que tiene la tendencia a traer más mentiras. El Inglés Tomás Fuller dijo lo siguiente: La mentira es coja y no es capaz de mantenerse en pie sin otra mentira para sostenerse. Es fácil decir una mentira, pero difícil decir solo una. Es triste, pero casi todos nosotros podemos confirmar lo que dijo Fuller. Una mentira es una trampa. Es mucho más fácil evitar la primera mentira que la tentación de decir más para sostener la primera.

Proverbios 12:22. Los labios mentirosos son abominación á Jehová: Mas los obradores de verdad su contentamiento. Dios odia la mentira. Los rasgos que hemos visto acerca de las mentiras las hacen peligrosas y deben evitarse. Recuerde el fin que les está esperando a todos los mentirosos. No caigamos en esta trampa del diablo.

Proverbios 12:22 dice que los labios mentirosos son abominación a Dios. La mentira significa decir una falsedad deliberada o intencional.

¿Qué dice la Biblia sobre la mentira? La lengua mentirosa no es algo que sólo Dios odia, es también algo que es una abominación a Dios.

¿Que constituye una mentira según la Biblia? Todo lo que no es la verdad es una mentira en la Palabra de Dios.

Como creyentes, no debemos decir mentiras. Los cristianos no hay que exagerar el discurso, que es una forma de mentir. Otra forma es lo que algunos llaman de mentiras inofensivas, que dicen para no hacer daño a alguien, esto no cambia que sea una mentira. A menudo, hay que orar y pedir por sabiduría, seleccionando cuidadosamente las palabras que el Espíritu Santo dicta a nosotros, pero no hay que mentir.

Hay muchas otras formas de mentir. Por ejemplo, la hipocresía es una forma de mentir. 1 Juan 2:4 nos enseña que: El que dice: Yo le conozco y no guarda sus mandamientos es un mentiroso, y la verdad no está en él.

Otra forma de mentir es hacer promesas falsas que podíamos mantener, sino que simplemente no deseamos cumplir. Números 23:19 dice: Dios no es hombre para que mienta… ¿Acaso dice y no hace? ¿Acaso promete y no cumple? La implicación es que, cuando una persona hace una promesa que podría mantener, pero se niega a hacerlo, ha mentido. Dios no hace esto, pero la gente hace a menudo.

Luego está la verdad a medias, en los que una persona dice cosas que son técnicamente correctos, pero deliberadamente deja de lado hechos importantes o cuenta la historia de tal manera que lleva a la gente para llegar a una conclusión falsa. En el Antiguo Testamento, por ejemplo, los hermanos de José lo vendieron a ser un esclavo. Luego tomaron su abrigo, lo mojaron en la sangre de un animal, y lo llevan a su padre Jacob, y dijeron que habían encontrado el abrigo. Jacob, por supuesto, llegó a la conclusión de que José había sido asesinado por un animal salvaje, que es exactamente lo que los hijos de Jacob querían que el creerá, aunque nunca llegaron y lo dijeron. Génesis 37:31-33. 31 Entonces tomaron ellos la ropa de José, y degollaron un cabrito de las cabras, y tiñeron la ropa con la sangre; 32 Y enviaron la ropa de colores y trajéronla á su padre, y dijeron: Esta hemos hallado, reconoce ahora si es ó no la ropa de tu hijo. 33 Y él la conoció, y dijo: La ropa de mi hijo es; alguna mala bestia le devoró; José ha sido despedazado. Sin embargo, había engañado deliberadamente a su padre a creer una mentira.

La mentira y el engaño no son conciliables con la justicia. Si una persona es honesta y confiable, ella no mente o engaña. Ser honesto y confiable es una parte integral de ser justos. Proverbios 13:5-6. 5 El justo aborrece la palabra de mentira: Mas el impío se hace odioso é infame. 6 La justicia guarda al de perfecto camino: Mas la impiedad trastornará al pecador.

Apocalipsis 21:8 Mas á los temerosos é incrédulos, á los abominables y homicidas, á los fornicarios y hechiceros, y á los idólatras, y á todos los mentirosos, su parte será en el lago ardiendo con fuego y azufre, que es la muerte segunda. Aquí se nos dice que todos los mentirosos tendrán su parte en el lago de fuego, que es la muerte segunda.

Como cristianos, nuestra conducta debe representar y manifestar el carácter de la Verdad de Dios. Mateo 5:37. Mas sea vuestro hablar: Sí, sí; No, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.

Efesios 4:15. Antes siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todas cosas en aquel que es la cabeza, a saber, Cristo. Y un poco más adelante en el versículo 25, leemos: Por lo cual, dejada la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

Así que si somos hijos de Dios, la verdad debe ser evidente en todo lo que hacemos. Debemos recordar que lo contrario de la verdad es la mentira y el diablo se llama el padre de la mentira. Juan 8:44. Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. Él, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Cuando mentimos, nos estamos alineando con el diablo en vez de Dios.

Como creyentes debemos abstenernos de hablar mentiras y debemos pedir a Dios que nos de convicción a través del Espíritu Santo cuando lo hacemos, para que de inmediato arrepentirse. ¡Si amamos al Señor, podemos ser victoriosos!

No hay dudas de que todos hemos oído alguna vez la frase:  Hablas tan fuerte que no puedo escucharte.  Un viejo poema confirma que el buen consejo de medir tu lengua ha sido dado prácticamente por toda cultura, raza o tribu.

La invertebrada lengua, tan pequeña y débil, puede destruir y matar, declaran los Griegos.

La lengua destruye las más grandes hordas, afirman los Turcos, como una espada.

El proverbio Persa dice con sabiduría: ¡Lengua larga, muerte temprana!

O a veces usan esta versión:  No dejes que tu lengua corte tu cabeza.

La lengua puede pronunciar una palabra cuya velocidad excede el límite, dicen Chinos.

Los Arabes dicen:  El almacén de la lengua es el corazón.

De los Hebreos viene la máxima expresión: Los pies pueden patinarse, pero la lengua nunca debe hacerse.

El sagrado escritor corona a todos:  El que guarda su lengua guarda su alma.

La solución a la cartera armamentista… a las elevadas tasas de criminalidad, abuso y divorcio… puede muy bien yacer… en la lengua.

Las palabras de un padre son como un termostato que establece la temperatura en un hogar.

Proverbios 18:21. La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos.

La lengua mentirosa. Personas que usan la mentira para sus propios intereses, y que al final ellos mismos se creen sus propias mentiras. Cuando un gobernante hace caso de mentiras, todos sus gobernantes se vuelven corruptos. Proverbios 29: 12. Del señor que escucha la palabra mentirosa, Todos sus ministros son impíos.

Las manos que derraman sangre inocente. Personas que usan su poder para matar a sangre fría. Deuteronomio 5:17. No matarás.

La mente que maquina planes inicuos. EL pensamiento tiene mucho poder y lo que piensas eso haces. Filipenses 4:8. Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, en esto pensad.

Los pies que se apresuran a hacer el mal. Piensa qué camino vas a seguir, y plántate firme en todos tus caminos. Proverbios 4:26-27. 26 Examina la senda de tus pies, Y todos tus caminos sean ordenados. 27 No te apartes á diestra, ni á siniestra:

Aparta tu pie del mal.

El testigo falso que propaga mentiras. Proverbios 1:10,15. 10 Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas. 15 Hijo mío, no andes en camino con ellos; Aparta tu pie de sus veredas.

El que siembra discordias entre hermanos. Proverbios 6:14. Perversidades hay en su corazón, anda pensando mal en todo tiempo; Enciende rencillas.

Estas 7 cosas que detesta Dios con toda su alma, si no se presta atención a Su voz, tendrán lamentables consecuencias.

¿Que constituye una mentira según la Biblia? Todo lo que no es la verdad es una mentira en la Palabra de Dios.

Como creyentes, no debemos decir mentiras. Los cristianos no hay que exagerar el discurso, que es una forma de mentir. Otra forma es lo que algunos llaman de mentiras inofensivas, que dicen para no hacer daño a alguien, esto no cambia que sea una mentira. A menudo, hay que orar y pedir por sabiduría, seleccionando cuidadosamente las palabras que el Espíritu Santo dicta a nosotros, pero no hay que mentir.

Hay muchas otras formas de mentir. Por ejemplo, la hipocresía es una forma de mentir. 1 Juan 2:4 nos enseña que: El que dice, Yo le he conocido, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y no hay verdad en él.

Otra forma de mentir es hacer promesas falsas que podíamos mantener, sino que simplemente no deseamos cumplir. Números 23:19 dice: Dios no es hombre, para que mienta; Ni hijo de hombre para que se arrepienta: Él dijo, ¿y no hará?; Habló, ¿y no lo ejecutará?  La implicación es que, cuando una persona hace una promesa que podría mantener, pero se niega a hacerlo, ha mentido. Dios no hace esto, pero la gente hace a menudo.

Luego está la verdad a medias, en los que una persona dice cosas que son técnicamente correctos, pero deliberadamente deja de lado hechos importantes o cuenta la historia de tal manera que lleva a la gente para llegar a una conclusión falsa. En el Antiguo Testamento, por ejemplo, los hermanos de José lo vendieron a ser un esclavo. Luego tomaron su abrigo, lo mojaron en la sangre de un animal, y lo llevan a su padre Jacob, y dijeron que habían encontrado el abrigo. Jacob, por supuesto, llegó a la conclusión de que José había sido asesinado por un animal salvaje, que es exactamente lo que los hijos de Jacob querían que el creerá, aunque nunca llegaron y lo dijeron: Génesis 37:31-33. 31 Entonces tomaron ellos la ropa de José, y degollaron un cabrito de las cabras, y tiñeron la ropa con la sangre; 32 Y enviaron la ropa de colores y trajéronla á su padre, y dijeron: Esta hemos hallado, reconoce ahora si es ó no la ropa de tu hijo. 33 Y él la conoció, y dijo: La ropa de mi hijo es; alguna mala bestia le devoró; José ha sido despedazado. Sin embargo, había engañado deliberadamente a su padre a creer una mentira.

La mentira y el engaño no son conciliables con la justicia. Si una persona es honesta y confiable, ella no mente o engaña. Ser honesto y confiable es una parte integral de ser justos. Proverbios 13:5-6. 5 El justo aborrece la palabra de mentira: Mas el impío se hace odioso é infame. 6 La justicia guarda al de perfecto camino: Mas la impiedad trastornará al pecador.

Apocalipsis 21:8. Mas á los temerosos é incrédulos, á los abominables y homicidas, á los fornicarios y hechiceros, y á los idólatras, y á todos los mentirosos, su parte será en el lago ardiendo con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

Como cristianos, nuestra conducta debe representar y manifestar el carácter de la Verdad de Dios. Mateo 5:37. Mas sea vuestro hablar: Sí, sí; No, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.

Efesios 4:15. Antes siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todas cosas en aquel que es la cabeza, a saber, Cristo. Aquí nos dice que debemos decir la verdad en el amor y un poco más adelante en: Efesios 4:25. Por lo cual, dejada la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

Así que si somos hijos de Dios, la verdad debe ser evidente en todo lo que hacemos. Debemos recordar que lo contrario de la verdad es la mentira y el diablo se llama el padre de la mentira. Juan 8:44. Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. Él, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Entendamos que cuando mentimos, nos estamos alineando con el diablo en vez de Dios.

Como creyentes debemos abstenernos de hablar mentiras y debemos pedir a Dios que nos de convicción a través del Espíritu Santo cuando lo hacemos, para que de inmediato arrepentirse. ¡Si amamos al Señor, podemos ser victoriosos!

Siempre recordemos que lo que la lengua mentirosa es: Aquí se nos habla del mentiroso, del que dice lo falso. La palabra de Dios nos dice que el diablo es el padre de mentira y que de la abundancia del corazón habla la boca, y si alguien es de lengua mentirosa es porque su corazón está lleno de mentira y falsedad y en su corazón hay tinieblas.

La palabra habla de que nuestro si sea sí y nuestro no sea no, porque lo que es más de esto, del mal procede y eso habla de esas personas que con sus medias verdades y sus palabras engañosas tratan de manipular a los demás.

Siempre recordemos de que no existen mentiras blancas ni piadosas, mentira es mentira y sólo hay una verdad. La gente tiene que ser de una sola cara y no caminar en falsedad, en engaños y mentiras de ningún tipo.

Los mentirosos son todos aquellos que tienen la costumbre de mentir. Simplemente, se les hace mucho más sencillo decir mentiras, a decir la verdad. En realidad, los mentirosos no creen que perjudican a nadie siendo mentirosos, cuando se perjudican a sí mismos, porque Dios les abomina. Los mentirosos son engañosos, aparentes, y falsos. Fingen y tergiversan la verdad, y para ocultar su mentira, mienten de nuevo. Caen en círculos viciosos y cuando menos se dan cuenta, o se creen ya sus mentiras, o no se acuerdan de las mentiras que tuvieron que decir para sostener sus previas mentiras, siendo así expuestos, tarde o temprano, por la Verdad. Satanás es el gran mentiroso y la Biblia dice que cuando habla mentira, de lo suyo habla. Si Dios echo a satanás de su presencia por sus mentiras, ¿No hará lo mismo con todos los que dicen mentira? Salmos 5:9-10. 9 Porque no hay en su boca rectitud: Sus entrañas son pravedades; Sepulcro abierto su garganta: Con su lengua lisonjearán. 10 Desbarátalos, oh Dios; Caigan de sus consejos: Por la multitud de sus rebeliones échalos, Porque se rebelaron contra ti. Pravedades = Iniquidad, perversidad, corrupción de costumbres.

Salmos 101:6-7. 6 Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo: El que anduviere en el camino de la perfección, éste me servirá. 7 No habitará dentro de mi casa el que hace fraude: El que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos. La mentira nos excluye del Reino de Dios. Juan 8:43-45. 43 ¿Por qué no reconocéis mi lenguaje? porque no podéis oír mi palabra. 44 Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. Él, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. 45 Y porque yo digo verdad, no me creéis. Mentir es dar lugar a la naturaleza del diablo. Obstruye el entendimiento de la Palabra de Dios. Efesios 4:25. Por lo cual, dejada la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Desechando la mentira. Adquirir la disciplina de hablar verdad. Somos parte del cuerpo de Cristo.

3. Las manos derramadoras de sangre inocente.

Las manos derramadoras de sangre inocente, que se levantan para quitar la vida al que aún no ha nacido o al que ya vive alegremente en la tierra de los vivientes.

Si leemos el Salmo 73 podemos darnos cuenta de que en verdad nuestro Padre Celestial aborrece las manos derramadoras de sangre inocente.

Proverbios 6:17. Como lo dice nuestro tema principal, dice que Dios aborrece y rechaza las manos que derraman sangre inocente. En nuestro país, México, es hoy un doloroso muestrario de eso: por todas partes se escucha, se lee de secuestrados, asesinados, desaparecidos, torturados.  Ése el paisaje que hoy exhibe nuestra patria en muchos de sus antes, pacíficos lugares. El norte del país, gran parte de él es un desastre sangriento. Por gracia de Dios, todavía hay ciudades donde aún existen ciudades medianamente tranquilas para vivir. Pero conocemos de primera mano muchas historias sobre personas dejando atrás sus casas, huyendo de la delincuencia asesina

Y en algún momento, dolida por tanta maldad, nos hemos preguntado: ¿Por qué si Dios aborrece esto, lo permite? ¿No debería Él, Creador y Todopoderoso, estar a cargo de Su creación y meter en cintura a todos los malvados que andan sueltos? ¿Qué hay de los bebés, de los niños violentados? ¿Qué hay para decir a la recién casadas que ahora son viudas? ¿Qué se dice a los padres de una joven, asesinada? ¿A las víctimas de los cada vez más frecuentes atentados terroristas? ¿Por qué a los malos, a los asesinos, corruptos, ladrones y demás… les va bien? Debemos de recocer que así castiga Dios a los pueblos que cometen estos tipos de pecados.

Salmo 73:2-7. 2 Mas yo, casi se deslizaron mis pies; Por poco resbalaron mis pasos. 3 Porque tuve envidia de los insensatos, Viendo la prosperidad de los impíos. 4 Porque no hay ataduras para su muerte; Antes su fortaleza está entera. 5 No están ellos en el trabajo humano; Ni son azotados con los otros hombres. 6 Por tanto soberbia los corona: Cúbrense de vestido de violencia. 7 Sus ojos están salidos de gruesos: Logran con creces los antojos del corazón.

El Salmo 73 es siempre un recordatorio divino, cuando miramos este mundo tan lleno de violencia e injusticia y sintiendo que tratar de llevar una vida siguiendo a Cristo, es un tanto inocente o ingenuo, o inútil.

Salmo 73:9-13. 9 Ponen en el cielo su boca, Y su lengua pasea la tierra. 10 Por eso su pueblo vuelve aquí, Y aguas de lleno le son exprimidas. 11 Y dicen: ¿Cómo sabe Dios? ¿Y hay conocimiento en lo alto? 12 He aquí estos impíos, Sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas. 13 Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón, Y lavado mis manos en inocencia.

Salmo 73:15-16. 15 Si dijera yo, Discurriré de esa suerte; He aquí habría negado la nación de tus hijos: 16 Pensaré pues para saber esto: Es á mis ojos duro trabajo.

Es imposible encontrar una respuesta sencilla, lógica, convincente. Por eso nuestra respuesta sólo puede venir desde la fe en Cristo:

Creo en un Dios que de lo malo, saca cosas buenas. De lo perversa y dolorosa que fue la crucifixión y muerte de su Hijo Único, mostró el esplendor de Su poder, en la resurrección de nuestro amado Señor Jesús, sino en hacernos renacer espiritualmente por Su gracia. En rescatarnos de la muerte en que andábamos para acercarnos a su trono de amor y misericordia.

Se que Dios es Justo y Misericordioso. Se que cada uno de esos asesinos de sangre inocente, no tienen un corazón muy diferente al mío. Se que la gracia de Dios puede alcanzar sus vidas perdidas y en apariencia inútiles, llevarlos a arrepentimiento y hacerlos siervos para Su gloria… y si no me crees, lee la historia de Pablo, antes Saulo de Tarso que respiraba amenazas contra quienes creían en Jesús.

