EL ENCUENTRO DIARIO CON DIOS

SEMBRARE LA SIMIENTE PRECIOSA

EL ENCUENTRO DIARIO CON DIOS

"Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; todo lo que hace, prosperará." (Salmo 1:1-3)

El hecho de que dos personas se ven durante todo el día no necesariamente significa que estén comunicándose bien. A veces tienen que dejar de lado sus actividades normales para conversar tranquilamente. Es así también en nuestra relación con Dios.  El siempre está con nosotros, pero necesitamos un tiempo cada día para darle nuestra atención especial. Hay que desarrollar la costumbre de buscar a Dios, dedicando unos minutos cada día a un diálogo con El. Este folleto enseña cómo tener un Encuentro Diario con Dios.

EL LUGAR

Encuentre un lugar privado donde no hay interrupciones, donde Ud. sienta la presencia de Dios. Ocupe el mismo lugar todos los días, si es posible.

LOS DOS PASOS BÁSICOS DEL ENCUENTRO SON:

1. LEER y

2. ORAR

Es un diálogo. Usted escucha al Señor en Su Palabra, y le habla al Señor en la oración.

1. LEA un párrafo o un capítulo de la Biblia con calma, observando con cuidado los detalles.

Es mejor seguir la lectura del mismo libro de la Biblia, una sección cada día. Podría empezar por ejemplo con el Evangelio de Mateo y seguir a través de todo el Nuevo Testamento.

MEDITE acerca del contenido del pasaje. Relájese y deje que el Señor le hable.

ANOTE en un cuaderno lo que el Señor le está enseñando. Este cuaderno llegará a ser muy importante para usted. Será su DIARIO ESPIRITUAL.

Anote: 1. Promesas

2. Verdades

3. Desafíos

4. Ejemplos

2. ORE acerca de lo que Ud. aprendió y acerca de otras cosas que el Señor pone en su corazón.

ANOTE peticiones especiales en el cuaderno, para poder dar gracias al Señor después, cuando vea una respuesta.

LA COSTUMBRE

Haga de este ejercicio una costumbre diaria. ¡Es más importante que comer! Más adelante reconocerá que ha sido una de las decisiones más importantes que jamás ha tomado. Planifique su tiempo para incluirlo como una actividad indispensable, y ¡no lo olvide! ¡Así el Señor cambiará su vida! Ud. puede comenzar cada día preparado para enfrentar los problemas del mundo, y se sentirá más cerca del Señor.

CUANDO LA TEMPESTAD LLEGA A TU VIDA

SOPLA EN MI

CUANDO LA TEMPESTAD LLEGA A TU VIDA

Mateo 8:24-26. 24 Y he aquí, fué hecho en la mar un gran movimiento, que el barco se cubría de las ondas; mas él dormía. 25 Y llegándose sus discípulos, le despertaron, diciendo: Señor, sálvanos, que perecemos. 26 Y él les dice: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió á los vientos y á la mar; y fué grande bonanza.

Aunque andes por el valle de sombra de muerte …
no temas, porque Él está contigo tocando en tu vida …
arreglando el vaso quebrado …
iluminando tus caminos.

CUANDO SEGUIMOS LA SABIDURÍA DE DIOS Y EVITAMOS

Sabiduría de Dios

Cuando seguimos la sabiduría de Dios
y evitamos lo que es perjudicial para nosotros,
la vida no solamente se disfruta más, sino que
es más productiva.

Proverbios 4:11-12
Por el camino de la sabiduría te he conducido,
por sendas de rectitud te he guiado.
Cuando andes, tus pasos no serán obstruidos,
y si corres, no tropezarás.

2 Samuel 22:37
Ensanchas mis pasos debajo de mí, y mis pies no han resbalado.

Job 18:7
Su vigoroso paso es acortado, y su propio designio lo hace caer.

Salmos 18:36
Ensanchas mis pasos debajo de mí, y mis pies no han resbalado.

