SEMILLAS DE BENDICIÓN

La familia diseñada por Dios es la semilla con la que El planeó bendecir la Tierra!

El propósito de Dios de crear una humanidad en el planeta tierra fue diseñado a partir de una familia, la cual comenzó con EL mismo al manifestarse como un Dios en tres personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Luego creo al hombre y a la mujer y les dio la capacidad de reproducirse para formar familias.

El diseño maestro de Dios para formar la humanidad fue establecido por medio de familias, donde un hombre y una mujer se unirían en un marco de amor para dar vida a nuevos miembros de una familia y así sucesivamente bajo el patrón de un hombre que deja a su padre y a su madre y se une a su mujer y se convierten en una familia unida para continuar con el desarrollo de la humanidad.

La historia de la humanidad comenzó con un matrimonio y el enemigo de Dios se manifestó después de creada la mujer, porque él sabía que la tierra iba a ser bendecida por ese matrimonio y su primer propósito fue desconectar a ese matrimonio de Dios.

Si el matrimonio se desconectaba de Dios el diablo tendría la posibilidad de destruir la creación contaminando las familias, destruyendo las instrucciones de Dios en los hombres para que la humanidad viviera bajo sus propios principios, o sea como les diera la gana. Como consecuencia de esa actitud, la humanidad estuvo a punto de desaparecer por completo en el diluvio universal.

Los grandes imperios de la humanidad se autodestruyeron por su irreverencia a los principios de Dios especialmente su irrespeto a los valores familiares, la perversión sexual y el irrespeto a la vida. Si el gobierno de un país irrespeta la palabra de Dios y promueve el matrimonio homosexual y el aborto, ese país sufrirá las consecuencias destructivas de esa decisión.

Efesios 3:14-16. 14 Por esta causa doblo mis rodillas al Padre de nuestro Señor Jesucristo, 15 Del cual es nombrada toda la parentela en los cielos y en la tierra, 16 Que os dé, conforme á las riquezas de su gloria, el ser corroborados con potencia en el hombre interior por su Espíritu.

Toda familia toma nombre, o sea identidad de Dios Padre, en los cielos y en la tierra, para que seamos enriquecidos, bendecidos por las riquezas de la gloria de Dios que nos fortalecen con poder interno por medio del Espíritu de Dios. Los Estados Unidos de Norteamérica, es un país que se fundó sobre principios bíblicos de vida. Los fundadores de este país, enriquecieron sus vidas con la palabra de Dios y establecieron esos principios en la primera constitución política de esta nación. Esa es la razón por la que Los Estados Unidos ha sido la nación más bendecida del planeta en el último siglo.

La nación de Israel a pesar de todas las dificultades que han tenido que enfrentar en la vida, es una Nación bendecida. En la historia de este pueblo en el antiguo testamento se puede ver con frecuencia como cada vez que el pueblo de Israel se portaba obediente a Dios, le venían abundantes bendiciones y cada vez que se alejaban de Dios, les venían grandes problemas. El patrón bíblico enseña que una familia que obedece los principios bíblicos siempre ha traído bendición a la tierra. Una familia unida en el amor de Dios, va a producir hijos bendecidos, sólidos emocionalmente, capaces de generar riqueza para una comunidad y una nación. Por el contrario las familias disfuncionales desobedientes a la palabra de Dios generan problemas, caos, pobreza, violencia y toda clase de maldiciones a una nación. El fundamento de una familia bendecida, es un matrimonio saludable. Si quieres que tus hijos y tu descendencia sea bendecida, ocúpate de cuidar tu matrimonio, toma la decisión de honrar a Dios obedeciendo sus principios de vida para el matrimonio.

No es fácil, pero si totalmente posible.La mayoría de los matrimonios entran en conflictos porque no saben manejar sus diferencias y sus circunstancias. Es un asunto de ignorancia o desconocimiento de herramientas para resolver conflictos. Y para eso estamos nosotros como Ministerio de fortalecimiento de matrimonios y familias; para darles herramientas que les permitan tener un matrimonio saludable y que lo disfruten a la manera de Dios. Esfuérzate e invierte para tener una familia saludable. ¡Vale la pena!

La semilla de bendición para la humanidad es un Matrimonio conectado a Dios.

Tu matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado. Cuídalo!