SIEMBRA LA PALABRA, CON MUCHO TESÓN

Lo hace con gozo y mucho temor.

El ama a los niños y a la multitud

ora por los ciegos, los guía a la luz.

Da consuelo al afligido, y a muchos sanó

con ese don y el poder, que el Señor le entregó.

Tiene mucha paciencia y un amor especial

y a todos los va guiando, hacia el padre celestial.

Muchos son los que oyeron, su suave vos paternal

y recibieron a Cristo, pudieron vencer el mal.

Aunque esté en dolor o tristeza, de él no se oye quejas

a él solo le interesa, el cuidar de sus ovejas.