Salmos 91:11
Pues El dará órdenes a sus ángeles acerca de ti, para que te guarden en todos tus caminos.

Salmos 119:45
Y andaré en libertad, porque busco tus preceptos.

Proverbios 3:23

BUSCA PRIMERO EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA

DE GLORIA EN GLORIA TE VEO

BUSCA PRIMERO EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA

Mateo 6:33. 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

33 »Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten.

Salmos 112:3. 3 Hacienda y riquezas hay en su casa; Y su justicia permanece para siempre.
3 Tendrán en su casa muchas riquezas,
y siempre triunfarán en todo.

Proverbios 8:18. 18 Las riquezas y la honra están conmigo; Sólidas riquezas, y justicia.
18 Mis compañeras son la riqueza, el honor, la abundancia y la justicia.

Eclesiastés 10:2. 2 El corazón del sabio está a su mano derecha; mas el corazón del necio a su mano izquierda.
2 El sabio siempre piensa en hacer lo bueno; el tonto sólo piensa en hacer lo malo.

Isaías 33:6. 6 Y reinarán en tus tiempos la sabiduría y la ciencia, y la fuerza de la salvación: el temor de Jehová será su tesoro.
6 nos haces vivir seguros; tu sabiduría y tus conocimientos nos han dado la salvación; ¡el obedecerte es nuestro tesoro!

Mateo 19:29. 29 Y cualquiera que dejare casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces tanto, y heredará la vida eterna.
29 Y todos los que, por seguirme, hayan dejado a su esposa y a sus hijos, a sus hermanos o a sus hermanas, a su padre o a su madre, su casa o un terreno, recibirán cien veces más de lo que dejaron, y tendrán además vida eterna.

Lucas 12:30-31. 30 Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; que vuestro Padre sabe que necesitáis estas cosas. 31 Mas procurad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas.

30 Sólo quienes no conocen a Dios se preocupan por eso. Dios, el Padre de ustedes, sabe que todo eso lo necesitan. 31 »Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey. Todo lo demás, él se lo dará a su debido tiempo.

Proverbios 3:16. 16 Largura de días está en su mano derecha; En su izquierda riquezas y honra.

16 Por un lado, te dan larga vida; por el otro, buena fama y riquezas.

FUISTE HECHO PARA GRANDES COSAS

SANTO SANTO SANTO

FUISTE HECHO PARA GRANDES COSAS

no pierdas el propósito para el cuál te he creado.

El que hizo el lápiz cuando lo terminó de hacer le dijo.

Fuiste hecho para grandes cosas…no pierdas el propósito para el cuál te he creado.

Siete principios gobernarán el Propósito para él que te he hecho.

1. Caja o Gaveta. Estarás mucho tiempo en la Caja o gaveta y creerás que no sirves para nada o que tu vida no tiene sentido porque estás allí encerrado. Recuerda en mi tiempo te sacaré para usarte a mi manera. Solo espera mi tiempo.

2. Mano.  Harás cosas grandiosas, pero solo si te dejas sostener en mi mano. Muchos querrán tomarte para rayar muebles, paredes o puertas de baño, pero no fuiste para eso. Deja que quién te creó tome en su mano y te use.

3. Sacapuntas. Cada vez que quiera hacer algo nuevo contigo te sacare punta con mi sacapuntas. Experimentarás el dolor cada vez que lo haga creerás que te estoy aniquilando o castigando, No, solo te estoy sacando punta para algo grande.

4. Borrador. Cometerás muchos errores en la Vida. Sin embargo recuerda que te puesto un borrador para que cada vez que los cometas, simplemente bórralos y vuélvelo a escribir. Ante los errores en la vida…Usa tu Cabeza.

5. Mina o Grafito. La parte más importante de ti es la que lleva dentro de ti. Por fuera te pueden rallar, quitar la pintura o morder. Pero eso no es lo importante. Lo más valioso está dentro de ti. Sobre toda cosa guardada, Guarda tu corazón porque del mana la vida.