Se que cada gota de sangre inocente no es inútil y menos aún, indiferente a Dios. Se que el Señor Jesús se duele de cada gota vertida por manos asesinas, y se también que hay un juicio que espera a los que no se arrepienten:

Salmo 73:17-20. 17 Hasta que venido al santuario de Dios, Entenderé la postrimería de ellos. 18 Ciertamente los has puesto en deslizaderos; En asolamientos los harás caer. 19 Cómo han sido asolados! cuán en un punto! Acabáronse, fenecieron con turbaciones. 20 Como sueño del que despierta, Así, Señor, cuando despertares, menospreciarás sus apariencias.

Mis ojos terrenales, llenos de incredulidad, pueden llevarme a pensar que Dios ha olvidado, que el mundo está sin control, y que el malo ganará. Pero estamos hablando de Jehová de los Ejércitos, el Poderoso en batalla.

Y Cristo ha vencido ya esa batalla contra el pecado. Su sangre inocente y santa ha vencido ya el mal, la muerte y todos sus dolores. Esa es la verdad que creo y que sostiene mi alma cuando la maldad nos paraliza y quiere hacer callar.

Pero no para siempre, mi querida amiga. No para siempre el lloro, no para siempre será el silencio, ni eterna la noche que cubre el corazón enlutado. Dios es paciente, pero es Justo, y al final, dará lo que a cada uno corresponde:

Salmo 73:27-28. 27 Porque he aquí, los que se alejan de ti perecerán: Tú cortarás á todo aquel que fornicando, de ti se aparta. 28 Y en cuanto á mí, el acercarme á Dios es el bien: He puesto en el Señor Jehová mi esperanza, Para contar todas tus obras.

Creemos en un Dios que en amor creó al mundo que se rebeló a Su orden al pecar. Y el pecado mancha el corazón del hombre y separa del Dios Santo. Creo en un Dios Soberano, que aun cuando el ser humano le rechazó, es Él, ha sido Él quien buscó la reconciliación con nosotros, los derramadores de la sangre inocente de Cristo, a través de Su Hijo.

¿Qué nos toca a nosotros hacer ante el desastre?  ¿Ante la afirmación de que Dios es cruel al permitir todo esto? Primero, orar. Pedirle ser llenos de Su espíritu para ser, para los dolidos, unos buenos embajadores del Dios de toda consolación que ha cambiado nuestra vida.

¿Y qué se hace con los malos? ¿Con los que intencionalmente lastiman, humillan, asesinan?  Orar por ellos. Que la misericordia de Dios los alcance y transforme. A los malvados, a todos, nos llama a arrepentimiento y vida nueva en Cristo. A todos. Hasta a los derramadores de sangre inocente.

En esta categoría entran todos los homicidas. Sabemos, porque escrito esta que todos los homicidas están excluidos del Reino de Dios. En el pacto de la Gracia por medio del perdón de Pecados todos los que se arrepienten de sus pecados y se convierten al Dios salvador, son perdonados, lavados y redimidos por la Sangre de Jesucristo. Aun los homicidas. Pero todos los que derraman sangre inocente impunemente y que jamás se arrepienten, su destino eterno es el mismo que el primer homicida, satanás. Los homicidas, sin saberlo, cumplen los deseos del diablo el cual es homicida desde el principio. Jesús dijo: Juan 8:44. Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. Él, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

Deuteronomio 10:10. Porque no sea derramada sangre inocente en medio de tu tierra, que Jehová tu Dios te da por heredad, y sea sobre ti sangre.

Salmo 109:4-6. 4 En pago de mi amor me han sido adversarios: Mas yo oraba. 5 Y pusieron contra mí mal por bien, Y odio por amor. 6 Pon sobre él al impío: Y Satán esté á su diestra.

¿De qué se tratan estos versículos? Judas fue el amigo de confianza de Jesucristo y le dio sus espaldas al amor de Él. Por eso, las que debieron haber sido bendiciones a la diestra de Judas, se las entregó a satanás.

Salmo 109:7. Cuando fuere juzgado, salga impío; Y su oración sea para pecado.

En este versículo empieza la maldición por traicionar al Hijo de Dios. Lo comparo con el antiguo oeste de los Estados Unidos, donde se hacía un juicio y luego lo ahorcaban a uno. ¿Te acuerdas de esas viejas películas de vaqueros en los tiempos de antes en el oeste norteamericano? Uno de los actos más espantosos y horribles de la historia fue cometido por Judas, y fue enjuiciado por ello y condenado por su traición. Su acto horrible se convirtió en maldición sobre todas sus generaciones después de él.

…y su oración sea para pecado.

¿Te gustaría que tus oraciones se convirtieran en pecados? ¡Esta es la maldición que han cargado los Gitanos por muchas generaciones! No basta con una sola de estas partes terribles de la maldición, sino que se siguen acumulando.

Salmo 109:9-10. 9 Sean sus hijos huérfanos, Y su mujer viuda. 10 Y anden sus hijos vagabundos, y mendiguen; Y procuren su pan lejos de sus desolados hogares.

Un pastor nos comenta: He convivido mucho con los Gitanos, observándolos e intentando ayudarles. Sin embargo, a pesar de la desesperación que he visto en otras culturas, jamás he visto nada como la angustia que experimentan los Gitanos. Tampoco he visto tantos niños sin padres.

En cualquier parte del mundo donde haya pobreza encontrarás Gitanos mendigando. A los que nacieren dentro de la clase mendigante, si son niñas (que para esa cultura no valen absolutamente nada), les hacen cosas como cortarle la lengua, quebrarle sus brazos y atarlos para que sanen torcidos. Luego las ponen a mendigar para que uno les sienta lástima y les dé dinero. Esto lo he visto con mis propios ojos y me consta que hoy en día es real.

A menudo se mudan a determinada zona y montan algún quehacer, pero inevitablemente los corren de allí. Hace un tiempo el Sistema de Difusiones Públicas pasó un programa televisado acerca de los Gitanos y fue bastante exacto, menos en un aspecto. Dijeron que entre los Gitanos no había tal cosa como príncipes y reyes. Pero sí lo hay. Tienen una clase mendigante a la que le toca mantener a la clase alta de Gitanos. Estos mendigos no pueden justificarse diciendo, Bueno, la verdad es que tuve un mal día de mendigar y no recibí casi nada. Por fuerza tienen que entregarle a su príncipe o rey gitano todo lo que hayan recogido ¡por fuerza! Estos les arrancan su dinero con amenazas, quitándoles su oficio por extorsión, como indica este trozo del salmo.

(Salmo 109:12) No tenga quien le haga misericordia, ni haya quien tenga compasión de sus huérfanos.

¡Jamás he visto a una gente más maldecida que los gitanos! Aun en la India, tan mal como son las cosas allí, no veo la maldición sobre la gente en las calles tanto como la que hay sobre los gitanos. Algunos ni siquiera jamás se han bañado. Es algo increíble los perros pueden discriminar quiénes son gitanos, y por esa razón, todos los rumanos tienen perros. No falta que se acerque un gitano a media cuadra de una casa para que los perros se vuelvan locos. Es algo que uno no se puede ni imaginar, pero nosotros lo hemos escuchado.

Una de las veces en que estuvimos en Bucarest, agotados nos acostamos por ahí de la una o dos de la mañana, llevándonos la sorpresa de que los perros ladraban toda la noche. A cada rato me despertaban. Finalmente, después de dos o tres días sin dormir bien la noche entera, dije, Señor, me voy. Me voy a otro lado, porque no puedo más sin dormir. ¿Qué pasa? Después de un rato, me cansé tanto que acepté el descanso y me dormí. Seguíamos cuestionando por qué los perros se volvían locos, y empezamos a mirar por la ventana. Cada vez que ladraban, veíamos pasar gitanos por la calle.

Salmo 109:13. Su posteridad sea talada; En segunda generación sea raído su nombre.

¡Eso significa toda la línea de sangre de los varones desaparecida! Las hijas no pasan a sus herederos el apellido de su padre; el apellido que pasan es el de su marido, el varón. Pero las hijas de Judas se tuvieron que ir a algún lugar y seguir adelante con sus vidas. Esta no sólo es una maldición generacional, sino también la maldición por haber traicionado al Señor Jesucristo y por haber derramado la sangre de un inocente. El derrame de sangre inocente es la más grave de todas las maldiciones.

(Salmo 109:14) Venga en memoria cerca del Señor la maldad de sus padres, y el pecado de su madre no sea borrado.

¡Sin recibir perdón! Esta es la peor maldición que alguien puede tener, porque significa que el Señor va a recordar siempre su maldad, porque cuando Él perdona dice que olvida las iniquidades. Lo peor fue haber traicionado a muerte al Señor Jesucristo. Esta es la profecía sobre Judas Iscariote y si no lo crees, lee Hechos 1:20. Jesucristo nos ama aun cuando no lo merecemos. Durante la última cena que compartió con Judas, intentó hasta el último minuto ganarlo y finalmente le tuvo que decir, Lo que vas a hacer, hazlo rápido.

No debes dejar ni por un momento que haya algo en tu vida que pudiera impedir que te acerques al trono de Dios. Hoy mismo puedes esperar la liberación del pecado, porque fue comprada por medio de la sangre de Jesucristo, en su muerte y su resurrección. Si Judas se hubiera arrepentido, también hubiera sido perdonado. Y cuando se arrepienten los gitanos, se rompe la maldición en el nombre de Jesucristo.

(Salmo 109:15) Estén siempre delante de Jehová, y él corte de la tierra su memoria.

Todos preguntan, ¿De dónde vienen los Gitanos? Nadie sabe. Pero en verdad existen y tienen su reino gitano. Es una gente sin tierra, pero tienen su propio idioma distinto a los demás. Además de hablar el idioma Gitano, aprenden la lengua de cualquier lugar donde estén. Ni la Cortina de Hierro pudo impedirles el traslado entre otros países. Se pasan de una nación a otra ¡aún hasta los Estados Unidos! Los gitanos no deben ser una nación temida, sino un pueblo amado, respetado y traído al Señor Jesucristo para que pueda ser sanado.

Si no se detienen las maldiciones, siguen pasándose a las generaciones del futuro. Hemos leído acerca de lo que provoca las maldiciones generacionales, que se pueden encontrar también aún en las mejores familias. El punto principal del tema es que a pesar de la peor traición u homicidio de sangre inocente, tanto nosotros como los Gitanos podemos tener liberación completa. Eso es porque Jesucristo se convirtió por nosotros en maldición. Gálatas 3:13. Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición; porque está escrito: Maldito cualquiera que es colgado en madero,

Recuerda esto, cuando hablamos de las manos derramadoras de sangre no solo solo los que toman un arma y quitan la vida sino esto va más allá

Deuteronomio 19:10. Porque no sea derramada sangre inocente en medio de tu tierra, que Jehová tu Dios te da por heredad, y sea sobre ti sangre.

1 Samuel 19:5. Porque él puso su alma en su palma, é hirió al Filisteo, y Jehová hizo una gran salud á todo Israel. Tú lo viste, y te holgaste: ¿por qué pues pecarás contra la sangre inocente, matando á David sin causa?

1 Reyes 2:31. Y el rey le dijo: Haz como él ha dicho; mátale y entiérralo, y quita de mí y de la casa de mi padre la sangre que Joab ha derramado injustamente.

2 Reyes 21:16. Fuera de esto, derramó Manasés mucha sangre inocente en gran manera, hasta henchir á Jerusalem de cabo á cabo: además de su pecado con que hizo pecar á Judá, para que hiciese lo malo en ojos de Jehová.

Salmos 94:21. Pónense en corros contra la vida del justo, Y condenan la sangre inocente.

Isaías 59:7. Sus pies corren al mal, y se apresuran para derramar la sangre inocente; sus pensamientos, pensamientos de iniquidad, destrucción y quebrantamiento en sus caminos.

Lamentaciones 4:13. Es por los pecados de sus profetas, por las maldades de sus sacerdotes, Que derramaron en medio de ella la sangre de los justos.

Joel 3:19. Egipto será destruído, y Edom será vuelto en asolado desierto, por la injuria hecha á los hijos de Judá: porque derramaron en su tierra la sangre inocente.

Jonás 1:14. Entonces clamaron á Jehová, y dijeron: Rogámoste ahora, Jehová, que no perezcamos nosotros por la vida de aqueste hombre, ni pongas sobre nosotros la sangre inocente: porque tú, Jehová, has hecho como has querido.

Mateo 27:4. Diciendo: Yo he pecado entregando la sangre inocente. Mas ellos dijeron: ¿Qué se nos da á nosotros? Viéras lo tú.

Jeremías 22:17. Mas tus ojos y tu corazón no son sino á tu avaricia, y á derramar la sangre inocente, y á opresión, y á hacer agravio.

Salmos 106:38. Y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, Que sacrificaron á los ídolos de Canaán: Y la tierra fué contaminada con sangre.

Aquí la palabra no sólo se refiere a una agresión violenta sobre otra persona sino también habla de la injusticia, y la injusticia que viene del diablo y de las tinieblas. Existen espíritus que operan sobre la injusticia y Dios ve las injusticias en el hombre y aborrece ese tipo de cosas.

La palabra nos llama a juzgar de la manera correcta, sabia e íntegra. Esto también implica el perdón. Jesús fue a la cruz para que nosotros fuéramos perdonados, y ¿Por qué razón no podemos nosotros perdonar a los demás? y no sólo se refiere al hecho de perdonar o no, sino a juzgar, maltratar, dañar o castigar a alguien de manera injusta.

Nuestro Señor Jesucristo fue juzgado injustamente, y llevado a muerte y muerte de cruz de la manera más injusta, y muchos testificaron en su contra falsamente, y eso es ser parte de una injusticia y de derramar sangre inocente. Esto también incluye la corrupción y todo lo que tiene que ver con el pecado y la maldad del hombre.

Lo que hoy estamos viviendo en nuestra sociedad donde hombres crueles y sin misericordia asesinan a personas cada día, no es más que el cumplimiento profético de la palabra cuando Jesús dice:  Mateo24:12-13. 12 Y por haberse multiplicado la maldad, la caridad de muchos se resfriará. 13 Mas el que perseverare hasta el fin, éste será salvo.

Nuestras manos son el medio para cometer todo tipo de pecados pero el consejo de Dios es el siguiente:  Proverbios 1:10-11. 10 Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas. 11 Si dijeren: Ven con nosotros, Pongamos asechanzas á la sangre, Acechemos sin motivo al inocente.

Proverbios 1:15. Hijo mío, no andes en camino con ellos; Aparta tu pie de sus veredas.

Salmo 37:27. Apártate del mal, y haz el bien, Y vivirás para siempre.

Santiago 4:8. Allegaos á Dios, y Él se allegará á vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros de doblado ánimo, purificad los corazones.

Como nos dice nuestro tema en Proverbios 6:17, que Dios aborrece y rechaza las manos que derraman sangre inocente. Nuestro país, México, es hoy un doloroso muestrario de eso: por todas partes se escucha, se lee de secuestrados, asesinados, desaparecidos, torturados, etc.  Ése el paisaje que exhibe mi patria en muchos de sus antes, pacíficos lugares. El norte del país, gran parte de él es un desastre sangriento, pero gracias a Dios hay lugares donde no ha llegado tanta violencia. Por gracia de Dios, la ciudad donde vivo es aún una ciudad medianamente tranquila para vivir. Pero conozco de primera mano muchas historias sobre personas dejando atrás sus casas, huyendo de la delincuencia asesina

Y en algún momento, dolida por tanta maldad, me he preguntado: ¿Por qué si Dios aborrece esto, lo permite? ¿No debería Él, Creador y Todopoderoso, estar a cargo de su creación y meter en cintura a todos los malvados que andan sueltos? ¿Qué hay de los bebés, de los niños violentados? ¿Qué hay para decir a la recién casada que ahora es viuda? ¿Qué se dice a los padres de una joven, asesinada? ¿A las víctimas de los cada vez más frecuentes atentados terroristas? ¿Por qué a los malos, a los asesinos, corruptos, ladrones y demás… les va bien?

Salmo 107:2-7. 2 Mas yo, casi se deslizaron mis pies; Por poco resbalaron mis pasos. 3 Porque tuve envidia de los insensatos, Viendo la prosperidad de los impíos. 4 Porque no hay ataduras para su muerte; Antes su fortaleza está entera. 5 No están ellos en el trabajo humano; Ni son azotados con los otros hombres. 6 Por tanto soberbia los corona: Cúbrense de vestido de violencia. 7 Sus ojos están salidos de gruesos: Logran con creces los antojos del corazón.

El Salmo 73 es siempre un recordatorio divino, cuando miramos este mundo tan lleno de violencia e injusticia y sintiendo que tratar de llevar una vida siguiendo a Cristo, es un tanto inocente o ingenuo, o inútil.

Salmo 73:9-13. 9 Ponen en el cielo su boca, Y su lengua pasea la tierra. 10 Por eso su pueblo vuelve aquí, Y aguas de lleno le son exprimidas. 11 Y dicen: ¿Cómo sabe Dios? ¿Y hay conocimiento en lo alto? 12 He aquí estos impíos, Sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas. 13 Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón, Y lavado mis manos en inocencia.

Salmo 73:15-16. 15 Si dijera yo, Discurriré de esa suerte; He aquí habría negado la nación de tus hijos: 16 Pensaré pues para saber esto: Es á mis ojos duro trabajo.

Es imposible encontrar una respuesta sencilla, lógica, convincente.

Por eso nuestra respuesta sólo puede venir desde la fe en Cristo:

Creemos en un Dios que de lo malo, saca cosas buenas. De lo perversa y dolorosa que fue la crucifixión y muerte de Su Hijo Único, mostró el esplendor de Su poder, en la resurrección de nuestro amado Señor Jesús, sino en hacernos renacer espiritualmente por Su gracia. En rescatarnos de la muerte en que andábamos para acercarnos a su trono de amor y misericordia.

Sabemos que Dios es Justo y Misericordioso. Sabemos que cada uno de esos asesinos de sangre inocente, no tienen un corazón muy diferente al mío. Se que la gracia de Dios puede alcanzar sus vidas perdidas y en apariencia inútiles, llevarlos al arrepentimiento y hacerlos siervos para Su gloria y si no nos crees, lee la historia de Pablo, antes Saulo de Tarso que respiraba amenazas contra quienes creían en Jesús.

Sabemos que cada gota de sangre inocente no es inútil y menos aún, indiferente a Dios. Sabemos que el Señor Jesús se duele de cada gota vertida por manos asesinas, y sabemos también que hay un juicio que espera a los que no se arrepienten.

