CHISTES

OH JOVENES VENID

CHISTES VARIOS

Parejas

El dijo: ¿Me amas solo porque mi padre me dejó una fortuna?
Ella dijo: No, querido. Yo te amaría sin importar quien te la dejó.

Ella dijo: ¿Cómo es que vienes a casa medio borracho?
El dijo: No es mi culpa; se me acabó el dinero.

Escrito en la pared del baño de damas: \"Mi esposo me sigue a todas partes\"
Debajo decía: \"No es cierto, no lo hago\"

Había un señor tan pequeño que en las mañanas en vez que su
esposa le preguntara "¿Como estas?" le preguntaba "¿Donde estas?"

Rateros

Un policía le pregunta al ladrón:
- ¿Usted por qué le robó el reloj a la señora?
Y el ladrón contesta:
-Yo no le robé ningún reloj, ella me lo dio.
- ¿En qué momento ella le dio el reloj?
Y el ladrón responde:
-En el momento que le mostré la pistola.

El ratero le dice a la víctima:
-Esto es un asalto. ¡Déme todo su dinero!
-Óigame, ¿usted no sabe con quien se está metiendo?
-Soy un político muy influyente.
-En ese caso, ¡Devuélvame todo mi dinero!

ACERTIJOS

Al morir un jeque. Ordenó que se distribuyeran sus camellos entre sus tres hijos de la siguiente forma: la mitad para el primogénito, una cuarta parte para el segundo y un sexto para el más pequeño. Pero resulta que el jeque solo tenía 11 camellos, con lo que el reparto se hizo algo difícil, pues no era cosa de cortar ningún animal. Los 3 hnos. Estaban discutiendo, cuando ven llegar a un viejo beduino, famoso por su sabiduría, montado en su camello. Le pidieron consejo y este dijo. Si vuestro padre hubiera dejado 12 camellos en vez de 11 no habría problemas. Cierto –pero solo tenemos 11 respondieron los hermanos –A lo que el sabio beduino contestó: Tomad mi camello, haced el reparto y no os preocupéis que nada perderé yo en la operación…

¿En qué se basaba el beduino para afirmar tal cosa?

Con el camellos del beduino son 12 y la mitad es 6, el segundo una cuarta parte toma 3 y el tercero la sexta parte son 2= 6+3+2=11 y el beduino toma su camello.

Marta y María son hijas del mismo padre y la misma madre. Sin embargo Marta dice que no es hermana de María.

¿Qué es Marta?

Es una mentirosa

Un agente de policía vio a un camionero que iba evidentemente en dirección prohibida en una calle de un único sentido, pero no intentó detenerlo.

¿Por qué?

Iba a pie

Un hombre pasaba por un vecindario y para distraerse empezó a contar todas las ventanas que miraba a su derecha. El total de ventanas contadas fue 18. Al regreso hizo lo mismo, solo que esta vez contabilizó todas las de su lado izquierdo. El total resultó también 18.

El acertijo esta vez es sencillo. ¿Cuántas ventanas en total contabilizó el hombre entre ida y venida?

18 por la derecha y de regreso son las mismas 18

Si un hombre hace un agujero en una hora y dos hombres hacen dos agujeros en dos horas.

¿Cuánto tardará un hombre en hacer medio agujero?

Los medio agujeros no existen.

En un bar entra un personaje y pide un vaso de agua al camarero. Este abre un cajón, saca una pistola y le apunta a la cara al cliente. El cliente primero se queda sorprendido pero enseguida entiende lo que está pasando... ¡y se lo agradece al camarero!

¿Qué está pasando?"

Tenia hipo.

Un hombre va montado a caballo y sin embargo va a pie.

¿Cómo puede ser posible esto?

Sin embargo era su perro.

DÍA DEL MAESTRO

EL MAESTRO DE GALILEA

CARACTERÍSTICAS DE UN MAESTRO CRISTIANO

1.-El maestro/La maestra debe conocer a Dios y haber tenido una experiencia con Él, reconoce que su trabajo es importante ante Dios. Filipenses 2:11. Y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, á la gloria de Dios Padre.

2.-El maestro/La maestra cristiano/a debe ser un vibrante líder espiritual en la Iglesia y en su comunidad. En su vida tiene y refleja los frutos del Espíritu. Gálatas 5:22-23. 22 Mas el fruto del Espíritu es: caridad, gozo, paz, tolerancia, benignidad, bondad, fe, 23 Mansedumbre, templanza: contra tales cosas no hay ley.

3.-El maestro/La maestra estudia y reconoce que la Biblia es el libro de estudio por excelencia. Reconoce que los estudiantes necesitan una educación práctica y no teórica solamente. Salmos 119:105. Lámpara es á mis pies tu palabra, Y lumbrera á mi camino.

