EN NUESTRO MATRIMONIO HAY MUCHA FALTA DE PERDÓN.

Aunque en esta vida

EN NUESTRO MATRIMONIO HAY MUCHA FALTA DE PERDÓN.

Experimentar el perdón es una necesidad fundamental de todo ser humano!
Por cuanto todos los seres humanos somos imperfectos, necesitamos experimentar el perdón para evitar que se endurezcan los corazones.

Dios nuestro Padre Celestial fue el primero en satisfacer esta necesidad humana enviando a su hijo amado Jesucristo para expiación de nuestros pecados. Cuando una persona no experimenta el perdón desde niño, se crea un vacío en su corazón que provoca una actitud de venganza y generalmente de violencia.

Muchas personas no recibieron el perdón que necesitaban y hoy se han convertido en delincuentes con corazones endurecidos que hacen mucho daño en la sociedad. Simplemente porque no fue satisfecha su necesidad de ser perdonados!

En el matrimonio muchas personas arrastran falta de perdón de sus padres que los castigaron exageradamente, por el modelaje que vieron que tampoco se perdonaban entre ellos, por familiares que les causaron un daño y nunca pidieron perdón ni se les perdonó.

Todo el dolor que no pudimos resolver en su momento, a alguien se lo cobraremos! Entonces hay cónyuges que arrastran falta de perdón desde pequeños y se lo cobran “inconscientemente” a sus cónyuges.

En la vida matrimonial se presenta la posibilidad de herirse muchas veces por causa de las diferentes formas de ver las cosas en tantas decisiones que se deben tomar en el diario vivir. Esto genera una alta probabilidad de enojo y reacciones que pueden ocasionar heridas en la relación.

Por esta razón, y entendiendo que el perdón es una necesidad fundamental, los cónyuges deben entender y decidir vivir con un espíritu de perdón permanente.

Mateo 6:14-15. 14 Porque si perdonareis á los hombres sus ofensas, os perdonará también á vosotros vuestro Padre celestial. 15 Mas si no perdonareis á los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas. El perdón es un mandato obligatorio de nuestro Padre Celestial a sus hijos, no hay opción. O perdonamos o perdonamos!

Si no perdonamos, la consecuencia es muy grave: Dios tampoco nos perdonará y entonces quedaremos desprotegidos a expensas de los ataques del enemigo y del mundo. Si tienes heridas provocadas en tu infancia o en tu etapa de adolescente, debes hablar con las personas que te ofendieron y perdonar lo que sea, para quedar libres de esa presión emocional.

Si la persona que te ofendió ya no existe, igualmente preséntate ante Dios para perdonar a esas personas y quedar libre de todas esas cargas emocionales. Comparte todas esas experiencias dolorosas con tu cónyuge. Mateo 18:21-22. 21 Entonces Pedro, llegándose á él, dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré á mi hermano que pecare contra mí? ¿hasta siete? 22 Jesús le dice: No te digo hasta siete, mas aun hasta setenta veces siete.

En este versículo bíblico queda totalmente establecido que el perdón debe ser una actitud permanente. Debemos tener un corazón entrenado para perdonar cuantas veces sea necesario. No quiere decir que vamos a permitir que abusen de nosotros, sino que vamos a perdonar, pero a la vez vamos a buscar alternativas de cambio para mejorar aquello en lo que se esté fallando.

Cuando alguno de los cónyuges cometa un error, la actitud correcta debe ser primero la de perdonar para reducir la tensión y luego conversar para buscar alternativas de cómo evitar que se repitan los mismos errores. Aun si se repiten los errores, se debe seguir el mismo proceso hasta que encuentren las alternativas que solucionen la situación. Pero el perdón no se puede negar jamás!Necesitamos tener este espíritu de perdón permanente en nosotros para pedir perdón y para perdonar cuantas veces sea necesario, porque muchas veces nosotros seremos los ofensores y vamos a necesitar que nos satisfagan la necesidad del perdón. Y esto es una verdadera expresión de amor!

En los Estados Unidos

The First Thanksgiving at Plymouth por Jennie A. Brownscombe (1914). Museo Pilgrim Hall.

En los Estados Unidos, la tradición moderna del día de Acción de Gracias tiene sus orígenes en el año 1623 en una celebración en Plymouth, en el actual estado de Massachusetts. También existen evidencias de que los colonos españoles en Texas realizaron celebraciones en el continente con anterioridad en 1598, y fiestas de agradecimiento en la colonia de Virginia.7​ La fiesta en 1621 se celebró en agradecimiento por una buena cosecha. En los años posteriores, la tradición continuó con los líderes civiles tales como el gobernador William Bradford, quien planeó celebrar el día y ayudar en 1623. ​Dado que al principio la colonia de Plymouth no tenía suficiente comida para alimentar a la mitad de los 102 colonos, los nativos de la tribu Wampanoag ayudaron a los peregrinos dándoles semillas y enseñándoles a pescar. La práctica de llevar a cabo un festival de la cosecha como este no se volvió una tradición habitual en Nueva Inglaterra hasta finales de la década de 1660. ​

Según el historiador Jeremy Bangs, director del Leiden American Pilgrim Museum, los peregrinos pudieron haberse inspirado en los servicios anuales de Acción de Gracias por el alivio del asedio de Leiden en 1574, cuando vivían en Leiden.

