LOS DÍAS DE LA SEMANA.

AMARTE SÓLO A TÍ.

LOS DÍAS DE LA SEMANA

LUNES: DÍA DE LAVADO

Señor, ayúdame a lavar todo mi egoísmo y vanidad, para que te pueda servir con perfecta humildad durante la semana que comienza.

MARTES: DÍA DE PLANCHADO

Señor, ayúdame a planchar todas las arrugas del prejuicio que he recogido durante los años, para poder ver la belleza en los demás.

MIÉRCOLES: DÍA DE REMIENDO
Señor, ayúdame a remendar mi modo de ser para que no sea un mal ejemplo para los demás.

JUEVES: DÍA DE LIMPIEZA
Señor, ayúdame a sacudir el sinnúmero de fallas que he estado escondiendo en los recónditos rincones de mi corazón.

VIERNES: DÍA DE COMPRAS
OH Dios, dame la gracia de comprar sabiamente la felicidad eterna para mí y todos aquellos que tengan necesidad de amor.

SÁBADO: DÍA DE GUISADO
Ayúdame, Señor, a cocinar una gran olla de amor fraternal para servirla con el dulce pan de la bondad humana.

DOMINGO: DÍA DEL SEÑOR
OH Dios, he preparado mi casa para Ti.

Por favor entra a mi corazón como mi invitado muy bien amado para que yo pueda pasar el día y el resto de mi vida en tu Divina Presencia.

Este es el día y la hora en que abres esta Presentación. Recuérdalos, pues llega en un buen día para ti.

Destrucción de Sodoma y Gomorra
LOS DOS ÁNGELES LLEGARON A SODOMA AL ANOCHECER. LOT ESTABA SENTADO Y, AL VERLOS, SE LEVANTÓ PARA RECIBIRLOS POSTRÁNDOSE A TIERRA.
— HE AQUÍ, SEÑORES MÍOS, VENID, POR FAVOR, A LA CASA DE VUESTRO SIERVO. PASAD LA NOCHE Y LAVAOS VUESTROS PIES. POR LA MAÑANA OS LEVANTARÉIS TEMPRANO Y SEGUIRÉIS VUESTRO CAMINO.
— NO, PASAREMOS LA NOCHE EN LA CALLE.
LOT INSISTIÓ MUCHO, ASÍ QUE FUERON CON ÉL Y ENTRARON EN SU CASA. ÉL LES PREPARÓ UN BANQUETE, HIZO PANES SIN LEVADURA Y COMIERON, PERO ANTES DE QUE SE ACOSTASEN, LOS HOMBRES DE LA CIUDAD, TODO EL PUEBLO JUNTO, DESDE EL MÁS JOVEN HASTA EL MÁS VIEJO, RODEARON LA CASA Y LLAMARON A LOT:
— ¿DÓNDE ESTÁN LOS HOMBRES QUE VINIERON A TI ESTA NOCHE? SÁCANOSLOS, PARA QUE LOS CONOZCAMOS.
— ¡POR FAVOR, HERMANOS MÍOS, NO HAGÁIS TAL MALDAD! HE AQUÍ TENGO DOS HIJAS QUE TODAVÍA NO HAN CONOCIDO VARÓN. OS LAS SACARÉ, PUES, Y HACED CON ELLAS COMO OS PAREZCA, SOLO QUE NO HAGÁIS NADA A ESTOS HOMBRES PORQUE PARA ESTO HAN VENIDO A LA SOMBRA DE MI TECHO.
— ¡QUÍTATE DE AHÍ! ESTE VINO AQUÍ PARA RESIDIR COMO FORASTERO, ¿Y AHORA HABRÁ DE ERIGIRSE COMO JUEZ? AHORA TE HAREMOS A TI MÁS DAÑO QUE A ELLOS.
FORCEJEARON MUCHO CONTRA LOT Y SE ACERCARON PARA ROMPER LA PUERTA. ENTONCES LOS ÁNGELES EXTENDIERON LAS MANOS, METIERON A LOT EN LA CASA Y CERRARON LA PUERTA. A LOS HOMBRES QUE ESTABAN JUNTO A LA PUERTA LOS HIRIERON CON CEGUERA, DESDE EL MENOR HASTA EL MAYOR, DE MODO QUE SE FATIGABAN POR HALLAR LA PUERTA. LOS ÁNGELES DIJERON A LOT:
— ¿TIENES AQUÍ A ALGUIEN MÁS? YERNOS, HIJOS... CUALQUIERA QUE TENGAS EN LA CIUDAD, SÁCALOS DE AQUÍ, PORQUE VAMOS A DESTRUIR ESTE LUGAR POR CUANTO EL CLAMOR DE ELLOS HA LLEGADO A SER GRANDE DELANTE DE DIOS. POR ESO DIOS NOS HA ENVIADO PARA DESTRUIRLO.
AL RAYAR EL ALBA, LOS ÁNGELES APREMIABAN A LOT, DICIÉNDOLE:
— ¡LEVÁNTATE, TOMA A TU MUJER Y A TUS DOS HIJAS QUE ESTÁN AQUÍ, PARA QUE NO SEÁIS DESTRUIDOS CON EL CASTIGO DE LA CIUDAD!
LOS HOMBRES TOMARON SU MANO, LA MANO DE SU MUJER Y LAS MANOS DE SUS DOS HIJAS, POR LA MISERICORDIA DE DIOS. LOS SACARON Y LOS PUSIERON FUERA DE LA CIUDAD. DESPUÉS DE HABERLOS SACADO, LE DIJERON:
— ¡ESCAPA POR TU VIDA! NO MIRES ATRÁS NI TE DETENGAS EN TODA ESTA LLANURA. ESCAPA A LA MONTAÑA, NO SEA QUE PEREZCAS.
DIOS HIZO LLOVER DESDE LOS CIELOS AZUFRE Y FUEGO SOBRE SODOMA Y GOMORRA. ENTONCES LA MUJER DE LOT MIRÓ ATRÁS, A ESPALDAS DE ÉL, Y SE CONVIRTIÓ EN UNA ESTATUA DE SAL.