LA LÁMPARA DEBAJO DE UN ALMUD

Mateo 5:14-16

14 Vosotros sois la luz del mundo: una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15 Ni se enciende una lámpara y se pone debajo de un almud, mas sobre el candelero, y alumbra á todos los que están en casa. 16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras obras buenas, y glorifiquen á vuestro Padre que está en los cielos.

En las palabras de Jesús en el sermón del Monte nos dice en Mateo 5:14-16; dice que “Vosotros sois la luz del mundo”, y nadie que enciende una luz, la coloca debajo de un almud (cajón para una determinada medida de granos, prácticamente en desuso) sino sobre un candelero para dar luz a los que están en casa. Esta comparación fue utilizada por Jesús para decir que cada persona que realmente recibe la luz de Cristo se convierte en hijo de luz. Efesios 5:8. Porque en otro tiempo erais tinieblas; mas ahora sois luz en el Señor: andad como hijos de luz. Por lo tanto toda buena obra hecha por sus discípulos siempre debe glorificar y exaltar el nombre de Jesucristo, y no al que hace la buena obra.  Por esa razón en Efesios 2:10. Porque somos hechura suya, criados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó para que anduviésemos en ellas. Y no debemos olvidarnos de que ninguna obra nuestra nos hace acepto ante Dios, ellas vienen como resultado de la fe genuina en Cristo Jesús, y si las hacemos no es para recibir alabanza de los hombres. Debemos dar un buen testimonio, comenzando primeramente en nuestro hogar, en la iglesia a que asistimos, en nuestro lugar de trabajo, de estudio, es decir, en todas partes debemos tener buen testimonio delante de los hombres, pero todo es para la gloria de Dios.

No hay que olvidar lo que dice la Biblia en:

Romanos 1:17. Porque en Él la justicia de Dios se descubre de fe en fe; como está escrito: Mas el justo vivirá por la fe.

Efesios 2:8-9. 8 Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios: 9 No por obras, para que nadie se gloríe.