JESÚS SE ENTREGÓ POR NOSOTROS

OH ADONAI

JESÚS SE ENTREGÓ POR NOSOTROS

Romanos 4:25

25 Dios entregó a Jesús para que muriera por nuestros pecados, y lo resucitó para que fuéramos declarados inocentes.

Romanos 5:16

16 El pecado de Adán no puede compararse con el regalo de Dios. El pecado de Adán hizo que Dios lo declarara culpable. Pero gracias al regalo de Dios, ahora Él declara inocentes a los pecadores, aunque no lo merezcan.

Romanos 5:18

18 Por el pecado de Adán, Dios declaró que todos merecemos morir; pero gracias a Jesucristo, que murió por nosotros, Dios nos declara inocentes y nos da la vida eterna.

Efesios 5:2

2 Deben amar a los demás, así como Cristo nos amó y murió por nosotros. Para Dios, la muerte de Cristo es como el delicado aroma de una ofrenda.

Gálatas 2:20

20 En realidad, también yo he muerto en la cruz, junto con Jesucristo. Y ya no soy yo el que vive, sino que es Jesucristo el que vive en mí. Y ahora vivo gracias a mi confianza en el Hijo de Dios, porque Él me amó y quiso morir para salvarme.

Romanos 8:32

32 Dios no nos negó ni siquiera a su propio Hijo, sino que lo entregó por nosotros, así que también nos dará junto con Él todas las cosas.

1 Corintios 15:17

17 Y si Cristo no resucitó, de nada sirve que ustedes crean en Él, pues sus pecados aún no habrán sido perdonados.

2 Corintios 5:15

15 Así que, si Cristo murió por nosotros, ya no debemos vivir más para nosotros mismos, sino para Cristo, que murió y resucitó para darnos vida.

2 Corintios 5:21

21 Cristo nunca pecó. Pero Dios lo trató como si hubiera pecado, para declararnos inocentes por medio de Cristo.