Salmo 73:17-20. 17 Hasta que venido al santuario de Dios, Entenderé la postrimería de ellos. 18 Ciertamente los has puesto en deslizaderos; En asolamientos los harás caer. 19 Cómo han sido asolados! cuán en un punto! Acabáronse, fenecieron con turbaciones. 20 Como sueño del que despierta, Así, Señor, cuando despertares, menospreciarás sus apariencias.

Mis ojos terrenales, llenos de incredulidad, pueden llevarme a pensar que Dios ha olvidado, que el mundo está sin control, y que el malo ganará. Pero estamos hablando de Jehová de los Ejércitos, el Poderoso en batalla.

Y Cristo ha vencido ya esa batalla contra el pecado. Su sangre inocente y santa ha vencido ya el mal, la muerte y todos sus dolores. Esa es la verdad que creo y que sostiene mi alma cuando la maldad nos paraliza y quiere hacer callar.

Pero no para siempre, querida amiga. No para siempre el lloro, no para siempre será el silencio, ni eterna la noche que cubre el corazón enlutado. Dios es paciente, pero es Justo, y al final, dará lo que a cada uno corresponde:

Salmo 73:27-28. 27 Porque he aquí, los que se alejan de ti perecerán: Tú cortarás á todo aquel que fornicando, de ti se aparta. 28 Y en cuanto á mí, el acercarme á Dios es el bien: He puesto en el Señor Jehová mi esperanza, Para contar todas tus obras.

Creemos en un Dios que en amor creó al mundo que se rebeló a Su orden al pecar. Y el pecado mancha el corazón del hombre y separa del Dios Santo. Creemos en un Dios Soberano, que aun cuando el ser humano le rechazó, es Él, el que ha sido quien buscó la reconciliación con nosotros, los derramadores de la sangre inocente de Cristo, a través de Su Hijo.

¿Qué me toca a mí hacer ante el desastre?  ¿Ante la afirmación de que Dios es cruel al permitir todo esto? Primero, orar. Pedirle ser llena de Su espíritu para ser, para los dolidos, una buena embajadora del Dios de toda consolación que ha cambiado mi vida.

¿Y qué se hace con los malos? ¿Con los que intencionalmente lastiman, humillan, asesinan?  Orar por ellos. Que la misericordia de Dios los alcance y transforme. A los malvados, a todos, nos llama a arrepentimiento. y vida nueva en Cristo. A todos. Hasta a los derramadores de sangre inocente.

Siempre debemos de tener en nuestra mente lo que es en la Biblia y en nuestra vida las manos que derraman sangre inocente. Aquí la palabra no sólo se refiere a una agresión violenta sobre otra persona sino también habla de la injusticia, y la injusticia viene del diablo y de las tinieblas. Existen espíritus que operan sobre la injusticia y Dios ve las injusticias en el hombre y aborrece ese tipo de cosas.

La palabra nos llama a juzgar de la manera correcta, sabia e íntegra. Esto también implica el perdón. Jesús fue a la cruz para que nosotros fuéramos perdonados, y ¿Por qué razón no podemos nosotros perdonar a los demás? y no sólo se refiere al hecho de perdonar o no, sino a juzgar, maltratar, dañar o castigar a alguien de manera injusta.

Nuestro Señor Jesucristo fue juzgado injustamente, y llevado a muerte y muerte de cruz de la manera más injusta, y muchos testificaron en su contra falsamente, y eso es ser parte de una injusticia y de derramar sangre inocente. Esto también incluye la corrupción y todo lo que tiene que ver con el pecado y la maldad del hombre.

Juan 8:44. Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. Él, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Es un aspecto de la naturaleza del diablo. La condición de mentira es potencial homicida. 1 Juan 3:15. Cualquiera que aborrece á su hermano, es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permaneciente en sí. El odio es el equivalente espiritual del homicidio ante los ojos de Dios. El odio es una semilla que conduce al homicidio (Caín y Abel).

4. El corazón que maquina pensamientos inicuos

Inicuo de acuerdo con el diccionario quiere decir: (Del latín iniquus). 1. adj. Contrario a la equidad. 2. adj. Malvado, injusto. Sus sinónimos son: perverso, ignominioso, infame, injusto, malvado, pérfido, vil. Y su antónimo es: bueno.

Iniquidad = (Del latín iniquitas, -atis). 1. f. Maldad, injusticia grande.

Ahora veamos que dice el diccionario bíblico sobre iniquidad: Cualidad de aquello que no se amolda a la norma de excelencia moral de Dios y por ello es malo, perverso o inservible. Al igual que la palabra Griega po·ne·rí·a (Mateo 22:18; Marcos 7:22; Lucas 11:39; Hechos 3:26; Romanos 1:29; 1 Corintios 5:8; Efesios 6:12), el verbo Hebreo ra·schá` y otros términos relacionados designan lo que es inicuo.

Iniquidad = En el Antiguo Testamento, se traduce así el término Hebreo awon, que señala al pecado con énfasis en su depravación y perversión. También desde el punto de vista de su carácter de injusticia grande, causa de especial culpabilidad frente a Dios. Dios aborrece a todos los que hacen iniquidad. 2 Tesalonicenses 2:3-4. 3 No os engañe nadie en ninguna manera; porque no vendrá sin que venga antes la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, 4 Oponiéndose, y levantándose contra todo lo que se llama Dios, ó que se adora; tanto que se asiente en el templo de Dios como Dios, haciéndose parecer Dios.

El significado bíblico de iniquidad se refiere a aquello que es injusto. Se considera algo que está fuera de la moral de Dios, aquello que está incluso fuera de la moral de los hombres buenos. En escritos bíblicos se hace referencia a este término como aquello que está en el corazón de algunos hombres.

En relatos bíblicos se habla de la iniquidad como aquello que es un pecado con énfasis. Este término hace referencia a que la iniquidad es algo que está en los seres humanos, por un lado lo define como algo malo, pero al mismo tiempo lo sitúa dentro de ellos, como dejando entender que es algo que es inherente al ser humano y que en cualquier momento podría aparecer.

Su entendimiento se sitúa sobre todo en la esencia del ser humano, es una palabra que da por hecho que los hombres tienen una parte de maldad y que en cualquier momento puede aparecer porque está dentro de los hombres.

Génesis 18:23; 2 Samuel 22:22; 2 Crónicas 20:35; Job 34:8; Salmo 37:10; Isaías 26:10. Po·ne·rós (que está relacionado con po·ne·rí·a) a menudo significa aquello que es perverso o inicuo en un sentido moral (Lucas 6:45), y puede aplicar a algo que es malo o inservible en un sentido físico, como cuando Jesucristo habló del fruto inservible. (Mateo 7:17-18.) Esta palabra también puede designar algo dañino, por lo que en Apocalipsis 16:2 se ha traducido dolorosa, maligna, perniciosa y dañosa.

La cuarta cosa que Dios detesta, el corazón que maquina pensamientos perversos o planes inicuos se relaciona con el pasaje bíblico contenido en Mateo 15:19. Porque del corazón salen los malos pensamientos, muertes, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias. Nuestro maestro Jesús dijo esto.

Si la negligencia deben ser condenados, que no hacen nada, mucho más los que lo hacen todos los enfermos que pueden. Observa cómo se describe a un hombre así. Él dice y hace todo lo artísticamente y con el diseño. Su ruina vendrá sin previo aviso, y sin relieve. Aquí está una lista de cosas odiosas a Dios. Esos pecados son de una manera especial que provoca a Dios, que son dañinas para la comodidad de la vida humana. Estas cosas que odia a Dios, debemos odiar en nosotros mismos; no es otra cosa que odiar en otros. Evitemos todas estas prácticas, y vigilar y orar en contra de ellos; y evitar, con la desaprobación marcado, todos los que son culpables de ellos, cualquiera que sea su rango.

¿Por qué ha permitido Dios la iniquidad?

Satanás el diablo, quien hizo que el primer hombre y la primera mujer, Adán y Eva, se revelarán contra Dios, está en oposición a las normas justas de Dios y por eso se le llama “el inicuo”. (Mateo 6:13; 13:19, 38; 1 Juan 2:13, 14; 5:19.) La rebelión que él inició puso en tela de juicio lo correcto y justo de la soberanía de Dios, es decir, si la gobernación de Dios sobre sus criaturas se ejercía con justicia y en beneficio de sus intereses. El que Adán y Eva se revelarán también hizo surgir otra cuestión: ¿serían todas las demás criaturas inteligentes infieles y desleales a Dios cuando les pareciese que la obediencia no les reportaba ningún beneficio material? La acusación de satanás con respecto al fiel Job daba a entender que así sería. Satanás dijo: Job 2:4-5. 4 Y respondiendo satán dijo á Jehová: Piel por piel, todo lo que el hombre tiene dará por su vida. 5 Mas extiende ahora tu mano, y toca á su hueso y á su carne, y verás si no te blasfema en tu rostro.

Para que se resolvieran las cuestiones que se habían planteado, tenía que transcurrir tiempo. Por consiguiente, al permitir que las personas inicuas continuaran viviendo, Jehová Dios hizo posible que otros participaran en probar la falsedad de la afirmación de satanás por el testimonio de su servicio fiel a Él aun en circunstancias desfavorables. El que Dios haya permitido la iniquidad también ha dado la oportunidad a las personas de abandonar todo proceder impropio y sujetarse voluntariamente a las leyes justas de Dios. Isaías 55:7. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos; y vuélvase á Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Ezequiel 33:11. Diles: Vivo yo, dice el Señor Jehová, que no quiero la muerte del impío, sino que se torne el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros caminos: ¿y por qué moriréis, oh casa de Israel? Por lo tanto, el que Dios se abstuviese temporalmente de destruir a los inicuos da lugar a que las personas de disposición recta se salven, pues les permite tiempo para demostrar su amor y devoción a Jehová. Romanos 9:17-26. 17 Porque la Escritura dice de Faraón: Que para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi potencia, y que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. 18 De manera que del que quiere tiene misericordia; y al que quiere, endurece. 19 Me dirás pues: ¿Por qué, pues, se enoja? porque ¿quién resistirá á su voluntad? 20 Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? Dirá el vaso de barro al que le labró: ¿Por qué me has hecho tal? 21 ¿O no tiene potestad el alfarero para hacer de la misma masa un vaso para honra, y otro para vergüenza? 22 ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar la ira y hacer notoria su potencia, soportó con mucha mansedumbre los vasos de ira preparados para muerte, 23 Y para hacer notorias las riquezas de su gloria, mostrólas para con los vasos de misericordia que él ha preparado para gloria; 24 Los cuales también ha llamado, es á saber, á nosotros, no sólo de los Judíos, mas también de los Gentiles? 25 Como también en Oseas dice: Llamaré al que no era mi pueblo, pueblo mío; Y á la no amada, amada. 26 Y será, que en el lugar donde les fué dicho: Vosotros no sois pueblo mío: Allí serán llamados hijos del Dios viviente.

Además, Jehová Dios se vale de las circunstancias de tal manera que, sin advertirlo, los inicuos colaboren con su propósito. Aunque se oponen a Dios, Él puede restringirlos al grado necesario para proteger a Sus siervos íntegros, e incluso puede hacer que sus acciones realcen la justicia divina. Romanos 3:3-5. 3 ¿Pues qué si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿la incredulidad de ellos habrá hecho vana la verdad de Dios? 4 En ninguna manera; antes bien sea Dios verdadero, mas todo hombre mentiroso; como está escrito: Para que seas justificado en tus dichos, Y venzas cuando de ti se juzgare. 5 Y si nuestra iniquidad encarece la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será injusto Dios que da castigo? (hablo como hombre.) Romanos 3:23-26. 23 Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios; 24 Siendo justificados gratuitamente por su gracia por la redención que es en Cristo Jesús; 25 Al cual Dios ha propuesto en propiciación por la fe en su sangre, para manifestación de su justicia, atento á haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, 26 Con la mira de manifestar su justicia en este tiempo: para que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. Romanos 8:35-39. 35 ¿Quién nos apartará del amor de Cristo? tribulación? ó angustia? ó persecución? ó hambre? ó desnudez? ó peligro? ó cuchillo? 36 Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo: Somos estimados como ovejas de matadero. 37 Antes, en todas estas cosas hacemos más que vencer por medio de aquel que nos amó. 38 Por lo cual estoy cierto que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 Ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna criatura nos podrá apartar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. Salmos 76:10. Ciertamente la ira del hombre te acarreará alabanza: Tú reprimirás el resto de las iras. Esta idea se expresa en Proverbios 16:4. Todas las cosas ha hecho Jehová por sí mismo, Y aun al impío para el día malo.

Un ejemplo es el de Faraón, a quien Jehová hizo saber por medio de Moisés y Aarón que debía liberar a los Israelitas sometidos a esclavitud. Dios no hizo inicuo a este gobernante Egipcio, pero permitió que continuase vivo y también manejó las circunstancias para que mostrasen que era inicuo y merecedor de muerte. El propósito de Jehová al hacer esto se revela en Éxodo 9:16. Y á la verdad yo te he puesto para declarar en ti mi potencia, y que mi Nombre sea contado en toda la tierra.

Las diez plagas derramadas sobre Egipto, que culminaron con la aniquilación de Faraón y sus fuerzas militares en el mar Rojo, fueron una demostración impresionante del poder de Jehová. Éxodo 7:14. Entonces Jehová dijo á Moisés: El corazón de Faraón está agravado, que no quiere dejar ir al pueblo. Éxodo 12:30. Y levantóse aquella noche Faraón, él y todos sus siervos, y todos los Egipcios; y había un gran clamor en Egipto, porque no había casa donde no hubiese muerto. Salmo 78:43-51. 43 Cuando puso en Egipto sus señales, Y sus maravillas en el campo de Zoán; 44 Y volvió sus ríos en sangre, Y sus corrientes, porque no bebiesen. 45 Envió entre ellos una mistura de moscas que los comían, Y ranas que los destruyeron. 46 Dió también al pulgón sus frutos, Y sus trabajos á la langosta. 47 Sus viñas destruyó con granizo, Y sus higuerales con piedra; 48 Y entregó al pedrisco sus bestias, Y al fuego sus ganados. 49 Envió sobre ellos el furor de su saña, Ira y enojo y angustia, Con misión de malos ángeles. 50 Dispuso el camino á su furor; No eximió la vida de ellos de la muerte, Sino que entregó su vida á la mortandad. 51 E hirió á todo primogénito en Egipto, Las primicias de las fuerzas en las tiendas de Châm. Salmo 136:15. Y arrojó á Faraón y á su ejército en el mar Bermejo, Porque para siempre es su misericordia. Las naciones vecinas todavía hablaban de este suceso muchos años después, y de esta manera el nombre de Dios fue declarado por toda la Tierra. Josué 2:10-11. 10 Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del mar Bermejo delante de vosotros, cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho á los dos reyes de los Amorrheos que estaban de la parte allá del Jordán, á Sehón y á Og, á los cuales habéis destruido. 11 Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más espíritu en alguno por causa de vosotros: porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra. 1 Samuel 4:8. Ay de nosotros! ¿Quién nos librará de las manos de estos dioses fuertes? Estos son los dioses que hirieron á Egipto con toda plaga en el desierto. Si Jehová hubiese ejecutado inmediatamente a Faraón, no habría sido posible esta grandiosa demostración de Su poder para Su gloria y la liberación de Su pueblo.

Las Escrituras aseguran que llegará el día en que la iniquidad desaparecerá, ya que todos los que se oponen al Creador serán destruidos cuando se haya cumplido el propósito por el que Dios la ha permitido. 2 Pedro 3:9-13. 9 El Señor no tarda su promesa, como algunos la tienen por tardanza; sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 10 Mas el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella están serán quemadas. 11 Pues como todas estas cosas han de ser deshechas, ¿qué tales conviene que vosotros seáis en santas y pías conversaciones, 12 Esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos siendo encendidos serán deshechos, y los elementos siendo abrasados, se fundirán? 13 Bien que esperamos cielos nuevos y tierra nueva, según sus promesas, en los cuales mora la justicia. Apocalipsis 18:20-24. 20 Alégrate sobre ella, cielo, y vosotros, santos, apóstoles, y profetas; porque Dios ha vengado vuestra causa en ella. 21 Y un ángel fuerte tomó una piedra como una grande piedra de molino, y la echó en la mar, diciendo: Con tanto ímpetu será derribada Babilonia, aquella grande ciudad, y nunca jamás será hallada. 22 Y voz de tañedores de arpas, y de músicos, y de tañedores de flautas y de trompetas, no será más oída en ti; y todo artífice de cualquier oficio, no será más hallado en ti; y el sonido de muela no será más en ti oído: 23 Y luz de antorcha no alumbrará más en ti; y voz de esposo ni de esposa no será más en ti oída; porque tus mercaderes eran los magnates de la tierra; porque en tus hechicerías todas las gentes han errado. 24 Y en ella fué hallada la sangre de los profetas y de los santos, y de todos los que han sido muertos en la tierra. Apocalipsis 19:11–20. 11 Y vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que estaba sentado sobre él, era llamado Fiel y Verdadero, el cual con justicia juzga y pelea. 12 Y sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno entendía sino él mismo. 13 Y estaba vestido de una ropa teñida en sangre: y su nombre es llamado EL VERBO DE DIOS. 14 Y los ejércitos que están en el cielo le seguían en caballos blancos, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio. 15 Y de su boca sale una espada aguda, para herir con ella las gentes: y él los regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor, y de la ira del Dios Todopoderoso. 16 Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. 17 Y vi un ángel que estaba en el sol, y clamó con gran voz, diciendo á todas las aves que volaban por medio del cielo: Venid, y congregaos á la cena del gran Dios, 18 Para que comáis carnes de reyes, y de capitanes, y carnes de fuertes, y carnes de caballos, y de los que están sentados sobre ellos; y carnes de todos, libres y siervos, de pequeños y de grandes 19 Y vi la bestia, y los reyes de la tierra y sus ejércitos, congregados para hacer guerra contra el que estaba sentado sobre el caballo, y contra su ejército. 20 Y la bestia fué presa, y con ella el falso profeta que había hecho las señales delante de ella, con las cuales había engañado á los que tomaron la señal de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego ardiendo en azufre. Apocalipsis 3:7-10. 7 Y escribe al ángel de la iglesia en FILADELFIA: Estas cosas dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre: 8 Yo conozco tus obras: he aquí, he dado una puerta abierta delante de ti, la cual ninguno puede cerrar; porque tienes un poco de potencia, y has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. 9 He aquí, yo doy de la sinagoga de Satanás, los que se dicen ser Judíos, y no lo son, mas mienten; he aquí, yo los constreñiré á que vengan y adoren delante de tus pies, y sepan que yo te he amado. 10 Porque has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la tentación que ha de venir en todo el mundo, para probar á los que moran en la tierra. Proverbios 6:18. El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal.