4.-El maestro/La maestra cristiano/a sigue como líder a Cristo no a pastores o evangelistas o ideas raras… defiende la justicia y la verdad de la Biblia. Mateo 6:33. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

5.-El maestro/La maestra cristiano/a ora a Dios cada día pidiendo sabiduría y al Espíritu Santo que guíe sus habilidades para enseñar la verdad a sus estudiantes. Y sobre todo ora por cada uno de sus estudiantes y padres. 1 Tesalonicenses 5:17. Orad sin cesar.

6.-El maestro/La maestra cristiano/a es temperante porque por ejemplo y precepto cuida su cuerpo que es templo del Espíritu Santo, jamás los estudiantes le verán en drogas o comiendo algo que afecte su salud. 1 Corintios 6:19-20. 19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Porque comprados sois por precio: glorificad pues á Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

7.-El maestro/La maestra cristiano/a asiste a los cultos programados por la Iglesia y a los estudios bíblicos. Es puntual. Hebreos 10:25. No dejando nuestra congregación, como algunos tienen por costumbre, mas exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

8.-El maestro/La maestra cristiano/a es una persona alegre porque el evangelio de Cristo da alegría, es alegre pero no participa en conversaciones de doble sentido o bromas carente de afecto cristiano, no se burla o humilla a nadie, en todo lugar representa a Cristo. Juan 13:15. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

9.-El maestro/La maestra cristiano/a reconoce que siempre será un estudiante activo en la Escuela de Cristo es decir, nunca deja de prepararse y estudiar los temas a enseñar a sus estudiantes … requiere prepararse diariamente en la lección a enseñar. Juan 20:31. Estas empero son escritas, para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.

10.-El maestro/La maestra cristiano/a apoya las actividades misioneras de la Iglesia y las fomenta en sus estudiantes, es decir somos maestros misioneros además es el primero en dar la ofrenda para las misiones sin descuidar los diezmos y ofrendas. Marcos 16:15. Y les dijo: Id por todo el mundo; predicad el evangelio á toda criatura.

11.-El maestro/La maestra cristiano/a tiene un interés en que sus estudiantes tengan una educación moral cristiana y en las otras áreas recordando que su labor es cambiar vidas y no sólo dar conocimiento. 1 Timoteo 4:12.  Ninguno tenga en poco tu juventud; pero sé ejemplo de los fieles en palabra, en conversación, en caridad, en espíritu, en fe, en limpieza.

12.-El maestro/La maestra cristiano/a siempre mantiene lealtad a los principios de la Biblia; jamás pone en el piso los principios divinos por alguien o por un regalo o una posición y en caso de una crisis en su Iglesia se mantiene del lado de Cristo. 2 Timoteo 4:6-8. 6 Porque yo ya estoy para ser ofrecido, y el tiempo de mi partida está cercano. 7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo á mí, sino también á todos los que aman su venida.

13.-El maestro/La maestra cristiano/a reconoce y conoce la Biblia como libro de texto porque lleva a sus estudiantes a Cristo como redentor y Dios como creador. 2 Timoteo 3:16-17. 16 Toda Escritura es inspirada divinamente y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instituir en justicia,17 Para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente instruído para toda buena obra.

14.-El maestro/La maestra cristiano/a se actualiza y busca medios de actualizarse recordando que no debe entrar a estudios filosóficos que van en contra de la Biblia. Proverbios 1:7. El principio de la sabiduría es el temor de Jehová: Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

15.-El maestro/La maestra cristiano/a tiene objetivos a corto, mediano y largo plazo recordando que su objetivo principal es llevar a sus estudiantes y padres a Cristo y ser parte con ellos del cielo que Jesús nos prepara. Apocalipsis 21:1-3. Y VI un cielo nuevo, y una tierra nueva: porque el primer cielo y la primera tierra se fueron, y el mar ya no es.2 Y yo Juan vi la santa ciudad, Jerusalem nueva, que descendía del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.3 Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y el mismo Dios será su Dios con ellos.

El maestro/La maestra cristiano/a, en conclusión, lleva una vida como Jesús en esta tierra, Jesús es Su ejemplo en todo.

EL MATRIMONIO NO ES UN RING DE BOXEO…

LA SABANA NEGRA

¡EL PUNTO NO ES CREER EN DIOS...

sino creerle a Dios!!! porque...
Santiago 2:19. Tú crees que Dios es uno; bien haces: también los demonios creen, y tiemblan.

DIOS no es de PLASTILINA para que se amolde a ti; ¡sin embargo, el que moldeo al hombre del polvo de la tierra fué ÉL!

¿Cuánto pesa el Pecado...?