6. Marca. En cualquier superficie que seas usado, tendrá que dejar tu marca. No importan las circunstancias o las condiciones, deberás continuar escribiendo. Que todos sepan que pasaste por ahí.

7. Quiebre o Quebrantamiento. Habrá momentos en la vida en que personas, Eventos o circunstancias te partirán en uno, dos o tres pedazos. Cuando eso suceda creerás que ya no vale la pena seguir porque tu vida ha sido partida. Pero, Recuerda…con mi sacapuntas podré sacarle punta a los pedazos de tu vida. Y estaré listo a hacer más cosas con los pedazos de tu vida que cuando eras de una sola pieza.

Servir a Dios es uno de los privilegios más hermoso que tiene el ser humano.

Señor, hazme un instrumento de tu paz. Que donde hay odio yo traiga siempre amor; donde hay injuria y ofensa yo siempre otorgue perdón; donde hay duda ponga fe; donde hay desespero, esperanza; donde hay tinieblas, luz; donde hay tristeza, gozo.

Romanos 8:28. Y sabemos que á los que á Dios aman, todas las cosas les ayudan á bien, es á saber, á los que conforme al propósito son llamados.

LA ORACIÓN DE ACUERDO AL LENGUAJE ACTUAL.

LAVAME EN TU SANGRE SALVADOR

LA ORACIÓN DE ACUERDO AL LENGUAJE ACTUAL.

Señor, enséñanos a orar… Lucas 11:1-4

Y ACONTECIO que estando Él orando en un lugar, como acabó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos á orar, como también Juan enseñó á sus discípulos. 2 Y les dijo: Cuando orareis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos; sea tu nombre santificado. Venga tu reino. Sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 3 El pan nuestro de cada día, dános lo hoy. 4 Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos á todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del malo.

Jesús enseña a orar

Un día, Jesús fue a cierto lugar para orar. Cuando terminó, uno de sus discípulos se acercó y le pidió: Señor, enséñanos a orar, así como Juan el Bautista enseñó a sus seguidores. 2 Jesús les dijo: Cuando ustedes oren, digan: “Padre, que todos reconozcan que tú eres el verdadero Dios. Ven y sé nuestro único rey. 3 Danos la comida que hoy necesitamos. 4 Perdona nuestros pecados, como también nosotros perdonamos a todos los que nos hacen mal. ”Y cuando vengan las pruebas, no permitas que ellas nos aparten de ti.”

SE NOS ESTÁ OLVIDANDO LO QUE ES ORAR.

Las nuevas generaciones abandonan las prácticas de piedad y las fórmulas de oración que han alimentado la fe de sus padres.

Hemos reducido el tiempo dedicado a la oración y a la reflexión interior. A veces la excluimos completamente de nuestra vida.

ESTAMOS PERDIENDO CAPACIDAD DE SILENCIO INTERIOR

Nos cuesta encontrar el fondo de nuestro ser. Distraídos por mil sensaciones, embotados interiormente, encadenados a un ritmo de vida agobiante, estamos abandonando la actitud orante ante Dios.

HEMOS PERDIDO EL CRITERIO DE LA ORACIÓN

Vivimos en una sociedad en la que se acepta como criterio primero y casi único la eficacia, el rendimiento o la utilidad inmediata.

La oración queda devaluada como algo inútil.

Fácilmente se afirma que lo importante “es la vida”, como si la oración perteneciera al mundo “de la muerte”.

Pese a estas circunstancias, NECESITAMOS ORAR porque:

1. No es posible vivir con vigor la fe cristiana ni la vocación humana sin oración.

3. La oración es necesaria para vivir en actitud lúcida y vigilante en medio de una sociedad superficial y deshumanizadora.

4. La oración es imprescindible para enfrentarnos a nuestra propia verdad y ser capaces de una autocrítica personal sincera.

