LA MUERTE DE UNA PROMESA

Dios nos ha dado preciosas y grandísimas promesas.  Ellas son aliento a nuestra vida y nos permiten llegar confiadamente ante el trono de la gracia y a la vez nos facilita enfrentar los ataques del enemigo.

Sin embargo hay momentos en la vida cuando luego de ver realizada una de ellas nos asombramos al ver que se debilita.

Promesa Que Se Debilita

No solo vemos que la promesa que se debilita sino que sorpresivamente contemplamos perplejos que ella muere. Angustia, Desilusión y Frustración invaden nuestra alma y confunden nuestra mente.

En ese momento no tenemos capacidad para pensar en la posibilidad de una resurrección. Aun las que mueren pueden resucitar.

¿Podemos acaso ver esas promesa activas otra vez?  ¿Podemos recuperar el aliento perdido en la vida?  ¿Dios nos ha dado acaso la espalda para dejarnos en medio de la frustración?  ¿Cómo puedo volver a comenzar aun cuando las preguntas rondan en mi mente?

Respuesta A Nuestras Inquietudes

Gracias a Dios que Él siempre tiene respuestas para nuestras inquietudes y nos permite levantarnos de nuestra postración y volver a comenzar.