Un predicador acababa de invitar a sus oyentes a arrepentirse, cuando un joven exclamó: -Usted habla del peso del pecado. Yo no lo siento --¿Cuanto pesa? ¿Veinte kilos, cien kilos?
-Dígame -le pregunto el predicador-, si usted pusiera un peso de cien kilos sobre el pecho de un hombre muerto, - ¿Lo sentiría él? --No, ya que esta muerto -Contesto el joven.
El predicador prosiguió: -Pues bien, el hombre que no siente el peso del pecado esta espiritualmente muerto.
Romanos 6:23. Porque la paga del pecado es muerte: mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

¿Por qué quedarnos con los brazos cruzados... cuando el Hombre más grande del mundo murió con los brazos abiertos? JESUS.

EL MATRIMONIO NO ES UN RING DE BOXEO…

En una reunión de esposas sube al estrado una mujer y cuenta su historia:

“Una vez yo llegué a casa y le dije a mi esposo: Yo vengo muy cansada del trabajo y a partir de hoy no voy a volver a cocinar….

El primer día no vi nada, el segundo día no vi nada, el tercer día lo vi cocinando y desde ese día es el quien se encarga de la comida.” “Bravo, hurra”, gritaban y aplaudían las mujeres…

Le toca el turno a otra que cuenta su historia: “Una vez yo llegué a casa y le dije a mi esposo: Yo vengo muy cansada del trabajo y a partir de hoy no voy a volver a lavar ropa…. El primer día no vi nada, el segundo día no vi nada, el tercer día lo vi en la lavandería y desde ese día es el quien se encarga de lavar su ropa y la mía.” “Bravo!, hurra!”, gritaban y aplaudían las mujeres…

Cuenta su historia la última mujer: “Una vez yo llegué a casa y le dije a mi esposo: Yo vengo muy cansada del trabajo y a partir de hoy no voy a volver ni a cocinar ni a lavar ropa…. El primer día no vi nada, el segundo día no vi nada, el tercer día ya veía un poquito por el ojo izquierdo…”

Es muy jocosa la anécdota, pero en medio de las risas que puedan producir, se ve los dos extremos que han proliferado…un movimiento feminista y un típico espíritu machista. La Biblia no presenta ninguno de los dos, sino un modelo sano y edificante.

El modelo de una pareja colocada en el Edén para mutuamente complementarse. El matrimonio no es un Ring de boxeo para ver cuál puede más, sino una mesa de diálogo y un campo de equipo. Hagamos de nuestros matrimonio verdaderos equipos mutuos de crecimiento y proyección.

Efesios 5:22-25.22 Las casadas estén sujetas á sus propios maridos, como al Señor. 23 Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia; y él es el que da la salud al cuerpo. 24 Así que, como la iglesia está sujeta á Cristo, así también las casadas lo estén á sus maridos en todo. 25 Maridos, amad á vuestras mujeres, así como Cristo amó á la Iglesia, y se entregó á sí mismo por ella.

EL LAVATORIO DE LOS PIES DE LOS SANTOS. Segunda parte.

JEHOVA ESTA EN SU TEMPLO

EL LAVATORIO DE LOS PIES DE LOS SANTOS

No muchas organizaciones aún observan el Lavatorio de Pies seguido de sus servicios de la Santa Cena, no obstante, La Iglesia de Dios continúa observando ambas ordenanzas juntas. El lavar los pies a los santos puede ser que no tenga lugar en el mundo religioso hoy en día, pero el obedecer las enseñanzas de la Palabra de Dios nunca debe salir de práctica. Recientemente un miembro dijo: “Uno de los servicios más hermosos en el que yo jamás he estado era en un servicio en el cual estaban llevando a cabo la Cena del Señor y el Lavatorio de Pies. Lágrimas brotaban de mis ojos ya que parecía como si Jesús estuviera allí con nosotros, y en realidad Él estaba allí”.

“…se levantó de la cena, y se quitó su túnica, y tomando una toalla, se ciñó. Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido”. (Juan 13:4, 5)

I. La Costumbre En El Antiguo Testamento

El lavatorio de pies se practicaba durante la época del Antiguo Testamento como una costumbre. Hay varios versículos de la Escritura donde esto se menciona: Todos estos pasajes de la Escritura muestran a cada individuo lavándose sus propios pies. En cuanto a la práctica de la costumbre en el Antiguo Testamento, cada persona se lavaba sus propios pies. El propósito era uno de consuelo y limpieza. (Sólo una excepción se menciona en el caso de Abigail, que se ofreció a lavar los pies de los siervos de David como una señal de sumisión a él). Además había la ceremonia del lavatorio de pies, que era un requisito para los sacerdotes lavarse sus propios pies en la puerta del tabernáculo antes de ellos entrar para hacer el servicio al Señor.