La naturaleza corrompida por el pecado produce millones de pensamientos de maldad en los corazones que diariamente son llevados a la acción.

Mateo 15:18-19. 18 Mas lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. 19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, muertes, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias.

Esto es lo que Dios aborrece.

Lucas 6:45. El buen hombre del buen tesoro de su corazón saca bien; y el mal hombre del mal tesoro de su corazón saca mal; porque de la abundancia del corazón habla su boca.

La naturaleza corrompida por el pecado produce millones de pensamientos de maldad en los corazones que diariamente son llevados a la acción.

Jesús lo dijo:  Mateo 15:18-19. 18 Mas lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. 19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, muertes, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias.

Dios esto lo aborrece

Amados: de lo que hay en nuestro corazón es de lo que hablamos. Jesús lo dijo:  Lucas 6:45. El buen hombre del buen tesoro de su corazón saca bien; y el mal hombre del mal tesoro de su corazón saca mal; porque de la abundancia del corazón habla su boca.

La maldad se define como algo ‘que es moralmente incorrecto y con una intención deliberada de lastimar a las personas’.

Esto abarca pensar o tramar mal contra cualquier individuo para beneficio personal u otras malas intenciones. Cualquier pecado es un plan perverso, pero el corazón de un hombre malvado constantemente planea traer a otros a la ruina, ya sea física o espiritualmente.

El corazón crea planes malignos, debido a la astucia y las tentaciones del diablo. Salmo 140:2-4. 2 Los cuales maquinan males en el corazón, Cada día urden contiendas. 3 Aguzaron su lengua como la serpiente; Veneno de áspid hay debajo de sus labios. (Selah.) 4 Guárdame, oh Jehová, de manos del impío, Presérvame del hombre injurioso; Que han pensado de trastornar mis pasos.

Marcos 7:21-23.21 Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, 22 Los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, las desvergüenzas, el ojo maligno, las injurias, la soberbia, la insensatez. 23 Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.

Jeremías 17:9. Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Así que todas las intenciones y reflexiones del corazón del hombre son malas por naturaleza si no tienes una relación con su Creador y Salvador. 1 Juan 1:7. Mas si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión entre nosotros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

Si yo quiero ser hoy, un discípulo fructífero debo entender y respetar tanto lo que le agrada a Dios, como aquello que le desagrada. La Biblia continuamente nos presenta las cosas que le agradan a Dios y las cosas que le desagradan.

El corazón que maquina pensamientos inicuos, el cual incuba los más horrendos sentimientos nacidos de un espíritu torcido.

Hoy no quiero ninguna de estas siete cosas las cuales Dios aborrece y que pueden amargar mi vida en este día.

Que mi corazón hoy pueda andar tras los caminos que agradan al Señor los cuales son los senderos de la humildad, la verdad, el compartir vida a otros, el corazón que esta lleno de buenos y sanos pensamientos, los pies que transitan los caminos del bien, el testigo que proclama la verdad de Dios y aquel que siempre busca la paz y la unidad entre los hermanos. En esos senderos hoy quiero transitar.

Barajándola más despacio, iniquidad es lo contrario a la equidad, y la equidad es la justicia. El corazón que maquina pensamientos inicuos es el de todos los injustos, que prefieren profanar el derecho ajeno que ceder el propio. La iniquidad es una maldad que va de la mano con una injusticia muy grande. Si has sido víctima de él que maquina pensamientos inicuos, y los pone en práctica, sabes perfectamente a que me refiero. Lo único que puede consolar a todos aquellos que han sido víctimas de personas así, es saber y estar seguros de que Dios los abomina y lo que han sembrado segarán. Pero lo único que puede remover la amargura del corazón de una persona que ha sido víctima de un malvado de este tipo, es el perdón. Cuando perdonamos a los malvados, Dios corta el lazo entre ellos y nosotros. Y cuando no tienen más poder sobre nosotros, entonces Dios los entrega en manos de Satanás, su padre. Salmos 7:9-10.9 Consúmase ahora la malicia de los inicuos, y establece al justo; Pues el Dios justo prueba los corazones y los riñones. 10 Mi escudo está en Dios, Que salva á los rectos de corazón.

La Biblia lo expresa ahora en este pasaje de Proverbios cuando menciona las siete cosas que Dios aborrece. No podemos ceder a ninguna de estas siete cosas que surgen de un corazón desprovisto del toque personal de Dios.

Cuando nos dirijamos al Señor, siempre debemos de orar: Que nuestro corazón⸴ pueda andar tras los caminos que te agraden Señor los cuales son los senderos de la humildad⸴ la verdad⸴ el compartir vida a otros⸴ el corazón que está lleno de buenos y sanos pensamientos⸴ los pies que transitan los caminos del bien⸴ el testigo que proclama tu verdad o Dios y aquel que siembra la paz y la unidad entre los hermanos. En esos senderos hoy queremos transitar. Es más⸴ todo aquello que tú aborreces. Dame transparencia para ser luz en la oscuridad.

El corazón de una persona no puede estar maquinando lo malo, la maldad y las cosas contrarias a la bondad de Dios ¿En que estas pensando?, ¿En qué dedicas tu tiempo al momento de pensar? ¿Qué cosas planeas? La palabra dice en: Filipenses 4:8. Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, en esto pensad.

Nuestro pensamiento tiene que ser analizado siempre. No puedes evitar que los pensamientos vengan a tu cabeza así como no puedes evitar que las aves vuelen sobre ella; pero sí puedes evitar que hagan un nido sobre tu cabeza. De igual forma puedes evitar que esos pensamientos que llegan a tu mente se aniden en tu corazón. Tú tienes decisión sobre ellos, puedes hablarles y reprenderles en el nombre de Jesús, llevándolos cautivos a la obediencia en Cristo Jesús.

La definición de la iniquidad como haciendo nuestra propia voluntad se confirma en Isaías 53:6. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino: mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.


La Biblia usa palabras tales como iniquidad, transgresión e infracción para indicar niveles de desobediencia a Dios. Todos ellos son clasificados como pecado.

La palabra Hebrea usada con mayor frecuencia para iniquidad significa culpa digna de castigo. La iniquidad es pecado en su peor extensión. La iniquidad es premeditada, continua y se intensifica. Cuando coqueteamos con el pecado, caemos en la mentira de que podemos controlarlo. Pero como un lindo mono bebé puede llegar a ser un primate salvaje, fuera de control, el pecado que parece pequeño e inofensivo al principio puede tomar el control antes de que lo sepamos.

Cuando nos entregamos a un estilo de vida pecaminoso, estamos cometiendo iniquidad. El pecado se ha convertido en nuestro dios más que en el Señor. Romanos 6:14. Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

Cuando nos damos cuenta de que hemos pecado, tenemos una opción. Podemos verlo por el mal que es y arrepentirnos. Cuando lo hacemos, encontramos el perdón y la purificación de Dios. Jeremías 33:8. Y los limpiaré de toda su maldad con que pecaron contra mí; y perdonaré todos sus pecados con que contra mí pecaron, y con qué contra mí se rebelaron. 1 Juan 1:9. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad. O podemos endurecer nuestros corazones y profundizar en ese pecado hasta que nos defina. Las listas parciales de iniquidades se dan en: Gálatas 5:19-21.19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, disolución, 20 Idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 21 Envidias, homicidios, borracheras, banqueteos, y cosas semejantes á éstas: de las cuales os denuncio, como ya os he anunciado, que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios.  Y en: 1 Corintios 6:9-10. 9 ¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No erréis, que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10 Ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los robadores, heredarán el reino de Dios.

Estos son los pecados que se vuelven tan consumibles que una persona puede ser identificada por ese estilo de vida. Los salmistas distinguen entre pecado e iniquidad cuando piden a Dios que perdone a ambos. Salmo 32:5; 38:18; 51:2; 85:2. 5 Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Confesaré, dije, contra mí mis rebeliones á Jehová; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. 18 Por tanto denunciaré mi maldad; Congojaréme por mi pecado. 2 Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado. 2 Perdonaste la iniquidad de tu pueblo; Todos los pecados de ellos cubriste.


Nuestro anhelo es obedecer y agradar a Dios, pero a veces nos encontramos haciendo aquello que al Señor desagrada, y enfrentamos tristes consecuencias…

Pecado, rebelión e iniquidad son cosas que debemos enfrentar y cada una es diferente (pecado: desobedecer la ley de Dios, es decir sus mandamientos; rebelión: desobediencia al gobierno (autoridad) de Dios; la iniquidad es más profunda, y tiene que ver con nuestro ADN espiritual.

  1. Tal vez todavía nos estamos preguntando ¿QUÉ ES LA INIQUIDAD?

Inclinación al pecado con terquedad. Maldad adquirida o heredada. Pecados ocultos, patrón de mala conducta. Pecado repetitivo. Perversión.

Isaías 59:1-2. He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni hace agravado su oído para oír: 2 Mas vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar su rostro de vosotros, para no oír.  La iniquidad es la conducta repetitiva de pecado, patrón de conducta que toma asidero en nuestra forma de ser y pasa de una generación a otra. Lo que nos impulsa a hacer lo que no queremos hacer; aquello que hace que nos inclinemos o cedamos ante su naturaleza destructora.

Es una semilla destructora que pasa de una generación a otra, arraigándose cada vez más hasta que queda como un pecado escrito en nuestros corazones: Jeremías 17:1. EL pecado de Judá escrito está con cincel de hierro, y con punta de diamante: esculpido está en la tabla de su corazón, y en los lados de vuestros altares.

2) Herencias de iniquidad: Éxodo 34:6-7.6 Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: Jehová, Jehová, fuerte, misericordioso, y piadoso; tardo para la ira, y grande en benignidad y verdad; 7 Que guarda la misericordia en millares, que perdona la iniquidad, la rebelión, y el pecado, y que de ningún modo justificará al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, sobre los terceros, y sobre los cuartos.

a) Pecado sexual.

Considerando la herencia: Recordemos que Rahab la ramera de Jericó, fue bisabuela de David quien tomó a Betsabe, esposa de Urías, el hijo de David Amnón violó a su hermana; Absalón su tercer hijo tomó las esposas de su padre, y Salomón tuvo 300 esposas y 700 concubinas. Tengamos presente por ejemplo que el abuso sexual es periódico, recurrente, gradual, sucesivo, constante, cíclico. Por supuesto en Cristo tenemos hallamos libertad.

b) Enfermedad.

Podemos notar que el medico muchas veces pregunta ¿alguien en la familia ha sufrido esto o aquello? ¿Sus padres o abuelos han padecido esto? Vemos también casos donde bisabuelo sufrió cáncer o una enfermedad mental o sicológica, el abuelo y los padres también, y en la generación presente hay indicios de lo mismo hay una transmisión genética física, y creemos que también espiritual.

Pablo le dijo a Timoteo: 2 Timoteo 1:5. Trayendo á la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual residió primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice; y estoy cierto que en ti también.

c) Ocultismo, idolatría y pecados familiares.

1: Bisabuelos que practicaron la brujería, abuelos y padres que lo hicieron, y vemos a creyentes que todavía consultan magos, hacen practicas ocultistas, se hacen leer la mano, van a qué les hagan rezos, etc., sabiendo que esto es abominación a Jehová.

2: Podemos ver que los pecados que Israel había vivido en Egipto por generaciones eran los que estaban practicando en el desierto, por ejemplo: El culto al buey Apis. Ellos ya habían participado del Cordero Pascual, pero seguían con Egipto en el corazón, querían volver se allá ante la más mínima dificultad por eso el cristiano a veces ante la primera dificultad quiere volver al mundo Egipcio.

3: Vemos el caso de Abraham que mintió respecto a su esposa diciendo que era su hermana, su hijo Isaac hizo lo mismo ambos lo hicieron por miedo a perder su vida, y la tercera generación que nace es Jacob cuyo nombre significa engañador, suplantador.

Pero, Jacob tuvo un encuentro con Dios y fue transformado por el poder del Señor, y su descendiente José, fue integro, usado poderosamente por Dios, y llegó a ser el segundo gobernante en el imperio Egipcio.

d) Violencia y muerte. Salmo 58:2-5.2 Antes con el corazón obráis iniquidades: Hacéis pesar la violencia de vuestras manos en la tierra. 3 Enajenáronse los impíos desde la matriz; Descarriáronse desde el vientre, hablando mentira. 4 Veneno tienen semejante al veneno de la serpiente: Son como áspide sordo que cierra su oído; 5 Que no oye la voz de los que encantan, Por más hábil que el encantador sea.

Este pasaje nos habla de muchas cosas:

1) Violencia en la tierra reflexionemos en la sangre derramada por nuestros antepasados.

2) La frase desde la matriz, desde que nacieron nos hace pensar en aquellos cosas que traemos desde antes de nacer y que no sabemos.

3) Veneno tienen como veneno de serpiente nos lleva a pensar en la iniquidad escondida pero que luego sale como el veneno de la serpiente para dar a luz muerte.

4) Son como la serpiente que no oye la voz del encantador nos habla de que la iniquidad puede cerrar los oídos para no oír la voz de Dios, porque recordemos que iniquidad es: inclinación al pecado con terquedad. La persona no oye o cierra su oído para no oír. Lucas 11:47-51.47 Ay de vosotros! qué edificáis los sepulcros de los profetas, y los mataron vuestros padres. 48 De cierto dais testimonio que consentís en los hechos de vuestros padres; porque á la verdad ellos los mataron, mas vosotros edificáis sus sepulcros. 49 Por tanto, la sabiduría de Dios también dijo: Enviaré á ellos profetas y apóstoles; y de ellos á unos matarán y á otros perseguirán; 50 Para que de esta generación sea demandada la sangre de todos los profetas, que ha sido derramada desde la fundación del mundo; 51 Desde la sangre de Abel, hasta la sangre de Zacarías, que murió entre el altar y el templo: así os digo, será demandada de esta generación.

3) ¿Cómo derrotar la iniquidad? Salmo 32:5. Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Confesaré, dije, contra mí mis rebeliones á Jehová; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado.

a) Identificarla,

b) Confesarla y pedir perdón lo vemos por ejemplo en Esdras, Daniel, etc.

c) Rechazarla y declarar bendición sobre nuestra casa hay poder en tus palabras.

Esta es una pequeña lista de iniquidades:

Tal vez fácil de Reconocer: Pecados familiares: Sexuales, perversiones, inmoralidad, divorcio, masturbación, incesto, homosexualismo, pornografía, etc.  Malos hábitos: Comida, alcoholismo, cigarro, droga, vicios, todo lo que perjudique la salud y agreda a otras personas, debilidades tendencias al dinero excesivo, lujos excesivos, despilfarro, propiedades, bienes materiales de una manera egoísta, tendencia: Maltrato, abuso, desprecio, ocultismo, religiosidad, control de la gente, etc.

Algunas veces difícil de reconocer: Pecado Familiares: odio a los padres o familiares, enojo, maledicencias, quejas continuas, chisme, murmuración, altanería, brujería, espiritismo, ocultismo, satanismo, control de la mente, control sobre las personas, amargura, lascivia, gritería, racismo, celos, egoísmo, hablar mal de los demás y de las cosas, maldecir, etc.

Pidamos al Espíritu Santo que revele esos pecados ocultos, esas tendencias de maldad en nosotros y en tu familia, que llevan a pecar y que trajeron, y que te traen y traerán consecuencias funestas a nuestra vida y familia, maldición. Es una cadena de pecar, que por el poder de Dios se puede romper, porque para esto apareció el Hijo de Dios para deshacer las obras del diablo.

Entendamos que el corazón que maquina pensamientos inicuos es el corazón de una persona que no puede estar maquinando lo malo, la maldad y las cosas contrarias a la bondad de Dios ¿En que estas pensando?, ¿En qué dedicas tu tiempo al momento de pensar? ¿Qué cosas planeas? La palabra dice: En esto pensad: en todo lo puro, lo bueno y agradable a Dios.

Nuestro pensamiento tiene que ser analizado siempre. No puedes evitar que los pensamientos vengan a tu cabeza como ya lo dijimos anteriormente, así como no puedes evitar que las aves vuelen sobre ella; pero sí puedes evitar que hagan un nido sobre tu cabeza. De igual forma puedes evitar que esos pensamientos que llegan a tu mente se aniden en tu corazón. Tú tienes decisión sobre ellos, puedes hablarles y reprenderles en el nombre de Jesús, llevándolos cautivos a la obediencia en Cristo Jesús.

Conspirar, tramar algo con malas intenciones. Isaías 55:7. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos; y vuélvase á Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Dios conoce los pensamientos del hombre. Aparta de Dios: vuélvase a Jehová. Mateo 15:19. Porque del corazón salen los malos pensamientos, muertes, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias. Del corazón salen las maquinaciones.

5. Los pies presurosos para correr al mal

Aquellos cuyos pies se apresuran a precipitarse hacia el mal, no muestran resistencia alguna al pecado y perecerán.

La Palabra nos dice: Efesios 5:11. Y no comuniquéis con las obras infructuosas de las tinieblas; sino antes bien redargüidlas.

Gálatas 5:16. Digo pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis la concupiscencia de la carne.

Efesios 4:30. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual estáis sellados para el día de la redención.

Debemos hacer lo que nos dice el Señor, a través del apóstol.  Santiago 4:7. Someteos pues á Dios; resistid al diablo, y de vosotros huirá.

Debemos de saber, entender y corregir sobre los pies presurosos para correr al mal, los cuales corren por el camino de su propia destrucción.

La expresión pies denotan al hombre que es ansioso para hacer todo tipo de mal, o sea una persona que siempre esta dispuesta para la maldad.

No se meta en donde no le han llamado. A esas citas es mejor llegar tarde o nunca llegar. Dese prisa pero para servir a Dios.

En otras versiones dicen: Pies ligeros, Pies rápidos, Pies raudos, Correr rápidamente.

