MEDITA EN ESTOS VERSÍCULOS Y CONFÍA. ¡RECUERDA QUE NO ESTÁS SOLO!

PODRÁS RESISTIR SI ESTÁS PREPARADO

Dios, en su inmensa sabiduría, nos da todo lo que necesitamos para resistir y vencer en el día malo. Somos nosotros los que debemos aprender a usar las herramientas e indicaciones que él nos dejó en su Palabra. Aprende a usar la armadura de Dios y reclama la autoridad que tienes en él. Así obtendrás la victoria en el día malo.