II. La Ordenanza del Nuevo Testamento

(Léase a Juan 13:4-17.) Hay varias lecciones enseñadas en el acto del lavatorio de pies. Todas estas se ven demostradas por la manera en la cual Jesús lavó los pies de los apóstoles. Estas incluyen la obediencia, la humildad, el amor, la igualdad, la sumisión, y el servicio.

A. LA OBEDIENCIA

“Si no te lavare...” Compare esto con lo que Samuel le dijo a Saúl. “Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios...” La obediencia es la razón número uno para observar el acto del lavatorio de pies. Jesús lo ordenó. ¿Qué mejor razón que esa se necesita?

B. LA HUMILDAD

El lavar los pies de una persona requiere humildad. Es una experiencia muy humillante inclinarse ante una persona y lavar los pies de él o ella. Sin embargo, a veces es aún más difícil permitir que una persona se lave sus propios pies, porque muchas personas se sienten acomplejadas por sus pies. Jesús sabía que había necesidad de una lección en cuanto a la humildad, y aún es necesaria hoy en día, así que Él usó el lavatorio de pies como un ejemplo para dar esta advertencia. Aunque este mandato puede ser difícil para algunos obedecer, si no hubiera sido que era necesario, Él no lo habría requerido. No hay un acto más grande que ese del lavatorio de pies para traer al pueblo de Dios a una posición de humildad.

C. EL AMOR

Jesús lavó los pies de todos los apóstoles, incluyendo a Judas que luego traicionaría a Él. Así como el amor era un factor motivador en cuanto a Jesús lavar los pies de aquéllos con quien Él había compartido tanto, el amor debe ser el factor motivador para aquellos que practican esta ordenanza hoy en día. Debemos en realidad cuidar de aquéllos cuyos pies somos privilegiados de lavar. Cuando Jesús se inclinó para lavar los pies de aquel que luego traicionaría a Él, no cabe duda de que, Él se acordó de las palabras que Él había hablado en el Sermón del Monte. “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen” (Mt. 5:44).

D. LA IGUALDAD

En Lucas 22:24-30, inmediatamente seguido de la Cena del Señor, hubo entre los apóstoles una disputa acerca de quién de ellos sería el mayor. Jesús indicó que esto sería algo natural de esperar del mundo, y Él dijo: “Pero entre vosotros no será así” (v. 26). Gálatas 3:28 dice, “Ya no hay judío, ni griego; no hay esclavo, ni libre; no hay varón, ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”. Las palabras de Jesús y el mensaje que Pablo estaba dando no han cambiado. Hay igualdad de la verdad hallada al pie de la cruz. La próxima vez que nos arrodillemos a lavar los pies de nuestro hermano o hermana acordémonos de esto.

E. LA SUMISIÓN

Sumisión es el sometimiento de nosotros mismos a la autoridad de otra persona, a Cristo y a otros. (Véase a Juan 13:12-17). El lavar los pies de los santos, más que cualquier otra práctica de la Iglesia, nos ayuda a someternos los unos a los otros, a aquéllos sobre nosotros en el Señor, y a Dios. Fallar o negarnos someternos los unos a los otros tendrá como resultado que fallemos en someternos a Dios. Para efectivamente lavar los pies de una persona, debemos arrodillarnos o inclinarnos al frente de ellos. (Como el tiempo lo permita, discuta las áreas en que somos llamados a someternos.)

F. EL SERVICIO

El vocablo servicio significa servir a otra persona. Jesús voluntariamente se humilló a sí mismo, tomando forma de siervo, cuando Él se arrodilló al frente de estos hombres para servirles mediante el acto de lavar sus pies. Si Jesús tenía un corazón de siervo, la misma Iglesia que Él dejó en la tierra para cumplir Sus instrucciones, también debe tener ese mismo tipo de corazón. Esto es representado mediante el acto de lavar los pies y en llevar las otras cosas que hacemos tales como recaudar dinero para misiones, servirse los unos a los otros, dar una mano, demostrándose compasión y amor los unos a los otros, usando nuestro tiempo y los recursos para la causa de Cristo y la Iglesia. ¿En qué otras maneras somos llamados a darnos para el servicio?

En la costumbre establecida del lavatorio de pies, cada uno se lavaba sus propios pies, pero bajo la ordenanza como fue instituida por Jesucristo, somos ordenados a lavarnos los pies los unos a los otros. En la costumbre el propósito era el aseo y la comodidad, pero bajo la ordenanza la intención es la humildad y la obediencia. Debemos de explorará varios otros aspectos de la ordenanza del lavatorio de pies.