Salmos 10:2-16.2 Con arrogancia el malo persigue al pobre: Serán cogidos en los artificios que han ideado. 3 Por cuanto se alaba el malo del deseo de su alma, Y bendice al codicioso ó quien Jehová aborrece. 4 El malo, por la altivez de su rostro, no busca á Dios: No hay Dios en todos sus pensamientos. 5 Sus caminos son viciosos en todo tiempo: Tus juicios los tiene muy lejos de su vista: Echa bocanadas en orden á todos sus enemigos. 6 Dice en su corazón: No seré movido en ningún tiempo, Ni jamás me alcanzará el infortunio. 7 Llena está su boca de maldición, y de engaños y fraude: Debajo de su lengua, vejación y maldad. 8 Está en las guaridas de las aldeas: En los escondrijos mata al inocente: Sus ojos están acechando al pobre. 9 Acecha en oculto, como el león desde su cama: Acecha para arrebatar al pobre: Arrebata al pobre trayéndolo á su red. 10 Encógese, agáchase, Y caen en sus fuerzas muchos desdichados. 11 Dice en su corazón: Dios está olvidado, Ha encubierto su rostro; nunca lo verá. 12 Levántate, oh Jehová Dios, alza tu mano, No te olvides de los pobres. 13 ¿Por qué irrita el malo á Dios? En su corazón ha dicho que no lo inquirirás. 14 Tú lo tienes visto: porque tú miras el trabajo, y la vejación, para vengar le por tu mano: A ti se acoge el pobre, Tú eres el amparo del huérfano. 15 Quebranta el brazo del malo: Del maligno buscarás su maldad, hasta que ninguna halles. 16 Jehová, Rey eterno y perpetuo: De su tierra fueron destruídas las gentes.

La quinta cosa que detesta Dios, los pies que corren presurosos al mal, es una consecuencia del pecado anterior, tal como nos lo explica Isaías 59:7. Sus pies corren al mal, y se apresuran para derramar la sangre inocente; sus pensamientos, pensamientos de iniquidad, destrucción y quebrantamiento en sus caminos.

La expresión pies denotan al hombre que es ansioso para hacer todo tipo de mal, o sea una persona que siempre esta dispuesta para la maldad.

Hay personas que indudablemente tienen atracción hacia el mal. Quizá por su pasado, el mal ejemplo recibido en sus casas, el desconocimiento total de Dios, y el desconocimiento de cualquier valor moral, social, o la falta de educación. Quizá la persona que jamás ha recibido amor se conforme con la maldad que el mundo y satanás ofrecen. El diccionario define al malvado como: Persona astuta, sagaz, que tiene sutileza y maña aun en las cosas buenas. Pero el proverbio dice que es una persona que corre presurosa al mal. Es decir que es la persona que definitivamente no sabe lo que esta haciendo, ni a donde va. El destino de todos los malvados es el mismo: los malvados son rechazados, estigmatizados, y segregados. Por lo general, terminan mal.

Job 11:20. Mas los ojos de los malos se consumirán, Y no tendrán refugio; Y su esperanza será agonía del alma.

El malvado que hace una y otra vez el mal llega a crearse un hábito y a sentir una fuerte inclinación a hacer el mal a los demás, que los impulsa a hacerlo tan pronto como se les presenta la ocasión.

1. Los pies se apresuran a ejecutar las intenciones perversas del corazón.

2. Los pies van a donde el corazón ya ha llegado.

3. ¿Qué podemos hacer para que nuestro corazón sea siempre bueno?

a. La respuesta se halla en guardar la Palabra de Dios en el corazón.

Salmo 119:9-11.9 ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. 10 Con todo mi corazón te he buscado: No me dejes divagar de tus mandamientos. 11 En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.

b. El pecado nos aleja de la Biblia, y la Biblia nos guarda del pecado.

4. Ninguna cura para el pecado en la vida es igual a la Palabra en el corazón.

¿Sabía usted que nuestros miembros solo obedecen a lo que nuestro corazón le ordena? Y otra cosa que Dios aborrece son los pies que se apresuran hacer el mal.

Dios lo declara así:  Isaías 59:7. Sus pies corren al mal, y se apresuran para derramar la sangre inocente; sus pensamientos, pensamientos de iniquidad, destrucción y quebrantamiento en sus caminos.

Los pies son el medio por el cual nos desplazamos de un lugar a otro y según sea el deseo de nuestro corazón ahí nos conducirán. Algunos se encaminan a robar, a matar, a prostituirse, a drogarse o emborracharse, etc. Jesús da una solución a este mal.

Él dice:  Marcos 9:45. Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo: mejor te es entrar á la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en la Gehenna, al fuego que no puede ser apagado.

¿Y tú Hno. Hacia donde te encaminas?

Un corazón que maquina planes perversos, pies que corren rápidamente hacia el mal.

Proverbios 1:16. Porque sus pies correrán al mal, E irán presurosos á derramar sangre.

Los pies presurosos para correr al mal, los cuales corren por el camino de su propia destrucción.

Los pies presurosos para correr al mal. Esto se refiere a esa clase de gente que no tienen temor, ni se detienen a pensar para hacer el mal, simplemente lo hace de manera muy ligera en su vida, se mezclan con lo malo, en las malas conversaciones, y finalmente se dejan envolver del mal.

La palabra nos dice que es mejor que perdamos un miembro de nuestro cuerpo, a que nos perdamos por completo Mateo 18:9-10. 9 Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo y échalo de ti: mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno del fuego. 10 Mirad no tengáis en poco á alguno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre la faz de mi Padre que está en los cielos. Esto se refiere a que, aunque tengamos que cortar con cosas que son parte de nuestra vida, como un trabajo, amistades, familia, entre otras cosas, si nos son ocasión de caer, es mejor que cortemos con eso para que no se pierda todo nuestro cuerpo o perdamos la vida eterna.

Es necesario tener el carácter para decidir sobre nuestras acciones y aunque venga la tentación, el pecado y los deseos engañosos, fortalecidos en Dios podemos decirle no y resistirnos, porque así como viene la tentación, el Señor también te da la salida de ella.

Ahora que estamos leyendo todo esto, podemos entender que nos quiere decir nuestro Señor que es los pies presurosos para correr al mal. Esto se refiere a esa clase de gente que no tienen temor, ni se detienen a pensar para hacer el mal, simplemente lo hace de manera muy ligera en su vida, se mezclan con lo malo, en las malas conversaciones, y finalmente se dejan envolver del mal.

La palabra nos dice que es mejor que perdamos un miembro de nuestro cuerpo, a que nos perdamos por completo, y esto se refiere a que, como lo dijimos anteriormente aunque tengamos que cortar con cosas que son parte de nuestra vida, como un trabajo, amistades, familia, entre otras cosas, si nos son ocasión de caer, es mejor que cortemos con eso para que no se pierda todo nuestro cuerpo o se pierda la vida eterna.

Es necesario tener el carácter para decidir sobre nuestras acciones y aunque venga la tentación, el pecado y los deseos engañosos, fortalecidos en Dios podemos decirle no y resistirnos, porque así como viene la tentación, el Señor también te da la salida de ella.

El gran problema es que muchos cristianos estamos calzados con el apresto de la diversión, con el apresto del trabajo, con el apresto del deporte, nuestro pies están listos para correr al mal.

Dios aborrece los pies presurosos para correr al mal, y mucho mas si esos pies son los de Sus hijos, pues no tenemos la disposición de ir y predicar el evangelio, no tenemos el apresto, la disposición para trabajar para Él.

Los pies presurosos hacia el mal es una referencia a la codicia y la ganancia deshonesta.

Así que tenemos ahora a los pies que corren presurosos al mal. ¿Sabe, amigo oyente, que el corazón abre el camino que van a recorrer los pies? Es interesante notar lo que nos dice: Isaías 59:7. Sus pies corren al mal, y se apresuran para derramar la sangre inocente; sus pensamientos, pensamientos de iniquidad, destrucción y quebrantamiento en sus caminos. Esta es una de lo de la lista de las cosas que Dios dice que aborrece.

Cuando los pies nos hacen correr a practicar algo que no es conforme a lo que Dios manda, debemos preguntarnos ¿Qué haría el Señor Jesús cuando los fariseos le incitaban a juntarse con ellos dejando a los publicanos, pecadores y rameras? ¿Se Juntó con ellos?, No, ¿se unió en sus desobediencias a los enfermos espiritualmente? No, ¿los ignoro a ambos y busco a unos mejores que ambos grupos? No, ¿qué hizo? Murió por los pecados de los dos grupos y aun por tus pecados y los míos.

6. El testigo falso que habla mentiras

Empezaremos este tema comentando que la palabra mentira se encuentra 86 veces en la biblia a lo largo del Antiguo y el Nuevo testamento, la palabra mentir solo cinco veces, la palabra mentiroso 17 veces, la palabra mentirosos solo 11 veces y así nos la podríamos pasar, pero el motivo de este tema es: ¿es pecado la mentira?

Pues claro que es pecado la mentira, sea chica o grande, blanca o negra, sea por el motivo que sea, a Dios le desagrada la mentira, y sobre todo la persona que la práctica.

Cristo nos ordena ser absolutamente veraces y desechar la mentira en todas sus formas: engaño, falso testimonio, hipocresía, fingimiento, exageración, calumnia, deshonestidad, fraude, incumplimiento injustificado, falsificación, disimulo y en todas las áreas de nuestra vida, aun cuando eso signifique sufrimiento por hacer su voluntad. toda mentira debe ser confesada, aclarando la verdad a las personas afectadas. El destino de los mentirosos es el infierno

Pues como vemos el mentir no es cosa ligera ni mucho menos, debemos tener mucho cuidado cuando somos hijos, cuidadito con mentir a nuestros padres, a nuestros maestros, al pastor, a los diáconos, al instructor, a todas aquellas personas que nos rodean, ahora como esposos o esposas según sea el caso.

Cuidadito con mentirle a nuestro cónyuge, a nuestro jefe en el trabajo, porque cuando somos descubiertos en alguna mentira, será difícil que vuelvan a creernos, sobre todo si tenemos el hábito de mentir.

Cuando salimos tarde de la casa para ir al trabajo, siempre le echamos la culpa al tráfico, al bebé, a la esposa que no hizo temprano el desayuno, y cosas por el estilo, haciendo esto realmente estamos desagradando a Dios, y nos estamos convirtiendo en hijos de satanás.

Así lo dijo Cristo en: Juan 8:44. Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. Él, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Y nosotros al mentir en cualquiera cosa que digamos nos estamos constituyendo en hijos del diablo.

¿Es esto lo que queremos para nuestras vidas hermanos en Cristo? Yo creo que no, por eso los invitamos a reflexionar sobre este tema tan delicado.

Aparentemente el mentir de vez en cuando no es malo, el decir mentirillas blanca a nadie le afecta, claro que sí, le afecta a Ud. y a su familia; como dijimos al principio, la cantidad de veces que aparece la palabra mentira y sus derivados son muchos, por eso los invitamos a acercarnos más a Dios, y pedirle perdón por las mentiras que hemos dicho.

Hermanos, el mentir realmente se hace un habito tan difícil de desarraigar, pero el que esto escribe es testigo que si se puede. Yo era una persona muy mentirosa en extremo, todo por causa del trabajo, pero cuando me di cuenta de que el mentir solo me traía maldición a mi vida, decidí ser veraz, aparte que se siente una paz interna, porque como dice el dicho solo quien habla con la verdad, puede darse el lujo de olvidar lo que dijo.

No así el mentiroso que debe tener muy buena, pero muy buena memoria para recordar lo que dijo ayer o antier, y poder repetir su mentira para que no lo señalen de mentiroso.

En el momento que nuestro Señor Jesucristo fue enjuiciado, le buscaron falsos testigos y en otras ocasiones cuando juzgaban a Pedro también hubo falsos testigos. La gente comienza a emitir juicio acerca de otros de manera falsa, sin saber ni tener la seguridad de lo que dice, entonces se da a la tarea de murmurar al otro y a sembrar cizaña en lugar de unidad para manipular las situaciones a su antojo.

El testigo falso es un colateral hacía unos cuantos o hacia uno en particular, pero está enganchado a un propósito maligno de dañar a alguien para beneficiarse de ello y no le importan las almas, que es lo que Dios ama. Son personas que se venden y no son fieles a nadie ni a nada, solo a sus propios beneficios y conveniencia.

Cuando la palabra habla de 6 cosas que aborrece Dios y una séptima le es abominable, hay una séptima que Dios la toma muy en cuenta y está muy pendiente de ello. Esa séptima es algo que quizá parezca muy sencillo, algo que quizá no se vea tan grande, pero el Señor está pendiente de ello.

Según una de las fábulas de Esopo, una anciana que estaba a punto de perder la vista ofreció a un médico una jugosa recompensa a cambio de un tratamiento que le mejore la vista.

El médico, quien además de médico era un ladrón y mentiroso consumado, solamente se limitaba a untar aceite en los ojos de la anciana y mientras ésta tenía los ojos cerrados, aprovechaba para llevarse una a una las cosas de valor que la anciana tenía en su casa.

Cuando ya no quedaban más cosas que llevarse, el médico dijo a la anciana que el tratamiento había terminado y reclamó la recompensa acordada. Pero la anciana rehusó realizar el pago, por lo cual el médico le llevó a los tribunales de justicia.

En su defensa, la anciana decía a los magistrados: En verdad prometí pagar esa recompensa, pero siempre y cuando me mejoré la vista. Pues sucede que antes del tratamiento, al menos veía borrosamente las cosas de mi casa, en cambio ahora, ¡no las veo en absoluto! La mentira es como un bumerang, siempre halla la forma de regresar para golpear al mentiroso.

La mentira es la expresión o manifestación contraria a lo que se sabe o se cree, o se piensa. La Biblia habla mucho sobre la mentira, porque la mentira no debe ser parte de la vida auténticamente cristiana.

La Biblia prohíbe la mentira. Colosenses 3:9. No mintáis los unos á los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos

Las Escrituras Biblia dicen que Dios odia la mentira, como ya lo leímos siendo de las cosas que Dios detesta, lo pudimos leer en el título de estos escritos y lo podemos encontrar en Proverbios 6:16-19. El testigo falso que habla mentiras.

La mentira está justamente entre las cosas que odia Jehová. La Biblia dice que Dios abomina la mentira. Proverbios 12:22. Los labios mentirosos son abominación á Jehová: Mas los obradores de verdad su contentamiento.

La Palabra de Dios dice que la mentira afecta la comunión con Dios. Isaías 59:2-3. 2 Mas vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar su rostro de vosotros, para no oír. 3 Porque vuestras manos están contaminadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad; vuestros labios pronuncian mentira, habla maldad vuestra lengua.

Las Sagradas Escrituras dice que el diablo es el padre de la mentira. Juan 8:44. Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. Él, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

La Biblia dice que el diablo induce a los hombres a la mentira. Hechos 5:3. Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué ha llenado satanás tu corazón á que mintieses al Espíritu Santo, y defraudases del precio de la heredad?

Estos son sólo unos pocos ejemplos de lo que la Biblia declara acerca de la mentira. ¿Cuál debería ser la actitud de los creyentes hacia la mentira? La Biblia nos da la información al respecto. Debemos aborrecerla. Salmo 119:163. La mentira aborrezco y abomino: Tu ley amo.

Además de aborrecerla, los creyentes debemos evitarla. Hablando del pueblo escogido de Dios, el profeta dice lo siguiente Sofonías 3:13. El resto de Israel no hará iniquidad, ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa: porque ellos serán apacentados y dormirán, y no habrá quien los espante.

Los creyentes también debemos evitar el intimar con los mentirosos, no sólo para no ser víctimas de alguna mentira, sino para no contagiarnos de ellos pensando que la mentira es una buena manera de obtener las cosas que se desea.

Esta es la recomendación de David. Salmo 40:4. Bienaventurado el hombre que puso á Jehová por su confianza, Y no mira á los soberbios, ni á los que declinan á la mentira.

En otro pasaje del mismo libro, Salmo 101:7. No habitará dentro de mi casa el que hace fraude: El que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos.

Es tan sencillo deslizarse por el barranco de la mentira, que la Biblia aconseja a los creyentes a orar a Dios pidiendo no caer en la mentira. Salmo 119:29. Aparta de mí camino de mentira; Y hazme la gracia de tu ley.

Cuánta razón tenía David al orar a Dios pidiendo que ponga guarda a su boca. Salmo 141:3. Pon, oh Jehová, guarda á mi boca: Guarda la puerta de mis labios.

La mentira simplemente no es conveniente para los que están en posición de autoridad. Proverbios 17:7. No conviene al necio la altilocuencia: Cuánto menos al príncipe el labio mentiroso!

Cuando este texto nos habla de un príncipe, está refiriéndose a alguien con autoridad. Pero no olvide que los creyentes somos, en un sentido espiritual, reyes y sacerdotes de Dios nuestro Padre. Si la mentira no es conveniente para un príncipe terrenal, cuánto menos para un rey y sacerdote espiritual, como somos los creyentes. Esas son las principales actitudes hacia la mentira que un creyente debe formar en su vida. La mentira es en extremo peligrosa.

Note a lo que puede conducir. Lleva a profunda aflicción a los que son víctimas. Proverbios 26:28. La falsa lengua atormenta al que aborrece: Y la boca lisonjera hace resbaladero.

Es probable que Usted haya probado ya el trago amargo de alguna mentira dicha por alguien en su contra. La tendencia natural es a buscar al que propagó la mentira para darle su merecido, o hacer algo para que a todos les conste que lo que se dijo es mentira. Pero no ceda a este impulso. Lo único que logrará es hacer más grande la herida. Lo mejor es dejar la situación en las manos del Señor.

Deje que Él pelee por Usted. Deje que Él se encargue de lavar su nombre de la mancha causada por la mentira. Así es, la mentira conduce a la aflicción a sus víctimas. La mentira también conduce a una multiplicación de mentira. El que miente una vez debe necesariamente mentir otra vez para cubrir la primera mentira. De esta manera se produce una multiplicación de mentira. Esto sin contar con que el mentiroso es como un imán para atraer a la mentira.

Proverbios 17:4. El malo está atento al labio inicuo; Y el mentiroso escucha á la lengua detractora.

