LOS MAGOS DEL ORIENTE

Parecería que uno puede llamar a los tres magos que visitaron a Jesús por cualquier nombre que uno deseara, pero la tradición los ha nombrado Gaspar, Baltasar y Melchor.

Aquí esta el artículo del Comentario Bíblico sobre los tres magos: Hombres sabios, del griego “Magoi,” que designa hombres de clases educadas varias. Nuestra palabra “magos” viene de esta raíz. Pero estos “hombres sabios” no eran magos en el moderno sentido de realizar magias. Ellos eran de nacimiento noble, educados, ricos, e influyentes. Eran los filósofos, los consejeros de la realeza, entendidos en toda la sabiduría del antiguo Este. Los “hombres sabios” que vinieron buscando al niño Jesús no eran idólatras; eran hombre de integridad.

Ellos estudiaron las Escrituras Hebreas y allí encontraron un trascripción más clara de la verdad. En particular, las profecías Mesiánicas del Antiguo Testamento llamaron su atención, y entre ellas encontraron las palabras de Balaam: “Saldrá estrella de Jacob”. Números 24:17. Verélo, mas no ahora: Lo miraré, mas no de cerca: Saldrá ESTRELLA de Jacob, Y levantaráse cetro de Israel, Y herirá los cantones de Moab, Y destruirá á todos los hijos de Seth. Probablemente también supieron y entendieron el tiempo de la profecía de Daniel. Daniel 9:25-26. 25 Sepas pues y entiendas, que desde la salida de la palabra para restaurar y edificar á Jerusalem hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; tornaráse á edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos. 26 Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, y no por sí: y el pueblo de un príncipe que ha de venir, destruirá á la ciudad y el santuario; con inundación será el fin de ella, y hasta el fin de la guerra será talada con asolamientos.

Y llegaron a la conclusión de que la llegada del Mesías estaba cerca.

La noche del nacimiento de Cristo, una misteriosa luz apareció en el cielo que se volvió una estrella luminosa que persistió en los cielos occidentales. Impresionados con su importancia, los hombres sabios volvieron una vez más a los sagrados rollos. Según ellos buscaron entender el significado de los escritos sagrados, fueron instruidos en sueños para ir en busca del Mesías. Como Abraham, al principio no supieron a dónde irían, pero siguieron según la estrella guía los dirigía en su camino.

Los regalos de los tres magos

La tradición de que había tres hombres sabios surgió del hecho de que hubo tres regalos. Mateo 2:11. Y entrando en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron dones, oro, é incienso y mirra. Pero esto no tiene soporte en la Escritura. Una interesante, pero indigna, leyenda da sus nombres como Gaspar, Baltasar, y Melchor. La infundada idea de que eran reyes fue deducida de Isaías 60:3. Y andarán las gentes á tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento. Apocalipsis 21:24. Y las naciones que hubieren sido salvas andarán en la lumbre de ella: y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor á ella.