NO ERAN REYES

EPIFANÍA

El término epifanía fue vinculado con la aparición de Cristo a los reyes magos, que fueron los primeros gentiles que tuvieron fe en Él. Primero en Oriente, y luego también en Occidente.

La Epifanía ante los magos de Oriente tal y como se relata en Mateo 2: 1-12​. Y como fué nacido Jesús en Bethlehem de Judea en días del rey Herodes, he aquí unos magos vinieron del oriente á Jerusalem, 2 Diciendo: ¿Dónde está el Rey de los Judíos, que ha nacido? porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos á adorarle. 3 Y oyendo esto el rey Herodes, se turbó, y toda Jerusalem con él. 4 Y convocados todos los príncipes de los sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. 5 Y ellos le dijeron: En Bethlehem de Judea; porque así está escrito por el profeta: 6 Y tú, Bethlehem, de tierra de Judá, No eres muy pequeña entre los príncipes de Judá; Porque de ti saldrá un guiador, Que apacentará á mi pueblo Israel. 7 Entonces Herodes, llamando en secreto á los magos, entendió de ellos diligentemente el tiempo del aparecimiento de la estrella; 8 Y enviándolos á Bethlehem, dijo: Andad allá, y preguntad con diligencia por el niño; y después que le hallareis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore. 9 Y ellos, habiendo oído al rey, se fueron: y he aquí la estrella que habían visto en el oriente, iba delante de ellos, hasta que llegando, se puso sobre donde estaba el niño. 10 Y vista la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. 11 Y entrando en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron dones, oro, é incienso y mirra. 12 Y siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen á Herodes, se volvieron á su tierra por otro camino.

Y que es celebrada el día 6 de enero.  En la Biblia King James en Ingles se les llama SABIOS.

Algunos de los magos antiguos reclamaban tener a Abraham como su ancestro. La evidencia histórica y Bíblica indica que los magos del segundo capítulo de Mateo no eran astrólogos paganos que observaban a quienes los cuerpos celestiales los llevaron al niño Cristo, sino eran más probablemente descendientes temerosos de Dios exiliados de la casa de Israel quienes eran dirigidos a Belén milagrosamente, muy probablemente por un ángel.

UNOS MAGOS

El Evangelio nos relata: “unos magos” y no dice que sean reyes, tampoco dice cuántos eran, y agrega que eran de oriente, pero no dice de qué país, por tanto no sabemos de su tierra de origen ni tampoco podemos imaginarlos como soberanos ni mucho menos conocer sus nombres.

NO ERAN REYES

No eran, por tanto, reyes, ni por su nombre, ni por su origen, ni por el modo como Herodes los recibe y marchan a Belén. El texto del evangelio dice que proceden “de Oriente” o mejor aún, “de las regiones orientales.” Ellos mismos dirán “Porque vimos su estrella en Oriente”

Los Magos le ofrecieron al Niño los regalos que le traían: oro, incienso y mirra. Mateo 2:11. Y entrando en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron dones, oro, é incienso y mirra.

DE MAGOS A REYES

Los misteriosos Magos de Oriente que llegaron a Belén para visitar al Niño Jesús cautivaron pronto la devoción y la fantasía popular de los cristianos. Ya en el siglo II se les elevó a la categoría de Reyes; esto se debió a que había un Salmo que decía: “Los reyes de Tarsis y de Saba le traerán sus regalos; todos los reyes se arrodillarán ante él.” Salmos 72:10-11. 10 Los reyes de Tharsis y de las islas traerán presentes: Los reyes de Sheba y de Seba ofrecerán dones. 11 Y arrodillarse han á él todos los reyes; Le servirán todas las gentes. Y se creyó que los Magos eran estos reyes que habían venido para cumplir la profecía.

Luego se fijó su número; al ser tres los regalos que le ofrecieron al niño: oro, incienso y mirra, se pensó que los Magos tenían que haber sido tres. Más tarde, en el siglo VI, se les dio nombres: Melchor, Gaspar y Baltasar. En el siglo VIII, se los hizo de razas diferentes. Y por último, en la edad media, se empezó a decir que uno de ellos era negro.

Hasta aquí lo que dice la Biblia sobre los Magos de Oriente que, seguramente, no eran magos las Sagradas Escrituras están en contra de la magia y hechicería , sino sabios; ni se puede deducir si eran reyes o santos ni dos, tres se infiere que eran tres por el número de regalos que ofrecieron al niño: oro, incienso y mirra o más; ni de qué lugar de Oriente venían ni que sus nombres fueran Melchor, Gaspar y Baltasar; ni si iban a pie o montados sobre animales, etcétera.