La mentira también conduce a ofensas mucho más graves. Oseas 4:2. Perjurar, y mentir, y matar, y hurtar y adulterar prevalecieron, y sangres se tocaron con sangres.

La mentira es solo un comienzo de una larga cadena de males que pueden llegar inclusive al asesinato.

También la mentira puede producir un éxito pasajero, el cual es solo presagio del desastre inminente. Proverbios 21:6

El mentiroso se contenta por el aparente éxito de su mentira. Lo que no se da cuenta es que a la vuelta de la esquina está el precipicio donde irán a parar sus huesos cuando caiga en él. La mentira nunca trae beneficio duradero amado hermano.

La mentira también conduce a la exclusión del cielo. Los mentirosos no tendrán parte en el cielo. Apocalipsis 21:27. No entrará en ella ninguna cosa sucia, ó que hace abominación y mentira; sino solamente los que están escritos en el libro de la vida del Cordero.

En concordancia con esto, la Biblia muestra que la mentira conduce al lago de fuego. Apocalipsis 21:8. Mas á los temerosos é incrédulos, á los abominables y homicidas, á los fornicarios y hechiceros, y á los idólatras, y á todos los mentirosos, su parte será en el lago ardiendo con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

Es el castigo final de Dios a los mentirosos. Salmo 5:6. Destruirás á los que hablan mentira: Al hombre de sangres y de engaño abominará Jehová.

Una vez que hemos visto todo esto que declara la Biblia acerca de la mentira, es obvio que debemos hacer lo que sea necesario para librarnos de la mentira.

La sugerencia es reconocer que la mentira es pecado. Si desea librase de la mentira, mírela como Dios la ve, como un pecado, mas no como una debilidad o una mala costumbre, o como una exageración, o algo parecido.

Una vez que ha reconocido la mentira como pecado, es necesario que lo confiese a Dios como tal. Hable con Dios y dígale: Soy mentiroso. Dije esto o aquello, o hice esto o aquello. No se justifique. Cada vez que mienta, vaya a la presencia de Dios para confesarla. En algún momento conseguirá pensar antes de mentir, para evitar la mentira.

Después debe comprometerse delante de Dios a no mentir aunque ponga en riesgo su vida. Odie la mentira y resista mentir a cualquier precio. Además debe orar a Dios para que le libre de la mentira. Así como David quien pedía a Dios que le libre de entrar en el camino de mentira y también pedía a Dios que ponga guarda a sus labios para que jamás salga de su boca una mentira.

Cada día debería adoptar la costumbre de rogar a Dios en oración que la mentira esté lejos de su vida. Si a pesar de todo, cae en la mentira, no piense que todo ha terminado o que no puede luchar contra la mentira. Quebrántese delante de Dios en oración y confiese su pecado y deje que Dios le levante para volver a caminar en la verdad.

No olvide que otra característica de la vida auténticamente cristiana es la ausencia de la mentira.

La mentira es uno de los pecados más generalizados en nuestra sociedad, hasta tal punto que la conciencia de muchos cristianos se ha insensibilizado y debilitado con respecto a este pecado.

Mucha gente cree que es imposible vivir sin mentir, por esa razón la mayoría se justifica al hacerlo, pero toda justificación es ilusoria y carece de todo fundamento, pues la falsedad y la mentira son inmorales y contrarias a la conducta que Dios requiere de sus hijos.

1. ¿Qué es la mentira?

La mentira es la afirmación o negación de una cosa, cuando en realidad es diferente o contraria a la verdad.

Su esencia es el engaño al prójimo y su gravedad depende del grado de egoísmo o maldad que la engendra.

Es una manifestación de la naturaleza caída del hombre.

Puede ser una expresión espontánea, como una salida o recurso fácil en un momento concreto, o un engaño fríamente calculado o premeditado. Es decir, puede ser generada por una actitud descuidada y fantasiosa en nuestro modo de pensar y de hablar o por un engaño deliberado.

Mentir se convierte fácilmente en un hábito, hasta el punto de volver casi insensible la conciencia del mentiroso.

Este es un pecado que se manifiesta desde los primeros años de vida. Debemos acostumbrarnos a decir siempre y de forma intencionada la verdad y acostumbrar a los niños a ser veraces desde pequeños.

Dios condenó este mal tan común en la sociedad desde el principio y así lo manifestó en los diez mandamientos:

Éxodo 20:16. No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

Uno de los frutos más evidentes de nuestra conversión a Cristo es dejar de mentir.
La falsedad y el engaño son muy perjudiciales en la relación entre los discípulos de Cristo. Fomenta la desconfianza, el recelo, la duda, la incredulidad y la sospecha.

Además destruye la comunión y el clima de fe, de amor y de unidad y es un pésimo testimonio ante el mundo.

Efesios 4:25. Por lo cual, dejada la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

2. Diferentes formas de la mentira y el engaño

El Señor nos enseña a desechar la mentira y el engaño en todas sus variantes y formas.

1 Pedro 2:1. Dejando pues toda malicia, y todo engaño, y fingimientos, y envidias, y todas las detracciones.

Esto incluye: Falso testimonio, engaño, hipocresía, exageración, calumnias, deshonestidad, fingimiento, incumplimiento, fraudes, falsificación, excusas, doble vida, pecado encubierto, disimulos.

Debemos desecharlas de todas las áreas de nuestra vida, ya sea en el hogar como en el trabajo, con los amigos, la iglesia, la escuela, es decir de todo ámbito y relación.

Nuestra conducta debe caracterizarse por la honestidad, la honradez, la integridad, la sinceridad, la transparencia y la veracidad.

Una sociedad asentada sobre el engaño. Una sociedad asentada sobre la mentira y el engaño está destinada a desmoronarse.

Debemos de saber sobre las causas y ejemplos del engaño y la mentira que podemos leer en la Biblia. Algunas.

Génesis 3:4. Entonces la serpiente dijo á la mujer: No moriréis. Satanás engaña a Eva para poder destruirla.

Génesis 4:9. Y Jehová dijo á Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé; ¿soy yo guarda de mi hermano? Caín miente a Dios para ocultar su pecado.

Génesis 12:11. Y aconteció que cuando estaba para entrar en Egipto, dijo á Sarai su mujer: He aquí, ahora conozco que eres mujer hermosa de vista. Abraham miente ante el Faraón por temor a que lo maten.

Génesis 27:28. Dios, pues, te dé del rocío del cielo, Y de las grosuras de la tierra, Y abundancia de trigo y de mosto. Jacob engaña a su padre Isaac, para quedarse con la bendición de Esaú.

Génesis 37:32. Y enviaron la ropa de colores y trajéronla á su padre, y dijeron: Esta hemos hallado, reconoce ahora si es ó no la ropa de tu hijo. Los hermanos de José engañan a su padre Jacob para ocultar su maldad.

Mateo 2:8. Y enviándolos á Bethlehem, dijo: Andad allá, y preguntad con diligencia por el niño; y después que le hallareis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore. Herodes engaña a los magos para poder matar a Jesús.

Mateo 26:59. Y los príncipes de los sacerdotes, y los ancianos, y todo el consejo, buscaban falso testimonio contra Jesús, para entregale á la muerte. Los judíos acusan falsamente a Jesús por celos.

Lucas 23:2. Y comenzaron á acusarle, diciendo: A éste hemos hallado que pervierte la nación, y que veda dar tributo á César, diciendo que Él es el Cristo, el rey. Los judíos acusan a Jesús por celos y odio.

Hechos 5:1-2. Mas un varón llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una posesión, 2 Y defraudó del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo una parte, púsola á los pies de los apóstoles. Ananías y Safira mienten a Pedro y a la Iglesia para mostrar una mayor consagración ante los demás.

También se suele mentir por las siguientes razones.

Para obtener injustas ventajas económicas, ganancias deshonestas o para robar a otros.

Para evitar el sufrimiento. Para exaltarse a uno mismo. Para evitar un castigo o disciplina. Por avaricia o amor al dinero. Para humillar a otros, por causa de celos o envidia. Para aparentar lo que no se es, etc.

3. Dios prohíbe y condena el engaño y la mentira. No debemos engañar, mentir ni jurar falsamente.

Levítico 19:11-12. 11 No hurtaréis, y no engañaréis, ni mentiréis ninguno á su prójimo. 12 Y no juraréis en mi nombre con mentira, ni profanarás el nombre de tu Dios: Yo Jehová. Dios abomina y destruirá al mentiroso y engañador.
Salmo 5:6. Destruirás á los que hablan mentira: Al hombre de sangres y de engaño abominará Jehová.

Dios aborrece la mentira y la falsedad.

Proverbios 6:19. El testigo falso que habla mentiras, Y el que enciende rencillas entre los hermanos.

Proverbios 12:22. Los labios mentirosos son abominación á Jehová: Mas los obradores de verdad su contentamiento.

Dios abomina las pesas y medidas falsas.

Proverbios 20:10. Doble pesa y doble medida, Abominación son á Jehová ambas cosas.

Las mentiras corrompen al hombre.

Mateo 15:18-20. 18 Mas lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. 19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, muertes, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias. 20 Estas cosas son las que contaminan al hombre: que comer con las manos por lavar no contamina al hombre.

Mateo 7:21-23. 21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos: mas el que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre lanzamos demonios, y en tu nombre hicimos mucho milagros? 23 Y entonces les protestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad.

La mentira es la esencia del mismo diablo.

Juan 8:44. Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. Él, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

El engaño y la mentira evidencian la degradación del hombre.

Proverbio 26:24-28. 24 Otro parece en los labios al que aborrece; Mas en su interior pone engaño. 25 Cuando hablare amigablemente, no le creas; Porque siete abominaciones hay en su corazón. 26 Encúbrese el odio con disimulo; Mas su malicia será descubierta en la congregación. 27 El que cavare sima, caerá en ella: Y el que revuelva la piedra, á él volverá. 28 La falsa lengua atormenta al que aborrece: Y la boca lisonjera hace resbaladero.

Salmo 58:3. Enajenáronse los impíos desde la matriz; Descarriáronse desde el vientre, hablando mentira.

Salmo 62:4. Solamente consultan de arrojarle de su grandeza; Aman la mentira, Con su boca bendicen, pero maldicen en sus entrañas.

Jeremías 9:3-6. 3 E hicieron que su lengua, como su arco, tirase mentira; y no se fortalecieron por verdad en la tierra: porque de mal en mal procedieron, y me han desconocido, dice Jehová. 4 Guárdese cada uno de su compañero, ni en ningún hermano tenga confianza: porque todo hermano engaña con falacia, y todo compañero anda con falsedades. 5 Y cada uno engaña á su compañero, y no hablan verdad: enseñaron su lengua á hablar mentira, se ocupan de hacer perversamente. 6 Tu morada es en medio de engaño; de muy engañadores no quisieron conocerme, dice Jehová.

Romanos 1:28-32. 28 Y como á ellos no les pareció tener á Dios en su noticia, Dios los entregó á una mente depravada, para hacer lo que no conviene, 29 Estando atestados de toda iniquidad, de fornicación, de malicia, de avaricia, de maldad; llenos de envidia, de homicidios, de contiendas, de engaños, de malignidades; 30 Murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes á los padres, 31 Necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia: 32 Que habiendo entendido el juicio de Dios que los que hacen tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, más aún consienten á los que las hacen.

Son manifestaciones del viejo hombre que debemos desechar.

Colosenses 3:9. No mintáis los unos á los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos.

Efesios 4:22-25. 22 A que dejéis, cuanto á la pasada manera de vivir; el viejo hombre que está viciado conforme á los deseos de error; 23 Y á renovarnos en el espíritu de vuestra mente, 24 Y vestir el nuevo hombre que es criado conforme á Dios en justicia y en santidad de verdad. 25 Por lo cual, dejada la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

1 Pedro 2:1. Dejando pues toda malicia, y todo engaño, y fingimientos, y envidias, y todas las detracciones.

El engaño hace infeliz a quien lo practica.

1 Pedro 3:10. Porque El que quiere amar la vida, Y ver días buenos, Refrene su lengua de mal, Y sus labios no hablen engaño.

Jesús aborrece y condena la hipocresía.

Mateo 15:7-8. 7 Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, diciendo: 8 Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón lejos está de mí.

Mateo 23:27-28. 27 Ay de vosotros, escribas y Fariseos, hipócritas! porque sois semejantes á sepulcros blanqueados, que de fuera, á la verdad, se muestran hermosos, mas de dentro están llenos de huesos de muertos y de toda suciedad. 28 Así también vosotros de fuera, á la verdad, os mostráis justos á los hombres; mas de dentro, llenos estáis de hipocresía é iniquidad.

Los apóstoles amonestan contra el fingimiento.

Romanos 12:9. El amor sea sin fingimiento: aborreciendo lo malo, llegándoos á lo bueno.
1 Pedro 1:22. Habiendo purificado vuestra almas en la obediencia de la verdad, por el Espíritu, en caridad hermanable sin fingimiento, amaos unos á otros entrañablemente de corazón puro.

Los mentirosos serán condenados al fuego eterno.

Apocalipsis 21:8. Mas á los temerosos é incrédulos, á los abominables y homicidas, á los fornicarios y hechiceros, y á los idólatras, y á todos los mentirosos, su parte será en el lago ardiendo con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

Apocalipsis 21:27. No entrará en ella ninguna cosa sucia, ó que hace abominación y mentira; sino solamente los que están escritos en el libro de la vida del Cordero.

Apocalipsis 22:14-15. 14 Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para que su potencia sea en el árbol de la vida, y que entren por las puertas en la ciudad. 15 Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, y los disolutos, y los homicidas, y los idólatras, y cualquiera que ama y hace mentira.

Siempre debemos hablar la verdad.

La posibilidad de comunicar la verdad constituye la virtud esencial de la palabra hablada. El que dice la verdad, se vuelve digno de confianza.

Pero para hablar la verdad, es necesario pensar la verdad y no guiarnos por prejuicios, intereses personales, ilusiones o fantasías.

Cristo nuestro ejemplo.

Isaías 53:9. Y dipúsose con los impíos su sepultura, mas con los ricos fué en su muerte; porque nunca hizo él maldad, ni hubo engaño en su boca.

1 Pedro 2:22. El cual no hizo pecado; ni fué hallado engaño en su boca.

Juan 18:37. Díjole entonces Pilato: ¿Luego rey eres tú? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio á la verdad. Todo aquél que es de la verdad, oye mi voz.

1 Juan 5:20. Empero sabemos que el Hijo de Dios es venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero: y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.

Cristo el Señor nos ordena ser absolutamente veraces vuestro sí sea sí y vuestro no sea no. Mateo 5:37. Mas sea vuestro hablar: Sí, sí; No, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.

Está preparando para sí una Iglesia sin mancha ni arruga. Efesios 5:27. Para presentársela gloriosa para sí, una iglesia que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante; sino que fuese santa y sin mancha.

Como discípulos suyos y parte de su cuerpo, debemos ser absolutamente veraces, sinceros, honestos, honrados, aun cuando eso signifique sufrir, por hacer su voluntad. 1 Pedro 4:15-19. 15 Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, ó ladrón, ó malhechor, ó por meterse en negocios ajenos. 16 Pero si alguno padece como Cristiano, no se avergüence; antes glorifique á Dios en esta parte. 17 Porque es tiempo de que el juicio comience de la casa de Dios: y si primero comienza por nosotros, ¿qué será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? 18 Y si el justo con dificultad se salva; ¿á dónde aparecerá el infiel y el pecador? 19 Y por eso los que son afligidos según la voluntad de Dios, encomiéndenle sus almas, como á fiel Criador, haciendo bien. 1 Pedro 3:17. Porque mejor es que padezcáis haciendo bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo mal. Proverbios 19:22. Contentamiento es á los hombres hacer misericordia: Pero mejor es el pobre que el mentiroso.

El pueblo de Dios debe:

Aborrecer la mentira y falsedad. Salmo 119:104. De tus mandamientos he adquirido inteligencia: Por tanto he aborrecido todo camino de mentira. Proverbios13:5. El justo aborrece la palabra de mentira: Mas el impío se hace odioso é infame.

Orar para ser guardados. Salmo 119:29. Aparta de mí camino de mentira; Y hazme la gracia de tu ley. Proverbios 30:8. Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí. No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan que he menester.

Rechazar a los que practican la mentira y la falsedad. Salmo 40:4. Bienaventurado el hombre que puso á Jehová por su confianza, Y no mira á los soberbios, ni á los que declinan á la mentira. Salmo 101:7. No habitará dentro de mi casa el que hace fraude: El que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos. Salmo 144:11. Redímeme, y sálvame de mano de los hijos extraños, Cuya boca habla vanidad, Y su diestra es diestra de mentira. Efesios 5:11. Y no comuniquéis con las obras infructuosas de las tinieblas; sino antes bien redargüidlas. Romanos 16:17. Y os ruego hermanos, que miréis los que causan disensiones y escándalos contra la doctrina que vosotros habéis aprendido; y apartaos de ellos.

¿Cómo ser libres de la mentira y del engaño?

Arrepentimiento:

Cambiar nuestra actitud y mentalidad con respecto a la mentira y el engaño.

Rechazar y desechar la mentira. Desterrarla de nuestra vida.

Determinar obedecer a Dios y vivir basados en la verdad en todas las cosas.

Disciplinarnos hasta desarrollar una nueva actitud basada en la honestidad y la veracidad.

Confesar nuestro pecado:

Proverbios 28:13-14. 13 El que encubre sus pecados, no prosperará: Mas el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia. 14 Bienaventurado el hombre que siempre está temeroso: Mas el que endurece su corazón, caerá en mal. 1 Juan 1:9. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad. 1 Juan 2:1. Hijitos míos, estas cosas os escribo, para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, á Jesucristo el justo. Toda mentira es pecado y debe ser debidamente confesado, aclarando la verdad a Dios y a las personas engañadas.

Cuando la mentira constituye un vicio arraigado en nuestra manera de vivir, debe ser confesado a un hermano maduro y responsable, en busca de reorientación y mayor entendimiento. Santiago 5:16. Confesaos vuestras faltas unos á otros, y rogad los unos por los otros, para que seáis sanos; la oración del justo, obrando eficazmente, puede mucho.

No se puede edificar una vida de veracidad sobre las mentiras y engaños del pasado.