5. La oración es fundamental para vivir ante Dios en actitud más festiva, agradecida y creadora.

Casi sin darnos cuenta hemos llenado nuestra vida de cosas, actividades y preocupaciones que nos han ido alejando poco a poco de Dios. Siempre tenemos algo más importante que hacer, algo más urgente o más útil.

¿Cómo ponernos a orar cuando tenemos tantas cosas en qué ocuparnos?

Sin darnos cuenta hemos terminado por “vivir bastante bien” sin necesidad alguna de orar.

La experiencia nos dice que hemos intentando ser fieles a la oración manteniendo nuestra cercanía a Dios pero siempre hemos vuelto a nuestra mediocridad anterior.

De nuestra actitud surge la necesidad de ser sinceros:

Lo importante es buscar a Dios más allá de métodos, libros, oraciones y frases.

Tal vez te estés preguntando qué ¿a qué conduce todo esto de la oración?

¿No es hablar una vez más en el vacío, engañarnos ingenuamente a nosotros mismos?

Ciertamente no vemos a Dios, ni oímos su voz, ni sentimos sus brazos.

Simplemente lo buscamos y nos abrimos a su presencia en una humilde actitud:

Ese Dios no nos resuelve los problemas, pero “una cura de oración” nos puede ofrecer la paz y la luz que necesitamos para dar a nuestra vida su verdadero sentido.

No lo olvidemos, Dios no es una conquista, sino un regalo:

“Quién lo busca, lo encuentra, y al que llama se le abre“.

Mateo 7:7-8Traducción en lenguaje actual (TLA)

Pedir, buscar y llamar

7 »Pidan a Dios, y él les dará. Hablen con Dios, y encontrarán lo que buscan. Llámenlo, y él los atenderá. 8 Porque el que confía en Dios recibe lo que pide, encuentra lo que busca y, si llama, es atendido.

Juan 15:7Traducción en lenguaje actual (TLA)

7 »Si ustedes se mantienen unidos a mí y obedecen todo lo que les he enseñado, recibirán de mi Padre todo lo que pidan.

Marcos 11:24Traducción en lenguaje actual (TLA)

23-24 Les aseguro que, si tienen confianza y no dudan del poder de Dios, todo lo que pidan en sus oraciones sucederá. Si le dijeran a esta montaña: “Quítate de aquí y échate en el mar”, así sucedería. Sólo deben creer que ya está hecho lo que han pedido.

Juan 14:14Traducción en lenguaje actual (TLA)

14 Yo haré todo lo que ustedes me pidan.

Jeremías 29:13Traducción en lenguaje actual (TLA)

13 Cuando ustedes me busquen, me encontrarán, siempre y cuando me busquen de todo corazón.

Mateo 18:19-20Traducción en lenguaje actual (TLA)

19 »Les aseguro que si dos de ustedes se ponen de acuerdo, aquí en la tierra, para pedirle algo a Dios que está en el cielo, él se lo dará. 20 Porque allí donde dos o tres de ustedes se reúnan en mi nombre, allí estaré yo.

1 Juan 3:22Traducción en lenguaje actual (TLA)

22 Y nos dará lo que le pidamos, porque obedecemos sus mandamientos y hacemos lo que a él le agrada.

1 Tesalonicenses 5:17Traducción en lenguaje actual (TLA)

17 Oren en todo momento.

Hebreos 4:16Traducción en lenguaje actual (TLA)

16 Así que, cuando tengamos alguna necesidad, acerquémonos con confianza al trono de Dios. Él nos ayudará, porque es bueno y nos ama.

Isaías 65:24Traducción en lenguaje actual (TLA)

24 Antes de que me llamen, yo les responderé;
antes de que terminen de hablar, ya los habré escuchado.

Mateo 18:18Traducción en lenguaje actual (TLA)

18 »Les aseguro que cualquier cosa que ustedes prohíban aquí en la tierra, desde el cielo Dios la prohibirá. Y cualquier cosa que ustedes permitan, también Dios la permitirá.