Exhortarnos unos a otros:

Santiago 5:19-20. 19 Hermanos, si alguno de entre vosotros ha errado de la verdad, y alguno le convirtiere, 20 Sepa que el que hubiere hecho convertir al pecador del error de su camino, salvará un alma de muerte, y cubrirá multitud de pecados. Gálatas 6:1-2. Hermanos, si alguno fuere tomado en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restaurad al tal con el espíritu de mansedumbre; considerándote á ti mismo, porque tú no seas también tentado. 2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros; y cumplid así la ley de Cristo. Efesios 4:25. Por lo cual, dejada la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Como este pecado afecta a las relaciones entre hermanos, somos responsables los unos por los otros para corregir, amonestar, enseñar, etc.

Juan 3:20-21. 20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene á la luz, porque sus obras no sean redargüidas. 21 Mas el que obra verdad, viene á la luz, para que sus obras sean manifestadas que son hechas en Dios.

La Biblia condena fuertemente la mentira. Primero, Dios dice que el mismo no miente. Si somos sus hijos pues debemos de amar la verdad sabiendo que esto honra a Dios. Segundo, Jesús dice que los mentirosos son hijos de satanás, quien es el padre de las mentiras. En otras palabras, el que miente con propósito escoge asociarse con ese mundo. El nuevo testamento advierte que los mentirosos no tendrán parte en el reino de Dios. Siendo esto así, ¿no es mejor andar en la verdad?

Así como nos dice el noveno mandamiento, y dentro de las siete cosas que odia Dios, el testigo falso que habla mentiras, quizás incluye más cosas que las que nos pueden parecer al leerlo de una manera superficial.

Está relacionado directamente con las formas de hablar, con la falsedad, el testimonio en los tribunales y sobre todo con la mentira. Plantea cuestiones que muchas veces no nos formulamos en relación con el prójimo, el cual es mencionado explícitamente, cosa que no ocurre en los otros mandamientos que también tienen al prójimo como objetivo.

Fijaros que unas palabras, según cómo hayan sido dichas, pueden destruir a una persona, un hogar, un negocio o la reputación de alguien. Puede que la pluma sea más poderosa que la espada, pero la lengua es más fuerte que las dos. Agustín de Hipona, notable teólogo del siglo V dijo que ningún médico puede curar las heridas que inflige la lengua.

Observamos que en los diez mandamientos, Dios primero nos señala la actitud que debemos tener hacia Él, después hacia nuestros padres, el valor de la vida, la importancia del matrimonio, y sobre las posesiones. Ahora llama nuestra atención acerca del uso de la lengua. Santiago 3:5-6. 5 Así también, la lengua es un miembro pequeño, y se gloría de grandes cosas. He aquí, un pequeño fuego cuán grande bosque enciende! 6 Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. Así la lengua está puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo, é inflama la rueda de la creación, y es inflamada del infierno. Y nos advierte de manera poderosa sobre su manejo.

Esta parte del mandamiento nos remite sobre todo a los asuntos judiciales o ante los tribunales. La palabra que se traduce como falso testimonio no sólo se refiere a falsear la verdad, sino a decir cosas que no valen nada, inútiles o infundadas.

Por tanto, incluye otros tipos de testimonio que pueden perjudicar al prójimo fuera de un tribunal. Pero, en primer lugar debemos examinarlo en el marco de la práctica de la justicia en los tribunales del antiguo Israel. La jurisprudencia la ejercían los ancianos de una localidad, que constituían una especie de jurado. Rut 4:1-2. Y Booz subió á la puerta y sentóse allí: y he aquí pasaba aquel pariente del cual había Booz hablado, y díjole: Eh, fulano, ven acá y siéntate. Y él vino, y sentóse. 2 Entonces él tomó diez varones de los ancianos de la ciudad, y dijo: Sentaos aquí. Y ellos se sentaron.

También había jueces profesionales. Deuteronomio 16:18-20. 18 Jueces y alcaldes te pondrás en todas tus ciudades que Jehová tu Dios te dará en tus tribus, los cuales juzgarán al pueblo con justo juicio. 19 No tuerzas el derecho; no hagas acepción de personas, ni tomes soborno; porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos. 20 La justicia, la justicia seguirás, porque vivas y heredes la tierra que Jehová tu Dios te da.

No empleaban abogados ni los medios actuales, por tanto, el elemento más importante eran los testigos, los cuales tenían una influencia decisiva sobre la vida y la muerte: por el testimonio unánime de dos o tres testigos se podía condenar a muerte a un acusado. Deuteronomio 17:6. Por dicho de dos testigos, ó de tres testigos, morirá el que hubiere de morir; no morirá por el dicho de un solo testigo. Deuteronomio 19:15. No valdrá un testigo contra ninguno en cualquier delito, ó en cualquier pecado, en cualquier pecado que se cometiere. En el dicho de dos testigos, ó en el dicho de tres testigos consistirá el negocio.

Ante la gravedad de su papel podemos entender los motivos que tenía Dios para advertir con este mandamiento y de las cosas que odia el Señor, sobre el testimonio falso y de alguna manera salvaguardar el ejercicio de la justicia. Además, si los jueces descubrían a uno como testigo falso debía recibir el castigo que el acusado hubiera merecido. Deuteronomio 19:16-19. 16 Cuando se levantare testigo falso contra alguno, para testificar contra él rebelión, 17 Entonces los dos hombres litigantes se presentarán delante de Jehová, delante de los sacerdotes y jueces que fueren en aquellos días: 18 Y los jueces inquirirán bien, y si pareciere ser aquél testigo falso, que testificó falsamente contra su hermano, 19 Haréis á él como él pensó hacer á su hermano: y quitarás el mal de en medio de ti. El Señor prohibió matar, adulterar y robar en los mandamientos, así mismo en las siete cosas que odia el Seño, anteriores a éste, pero para conseguirlo de modo que puedan salvaguardar la vida, el matrimonio y la propiedad se necesitan instituciones legales.

El testigo falso era un gran peligro. Además de todo esto, la expresión falso testimonio indica que puede haber varias formas de falsedad. Oseas 4:2. Perjurar, y mentir, y matar, y hurtar y adulterar prevalecieron, y sangres se tocaron con sangres. Aquí se menciona cinco pecados que recuerdan los diez mandamientos y de las siete cosas que odia el Señor. El noveno busca proteger la reputación de la persona, la cual corría un riesgo especial en los tribunales de justicia. Hay varias formas de falsedad:

Calumnias y murmuraciones.

Se refiere a hablar frívolamente a espaldas de una persona.

Juzgar precipitadamente. Mateo 7:1-3. No juzguéis, para que no seáis juzgados. 2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados; y con la medida con que medís, os volverán á medir. 3 Y ¿por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu ojo?

Todo juicio irreflexivo se vuelve en contra del que lo pronuncia.

La difamación.

Es una mentira dicha con intención y normalmente va acompañada de la tergiversación de las palabras dichas por alguien.

Heidelberg resume este tema así: En la corte y en todo lugar, debo amar la verdad, decirla y confesarla con sinceridad y hacer todo lo que pueda por defender y promover el honor y reputación del prójimo.

La lengua hace un daño incalculable, cuando está llena de veneno, pero se puede usar para practicar la sabiduría de lo alto. Santiago 3:1-7. Hermanos míos, no os hagáis muchos maestros, sabiendo que recibiremos mayor condenación. 2 Porque todos ofendemos en muchas cosas. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, que también puede con freno gobernar todo el cuerpo. 3 He aquí nosotros ponemos frenos en las bocas de los caballos para que nos obedezcan, y gobernamos todo su cuerpo. 4 Mirad también las naves: aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde quisiere el que las gobierna. 5 Así también, la lengua es un miembro pequeño, y se gloría de grandes cosas. He aquí, un pequeño fuego cuán grande bosque enciende! 6 Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. Así la lengua está puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo, é inflama la rueda de la creación, y es inflamada del infierno. 7 Porque toda naturaleza de bestias, y de aves, y de serpientes, y de seres de la mar, se doma y es domada de la naturaleza humana.

En ninguna parte la Biblia presenta un ejemplo donde se considere que el mentir es algo correcto de hacer. Nuestro tema Proverbios 6:16-19, hace mención de la lengua mentirosa y el testigo falso que habla mentiras como dos de las siete abominaciones para el señor. El amor se goza con la verdad. 1 Corintios 13:6.  No se huelga de la injusticia, mas se huelga de la verdad. Para otras escrituras que hablan negativamente sobre la mentira, son:  Salmo 119:29. Aparta de mí camino de mentira; Y hazme la gracia de tu ley. Salmo 119:163.  La mentira aborrezco y abomino: Tu ley amo. Salmo 120:2. Libra mi alma, oh Jehová, de labio mentiroso, De la lengua fraudulenta. Proverbios 12:22. Los labios mentirosos son abominación á Jehová: Mas los obradores de verdad su contentamiento. Proverbios 13:5. El justo aborrece la palabra de mentira: Mas el impío se hace odioso é infame. Efesios 4:25. Por lo cual, dejada la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Colosenses 3:9.  No mintáis los unos á los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos. Apocalipsis 21:8. Mas á los temerosos é incrédulos, á los abominables y homicidas, á los fornicarios y hechiceros, y á los idólatras, y á todos los mentirosos, su parte será en el lago ardiendo con fuego y azufre, que es la muerte segunda. Hay muchos ejemplos de mentirosos en las escrituras, que van desde el engaño de Jacob. Génesis 27:9-10. 9 Ve ahora al ganado, y tráeme de allí dos buenos cabritos de las cabras, y haré de ellos viandas para tu padre, como él gusta; 10 Y tú las llevarás á tu padre, y comerá, para que te bendiga antes de su muerte. Hasta la pretensión de Ananías y Safira: Hechos 5:1-3. Mas un varón llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una posesión, 2 Y defraudó del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo una parte, púsola á los pies de los apóstoles. 3 Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón á que mintieses al Espíritu Santo, y defraudases del precio de la heredad? Una y otra vez vemos que la mentira conduce a la miseria, la pérdida y al juicio.

Hay al menos dos casos en la biblia donde la mentira produjo un resultado favorable. Por ejemplo, la mentira que las parteras Hebreas le dijeron a Faraón parece que resultó en la bendición del señor sobre ellas. Éxodo 1:15-21. 15 Y habló el rey de Egipto á las parteras de las Hebreas, una de las cuales se llamaba Siphra, y otra Phúa, y díjoles: 16 Cuando parteareis á las Hebreas, y mirareis los asientos, si fuere hijo, matadlo; y si fuere hija, entonces viva. 17 Mas las parteras temieron á Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto, sino que reservaban la vida á los niños. 18 Y el rey de Egipto hizo llamar á las parteras y díjoles: ¿Por qué habéis hecho esto, que habéis reservado la vida á los niños? 19 Y las parteras respondieron á Faraón: Porque las mujeres Hebreas no son como las Egipcias: porque son robustas, y paren antes que la partera venga á ellas. 20 Y Dios hizo bien á las parteras: y el pueblo se multiplicó, y se corroboraron en gran manera. 21 Y por haber las parteras temido á Dios, Él les hizo casas. Y probablemente salvó la vida de muchos bebés Hebreos. Otro ejemplo es el de la mentira de Rahab para proteger a los espías Israelitas en: Josué 2:5.  Y al cerrarse la puerta, siendo ya oscuro, esos hombres se salieron, y no sé á dónde se han ido: seguidlos apriesa, que los alcanzaréis. Es importante señalar, sin embargo, que Dios nunca aprueba estas mentiras. A pesar de los resultados positivos de estas mentiras, la Biblia en ninguna parte elogia las mentiras. La Biblia en ningún lado dice que hay situaciones en que la mentira es lo correcto. Al mismo tiempo, la Biblia no declara que no hay un caso posible en el que mentir es una opción aceptable.

Entonces, la pregunta sigue siendo: ¿Hay algún momento en el que la mentira sea lo correcto? El ejemplo más común de este dilema viene de la vida de Corrie Ten Boom en la Holanda ocupada por los Nazis. Esencialmente, esta es la historia: Corrie Ten Boom está escondiendo Judíos en su casa para protegerlos de los Nazis. Los soldados nazis llegan a su casa y le preguntan si sabe dónde están escondidos los Judíos. ¿Qué debe hacer ella? ¿Debe decirles la verdad y permitir que los Nazis capturen a los Judíos que estaba intentando proteger? o, ¿debe mentir y negar que ella sabe algo acerca de ellos?

En un caso como este, donde mentir puede ser el único camino posible para evitar un terrible mal, quizás mentir sería algo aceptable de hacer. Tal ejemplo sería algo similar a las mentiras de las parteras Hebreas y de Rahab. En un mundo malo, y en una situación desesperada, el cometer un mal menos grave, la mentira sería lo correcto de hacer, a fin de evitar un mal mucho más grande. Sin embargo, cabe señalar que estos casos son muy raros. Es muy probable que la inmensa mayoría de las personas en la historia de la humanidad nunca hayan enfrentado una situación en donde la mentira sea lo correcto.

Nuestro señor Dios, aborrece varias cosas del ser humano, una de ellas es al mentiroso, la persona se enriquece a causa de sus mentiras; mas sin embargo será pobre de corazón delante del Altísimo.

Hay que llevar una vida con mucho cuidado con lo que nuestros labios pronuncien, porque pueden caer en castigo. Dios nos invita a reflexionar que la mentira no conlleva a nada bueno y que Dios todo lo sabe y Él se dará cuenta de las cosas que haces en este mundo; la mentira no la verá el prójimo, pero hay un Dios que detesta al mentiroso y que todo lo ve.

El testigo falso no quedará sin castigo, Y el que habla mentiras perecerá.

A lo largo del proceso de Jesucristo, el juicio más injusto que haya existido, varios testigos dieron falso testimonio contra Él aunque muchos testigos falsos se presentaban.  Pero al fin vinieron dos testigos falsos. Mateo 26:60. Y no lo hallaron, aunque muchos testigos falsos se llegaban; mas á la postre vinieron dos testigos falsos El Señor aborrece… el testigo falso que habla mentiras. Proverbios 6:16,19. 16 Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma. 19 El testigo falso que habla mentiras, Y el que enciende rencillas entre los hermanos. Incluidas las medias mentiras.  Él espera que día a día los hombres rechacen la mentira y digan la verdad cuando hablen con su prójimo; testimonio que no pasará desapercibido.  Desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo. Efesios 4:25. Por lo cual, dejada la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

¿Quién no ha caído en este pecado? Pues la Biblia declara que todos somos pecadores. Romanos 3:10. Como está escrito: No hay justo, ni aun uno.

Por lo tanto querido hermano en Cristo, una sola mentira hace que tengamos un juicio; porque con un solo pecado nos hacemos trasgresores de todos. Santiago 2:10. Porque cualquiera que hubiere guardado toda la ley, y ofendiere en un punto, es hecho culpado de todos. Así que su salvación esta hoy en sus manos, solo queda clamar perdón y aceptarla con fe, creyendo en el sacrificio de Cristo en la cruz, así quedan borrados todos sus pecados ¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? Hebreos 2:3. ¿Cómo escaparemos nosotros, si tuviéremos en poco una salud tan grande? La cual, habiendo comenzado á ser publicada por el Señor, ha sido confirmada hasta nosotros por los que oyeron. Dios es amor. 1 Juan 4:8. El que no ama, no conoce á Dios; porque Dios es amor. Pero también es el Dios de verdad. Salmo 31:5. En tu mano encomiendo mi espíritu: Tú me has redimido, oh Jehová, Dios de verdad. Su Hijo juzgará a las naciones.  ¡Arrepintámonos ya!

Y el que enciende rencillas entre los hermanos. Ahí notamos que Dios abomina de igual manera el matar como el que miente así que debemos cuidarnos de hacerlo. Todos en algún momento hemos mentido de una u otra forma ya sea supuesta mente piadosa o sea intencionalmente porque el que peca inocentemente se condena inocentemente.

7. El que enciende rencillas entre los hermanos

Rencilla - Diccionario Español (Del latín ringella, de ringere, reñir). Cuestión o riña que da lugar a un estado de hostilidad entre dos o más personas. Sus sinónimos son: pelea, conflicto, altercado, discordia, disputa, riña, etc. Sus Antónimos son: concordia, amistad.

El rencilloso es aquel que da lugar a un estado de pleito entre dos o mas personas. Nosotros como hijos de Dios hemos sido llamados a buscar la paz y seguridad. Jamás debemos de participar en rencillas entre hermanos. El rencilloso en cambio, sutilmente engaña a unos y a otros tergiversando la verdad y produce confusión que genera malentendidos que a su vez producen rencillas. Quizás sea esta la razón por la cual Jesucristo nos deja al Espíritu de verdad, para que nos lleve a toda verdad. Quizás sea por lo que quedo escrito que los cristianos debemos de probar todos los espíritus que nos hablan. Sino que tenemos que discernir el espíritu que mueve a la persona que nos esta hablando. Si nosotros como cristianos oráramos antes de creer nada, pidiéndole a Jesús que nos lleve de la mano a la verdad, otro gallo cantaría. Pero sabe bien satanás que mientras haya división entre hermanos, no hay acuerdo, y por ende, no hay poder. Mucho cuidado, pues en participar en ello, definitivamente para que haya rencillas entre hermanos tiene que haber por lo menos dos que no escuchen la voz del Espíritu Sano. Proverbios 6:12-15. 12 El hombre malo, el hombre depravado, Anda en perversidad de boca; 13 Guiña de sus ojos, habla con sus pies, Indica con sus dedos; 14 Perversidades hay en su corazón, anda pensando mal en todo tiempo; Enciende rencillas. 15 Por tanto su calamidad vendrá de repente; Súbitamente será quebrantado, y no habrá remedio.

Los hermanos cuando encendemos rencillas entre otros hermanos, estamos construyendo muros, ahora veamos que podemos entender con esto.

Muro es todo aquello que divide o separa no solo en el sentido literal sino también en sentido espiritual.

¿Quién hizo los muros y no construyo los puentes?

El pecado es una pared que se interpone entre el Creador y el hombre.

Isaías 59:1-2. He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni hase agravado su oído para oir: 2 Mas vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar su rostro de vosotros, para no oir.

Dios a veces usa a Sus siervos como puentes, como una extensión que conecta dos extremos separados por un abismo. Veamos algunos ejemplos.

Lot-pared/Abraham -puente.

Lot hizo un muro de codicia entre él y el Altísimo. Ese muro impidió que Dios se pudiera revelar a él. Así que Dios proveyó un puente, este puente fue Abraham un creyente que estaba en plena comunión con su Hacedor.

David-pared/Natán-puente.

David con su pegado de adulterio y crimen hizo una pared entre él y Dios así que él no podía recibir la revelación del Creador así que Dios usó un puente para llevar a David al arrepentimiento y traerlo a la comunión con Él de nueva cuenta.

Algunos hermanos de la circuncisión estaban levantando muros entre los Judíos y los gentiles Pablo y Silas los derribaron y tendieron puentes de hermandad entre creyentes Judíos y gentiles

Hechos 15:1. Entonces algunos que venían de Judea enseñaban á los hermanos: Que si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos.

El muro entre los hermanos este es nuestro tema principal.

Proverbios 6:16-19. 16 Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: 17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, 18 El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, 19 El testigo falso que habla mentiras, Y el que enciende rencillas entre los hermanos.

Colosenses 3:9-11. 9 No mintáis los unos á los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, 10 Y revestídoos del nuevo, el cual por el conocimiento es renovado conforme á la imagen del que lo crió; 11 Donde no hay Griego ni Judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni Scytha, siervo ni libre; mas Cristo es el todo, y en todos.

Algunos hermanos crean muros en la hermandad en base a la situación económica de los creyentes.

Santiago 2:1-7. Hermanos míos, no tengáis la fe de nuestro Señor Jesucristo glorioso en acepción de personas. 2 Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro, y de preciosa ropa, y también entra un pobre con vestidura vil, 3 Y tuviereis respeto al que trae la vestidura preciosa, y le dijereis: Siéntate tú aquí en buen lugar: y dijereis al pobre: Estáte tú allí en pie; ó siéntate aquí debajo de mi estrado: 4 ¿No juzguáis en vosotros mismos, y venís á ser jueces de pensamientos malos? 5 Hermanos míos amados, oid: ¿No ha elegido Dios los pobres de este mundo, ricos en fe, y herederos del reino que ha prometido á los que le aman? 6 Mas vosotros habéis afrentado al pobre. ¿No os oprimen los ricos, y no son ellos los mismos que os arrastran á los juzgados? 7 ¿No blasfeman ellos el buen nombre que fué invocado sobre vosotros?

Jesús el sumo pontífice significa el puente mas grande. Jesús es el puente que el Creador eligió para cubrir el abismo de pecado entre Él y Sus creaturas.

Hebreos 5:1-4. Porque todo pontífice, tomado de entre los hombres, es constituido á favor de los hombres en lo que á Dios toca, para que ofrezca presentes y sacrificios por los pecados: 2 Que se pueda compadecer de los ignorantes y extraviados, pues que él también está rodeado de flaqueza; 3 Y por causa de ella debe, como por sí mismo, así también por el pueblo, ofrecer por los pecados. 4 Ni nadie toma para sí la honra, sino el que es llamado de Dios, como Aarón.

Jesús la escalera de Jacob que une al pecador con Dios. La escalera es un madero que se apoya en la tierra y se extiende hacia arriba. Cristo es la escalera que nos conecta con el cielo mediante Su muerte en el madero.

Génesis 28:11-17. 11 Y encontró con un lugar, y durmió allí porque ya el sol se había puesto: y tomó de las piedras de aquel paraje y puso á su cabecera, y acostóse en aquel lugar. 12 Y soñó, y he aquí una escala que estaba apoyada en tierra, y su cabeza tocaba en el cielo: y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella. 13 Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac: la tierra en que estás acostado te la daré á ti y á tu simiente. 14 Y será tu simiente como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, y al oriente, y al aquilón, y al mediodía; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente. 15 Y he aquí, yo soy contigo, y te guardaré por donde quiera que fueres, y te volveré á esta tierra; porque no te dejaré hasta tanto que haya hecho lo que te he dicho. 16 Y despertó Jacob de su sueño dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía. 17 Y tuvo miedo, y dijo: Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios, y puerta del cielo.

Cristo derribó la pared que dividía a los gentiles de los Judíos y tendio un puente que une a los dos en un solo pueblo.

Efesios 2:11-16. 11 Por tanto, acordaos que en otro tiempo vosotros los Gentiles en la carne, que erais llamados incircuncisión por la que se llama circuncisión, hecha con mano en la carne; 12 Que en aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la república de Israel, y extranjeros á los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. 13 Mas ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. 14 Porque Él es nuestra paz, que de ambos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación; 15 Dirimiendo en Su carne las enemistades, la ley de los mandamientos en orden á ritos, para edificar en sí mismo los dos en un nuevo hombre, haciendo la paz, 16 Y reconciliar por la cruz con Dios á ambos en un mismo cuerpo, matando en ella las enemistades.

Jesús derribo el muro que había entre Judíos y Samaritanos y tendió un puente entre ellos.

Juan 4:7-10. 7 Vino una mujer de Samaria á sacar agua: y Jesús le dice: Dame de beber. 8 (Porque Sus discípulos habían ido á la ciudad á comprar de comer.) 9 Y la mujer Samaritana le dice: ¿Cómo Tú, siendo Judío, me pides á mí de beber, que soy mujer Samaritana? porque los Judíos no se tratan con los Samaritanos. 10 Respondió Jesús y díjole: Si conocieses el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber: tú pedirías de Él, y Él te daría agua viva.

Hechos 9:21-28. 21 Y todos los que le oían estaban atónitos, y decían: ¿No es éste el que asolaba en Jerusalem á los que invocaban este nombre, y á eso vino acá, para llevarlos presos á los príncipes de los sacerdotes? 22 Empero Saulo mucho más se esforzaba, y confundía á los Judíos que moraban en Damasco, afirmando que éste es el Cristo. 23 Y como pasaron muchos días, los Judíos hicieron entre sí consejo de matarle; 24 Mas las asechanzas de ellos fueron entendidas de Saulo. Y ellos guardaban las puertas de día y de noche para matarle. 25 Entonces los discípulos, tomándole de noche, le bajaron por el muro en una espuerta. 26 Y como vino á Jerusalem, tentaba de juntarse con los discípulos; mas todos tenían miedo de él, no creyendo que era discípulo. 27 Entonces Bernabé, tomándole, lo trajo á los apóstoles, y contóles cómo había visto al Señor en el camino, y que le había hablado, y cómo en Damasco había hablado confiadamente en el nombre de Jesús. 28 Y entraba y salía con ellos en Jerusalem.

No hace mucho tiempo, dos hermanos que vivían en granjas contiguas tuvieron un conflicto. Éste era el primer problema que tuvieron después de 40 años de cultivar las tierras hombro a hombro, compartir el duro trabajo y de intercambiar cosechas y bienes en forma continua.

Esta larga y beneficiosa colaboración terminó repentinamente. Comenzó con un pequeño malentendido que fue creciendo hasta llegar a abrir una tremenda brecha entre ellos, que explotó en un intercambio de palabras amargas seguido de semanas de silencio.

Una mañana alguien llamó a la puerta de Luis. Al abrir, encontró a un hombre con herramientas de carpintero. Estoy buscando trabajo, dijo el extraño, quizás usted requiera algunas pequeñas reparaciones aquí en su granja y yo pueda serle de ayuda.

Sí, dijo el mayor de los hermanos, tengo un trabajo para usted. Mire, al otro lado del arroyo, en aquella granja, ahí vive mi vecino, es mi hermano menor. La semana pasada había una hermosa pradera entre nosotros y él tomó su buldócer y desvió el cauce del arroyo para que quedara entre nosotros.

Bueno, él pudo haber hecho esto para enfurecerme, pero le voy a hacer una mejor. ¿Ve usted aquella pila de desechos de madera junto al granero? Quiero que construya una cerca, de dos metros de alto, para no verlo nunca más.

El carpintero le dijo: Creo que comprendo la situación. Muéstreme dónde están la madera, los clavos y las herramientas y le entregaré un trabajo que lo dejará satisfecho. El hermano mayor ayudó al carpintero a reunir todos los materiales y dejó la granja por el resto del día para ir a comprar provisiones al pueblo.

El carpintero trabajó duro todo el día midiendo, cortando, clavando. Cerca del atardecer, cuando el granjero regresó, el carpintero había terminado con su trabajo. El granjero quedó, perplejo con lo que vio. No había ninguna cerca de dos metros; en su lugar había un puente. Un puente que unía las dos granjas a través del arroyo. Era una verdadera obra de arte.

En ese momento, su hermano menor, vino desde su granja, cruzando el puente, abrazó a su hermano, con los ojos llenos de lágrimas, le dijo: Eres un gran hombre, por construir este hermoso puente después de lo que te he hecho, gracias y perdóname.

En silencio el carpintero guardó las herramientas y se dispuso a marchar, cuando Luis, el hermano que le había contratado grito: ¡No te vayas espera!, quédate, tengo muchos proyectos para ti.

Me gustaría quedarme dijo el carpintero, pero tengo muchos puentes por construir.

Dios y el hombre estaban separados por un abismo, pero como el carpintero, Jesucristo en la cruz se ofreció como puente. Tú no tienes que hacer nada, el puente ya está ahí. Crúzalo y podrás recibir el abrazo restaurador de Dios.

Y tú ¿cuál de los personajes eres? ¿Cuántos puentes construyes?

Recordemos que aquí estamos tratando la discordia y la división entre hermanos.

1.- Recuerde que Dios aborrece la discordia y la división entre los hermanos porque, al fin y al cabo, ¿quién es el autor de estos problemas? Es el diablo.

  1. La discordia muy a menudo empieza con una lengua suelta. Algo pasa un problema, un roce, un choque entre hermanos y empiezan a chismear y echarle mas gasolina, la cosa es que le echa más combustible hablando con otros que no tienen nada que ver con el problema.

3.  Hemos de entender, entonces, que si nosotros empezamos el chisme, la división y la disensión, o aun si sólo participamos en él, estamos causando división y desacuerdo entre hermanos y hemos llegado a ser instrumentos en las manos del diablo. En semejante caso, satanás está usándonos a nosotros para destruir la obra de Dios, una obra que le costó a Él un precio muy alto: la sangre y la vida de Su Hijo. Por lo tanto, Dios aborrece la división y la disensión entre nosotros.

4. Satanás sabe que si puede lograr dividirnos, él puede ganar la batalla puede parar la obra.

Así es una de las estrategias principales de nuestro enemigo: ¡dividir y conquistar!

Mas él, conociendo los pensamientos de ellos, les dijo: Lucas 11:17. Mas Él, conociendo los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae.

No es común que se ponga una conclusión larga, pero pensamos que era necesario.

Conclusión

Y hoy no quiero ninguna de estas siete cosas las cuales Dios aborrece y que pueden amargar mi vida en este día.

Que mi corazón hoy pueda andar tras los caminos que agradan al Señor los cuales son los senderos de la humildad, la verdad, el compartir vida a otros, el corazón que esta lleno de buenos y sanos pensamientos, los pies que transitan los caminos del bien, el testigo que proclama la verdad de Dios y aquel que siempre la paz y la unidad entre los hermanos. En esos senderos hoy quiero transitar.

Caminar por caminar no tiene sentido para mí en este día…Más quiero caminar con propósito sabiendo que al caminar con propósito siempre buscaré lo que te agrada. Si camino sin propósito y marcho por la vida solo por caminar. Terminaré haciendo precisamente aquello que no te agrada. Es más, todo aquellos que tú aborreces. Gracias por que hoy me das esta oportunidad de caminar por el sendero de tu agrado.

Mucha gente teme una lista de siete pecados que supuestamente Dios no perdonara. Esta lista es conocida como los siete pecados capitales. ¿Es bíblico la idea de los siete pecados capitales? Si y No. Podemos leer en Proverbios 6:16-19. 16 Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: 17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, 18 El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, 19 El testigo falso que habla mentiras, Y el que enciende rencillas entre los hermanos.

Sin embargo, esta lista no es lo que la mayoría de la gente entiende como los siete pecados mortales.

Mucha gente cree que la lista de los siete pecados capitales es: soberbia, envida, gula, lujuria, ira, avaricia y pereza. Aunque indudablemente cada uno de estos son pecados, en la Biblia nunca es dada tal descripción de los siete pecados capitales.

La lista tradicional de los siete pecados capitales puede funcionar como una buena manera para clasificar muchos diferentes pecados existentes. Casi toda clase de pecados puede colocarse bajo una de estas siete categorías. Sin embargo es importante señalar que estos siete pecados no son mas importantes que cualquier otro pecado.

Todo pecado tiene como resultado la muerte. Romanos 6:23. Porque la paga del pecado es muerte: mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Alabado sea Dios que a través de Jesucristo, todos nuestros pecados, incluidos los siete pecados capitales pueden ser perdonados. Mateo 26:28. Porque esto es mi sangre del nuevo pacto, la cual es derramada por muchos para remisión de los pecados. Hechos 10:43. A éste dan testimonio todos los profetas, de que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre. Efesios 1:7. En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados por las riquezas de su gracia.

Fuimos diseñados para buenas obras, para ser bendecidos y para bendecir. Si tus pensamientos no son buenos, decide cambiarlos, DIOS siempre querrá hacerlo.

Que nuestro caminar deje huellas de amor y gratitud hacia el ALTÍSIMO, si no es así, cambia tu forma de actuar para que pueda ser diferente tu forma de vivir.

Si le pedimos a DIOS que limpie y cambie todo lo que esta depositado en nuestro corazón, Él lo hará, y el resultado será agradable para nuestra vida y las abominaciones del alma desaparecen, porque DIOS dice que las hecha a lo profundo del mar y no tiene más memoria de ellas.

Si por casualidad usted se ve en alguna de estas cosas que Dios aborrece, es mejor que se arrepienta, le pida perdón y empiece una vida diferente para que alcance su misericordia y perdón.

Si reflexionamos un poco y veamos cada una de las características antes mencionadas, quizás podríamos pensar que Dios exagera porque no son pecados tan graves, la verdad todo aquello que separa a los hijos de Dios es grave, no creas que los engaños y chismes en lo que has participado no han dañado a alguien, no creas que esos gustos de pecado fueron solo esa vez y no pasó nada, muchos estamos pagando las consecuencias de nuestra mala cabeza, Jehová aborrece todo esto porque nos separa de él y denigra el sacrificio de Cristo en la cruz, te invito a reflexionar y que piensas cuál de estas 7 características negativas siguen en ti, y si alguna aun está presente, pídele a Dios fuerza para cambiarla porque separados de Él nada podemos hacer.

Para poder tocar el Corazón de Dios necesitamos entregarnos por completo a Él, Él nos busca y anhela que nuestro corazón sea accesible a Él, Él quiere glorificarse en ti pero es necesario que comencemos a Tocar o Agradar el Corazón de Dios, basta ya de una vida sin sentido démosle sentido a nuestra vida primeramente Agrandando al Corazón de Dios.

Las siete cosas que Dios abomina son pecados especialmente provocadores para Dios los que son dañinos para el bienestar de la vida humana. Debemos odiar en nosotros lo que Dios odia; es nada odiarlas en los demás. Desechemos todas esas costumbres, y velemos y oremos contra ellas; evitemos con marcada desaprobación, a todos los culpables de ellas, cualquiera sea su rango.

El cristiano debe seguir el ejemplo de Dios en todo. 1 Pedro.2:21. Porque para esto sois llamados; pues que también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que vosotros sigáis sus pisadas. Debemos tener la misma actitud de Dios hacia el pecado. Dios nos ayude a aborrecer, reprender y apartarnos de todo mal o pecado.

Si bien es cierto que hay cosas que hacemos que desagradan a Dios, también hay cosas que debemos de hacer para agradar a nuestro Padre Celestial.

Por otra parte hay cosas que tocan o agradan el corazón de dios, entre ellas tenemos:

A.    La Fidelidad: Cuando somos tentados a pecar o a fallarle a Dios.

B.     La Humildad y Sencillez de corazón: Cuando no hay altivez en nuestro corazón sino que reconocemos que lo que tenemos y somos, es por pura gracia y misericordia de Dios.

C.      Una vida que anhela y busca el fruto del Espíritu: Esto es una vida que realmente tiene una relación personal con Dios, que lo lleva a buscar el Fruto del Espíritu.

D.     Una Vida que le sirva con amor: Esto es una vida que no pone condiciones para servir ni siente que el servicio a Dios es una carga, sino que al contrario busca la manera de servir porque se siente agradecido por lo que Dios ha hecho en su vida.

E.     La Disposición de nunca rendirse frente a las situaciones difíciles que enfrenta: Esto es una vida que está dispuesta a dejarse moldear por el Señor.

F.      Y lo más importante que Toca el Corazón de Dios o lo alegra es: Aquella vida que esta dispuesta a entregarse por completo a Dios. Porque Dios no nos ve como somos, sino como llegaras a ser.

Para poder tocar el Corazón de Dios necesitamos: Entregarnos por completo a Él,

Él quiere glorificarse en nosotros pero es necesario que comencemos a tocar o agradar el corazón de Dios, basta ya de una vida sin sentido démosle sentido a nuestra vida primeramente agrandando el corazón de Dios. Digámosle a Dios que borre de nosotros lo que no le agrada y que escriba en nosotros Su propósito. Pero sin fe, es imposible agradar a Dios.

Actitudes que agradan a Dios. Números 14:8-9. 8 Si Jehová se agradare de nosotros, él nos meterá en esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. 9 Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de aquesta tierra, porque nuestro pan son: su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová: no los temáis.

Dios quiere que nuestra forma de vida sea agradable a él, que seamos un testimonio real de su obra.  No en palabras nada más sino con nuestra vida misma. El verdadero evangelio es un estilo de vida que agrada a Dios. Y por eso hoy veremos alguna actitudes que debe de haber en nuestra vidas para agradar a Dios, pero antes veamos algunos de los beneficios de vivir agradando a Dios.

Nuestra lectura es sobre los 7 pecados que Dios aborrece, abomina, y de los cuales 2 de estos pecados tienen que ver con la lengua, las Palabras que salen de nuestra boca. Y hay un tercero que de alguna manera se puede entender que tiene que ver con la lengua, ya que dice el que enciende rencillas entre hermanos, es decir, buscar que se rompa la armonía entre los hermanos.

No debemos olvidar que fue a través de testigos falsos, mentirosos, que se entregó a Jesús a la muerte de Cruz, por eso este pecado es muy grave ante los ojos de nuestro Padre Dios.