Controversia sobre el origen

El sitio donde se llevó a cabo el primer día de Acción de Gracias en los Estados Unidos, e incluso en el continente, es un objeto de debate constante. Los escritores y profesores Robyn Gioia y Michael Gannon de la Universidad de la Florida han señalado que la primera celebración de este día en lo que actualmente son los Estados Unidos fue llevada a cabo por los colonos españoles el 8 de septiembre de 1565, en lo que hoy es San Agustín, Florida.

En Brasil

En Brasil, el entonces presidente Gaspar Dutra instituyó el Día Nacional de Acción de Gracias, a través de la ley 781, del 17 de agosto de 1949, por sugerencia del embajador Joaquim Nabuco. En 1966, la ley 5110 estableció que la celebración de Acción de Gracias se daría el cuarto jueves de noviembre. Pero esta celebración no es muy popular.

Tradiciones en los Estados Unidos

Cenas familiares

Preparación del pavo para la cena familiar del Día de Acción de Gracias

Artículo principal: Cena de Acción de Gracias

La mayoría de las personas en los Estados Unidos celebran esta fiesta con reuniones familiares en sus hogares donde preparan un banquete, en muchas casas es común ofrecer una oración de gracias a Dios por las bendiciones recibidas durante el año. El plato principal tradicional para la cena es un gran pavo asado u horneado, este pavo tradicionalmente va acompañado con un relleno hecho de pan de maíz y salvia. Se sirve tradicionalmente con una jalea o salsa de arándanos rojos, además suelen servirse platos de verduras como las judías verdes ejotes, vainitas, la papa dulce (boniato, camote) y el puré de patata con gravy, que es una salsa hecha del jugo del pavo; también suele servirse una gran variedad de postres, siendo el pastel de calabaza el más popular.

¿Qué es el Día de Acción de Gracias? ¿Dónde y cómo se celebra?

El pavo es el protagonista de esta fiesta nacional de Estados Unidos, que se celebra el cuarto jueves de noviembre

Acción de Gracias, en inglés 'Thanksgiving', es una fiesta que se celebra en varios países. En todos los casos tiene un carácter religioso, ya que consiste en una celebración de agradecimiento por algún motivo en especial (buena cosecha, fin de una sequía...), aunque no tanto en su origen. Especialmente festejado es en el país en el que nos centraremos, Estados Unidos, donde existe una cierta controversia sobre el origen del Día de Acción de Gracias, que se celebra en una fecha concreta.

¿Cuál es el origen de la celebración?

La tradición moderna indica que el origen se remonta a inicios de 1620 en Plymouth (Massachusetts, EE. UU.). En 1620 un barco llamado 'Mayflower' llegó de Inglaterra a esta localidad, al noreste de lo que hoy conocemos como Estados Unidos (fundado en 1776). Una vez allí, los indígenas ayudaron a los ingleses a cosechar la tierra en el asentamiento en el que se habían establecido. En 1621, después una exitosa cosecha, el nombrado como gobernador de la colonia de Plymouth organizó una fiesta para invitar a aquellos indígenas que los habían ayudado a una comida como muestra de su agradecimiento. Este hecho se volvió una tradición anual, se expandió por el territotio y al día de hoy es todo un acontecimiento nacional.

Esta es la versión más popular de su origen, aunque hay historiadores que apuntan que la primera celebración de estas características se remonta a los españoles colonizadores en Florida 60 años antes.

¿Dónde y cuándo se celebra?

El Día de Acción de Gracias se celebra sobre todo en Estados Unidos y Canadá. En otros países, como Alemania y Japón, se celebran festividades parecidas que llaman de manera distinta. En EE. UU. se festeja el cuarto jueves de noviembre, mientras que en Canadá es el segundo lunes de octubre, siendo en ambos países fiesta nacional. En algunas ciudades se celebran actos y desfiles, como el de Nueva York, que congrega a millones de personas.

¿Cómo se festeja Acción de Gracias?

Acción de Gracias es una celebración familiar, incluso más importante que Navidad en algunos casos. Las familias estadounidenses se reúnen en sus casas, donde preparan un banquete. Antes de la comida, los más creyentes rezan una oración en agradecimiento a Dios por los alimentos. En la mesa, el pavo es el protagonista principal. Normalmente se sirve relleno y cocinado al horno y acompañado de alguna salsa (es frecuente la de arándanos rojos).

El pavo suele estar acompañado en la mesa por grandes bandejas de verduras, boniatos, entre otros alimentos. Las mesas están repletas hasta el final, también en la hora del postre o postres, ya que es habitual que se sirva una gran variedad de dulces. El más popular es el pastel de calabaza.

El presidente Abraham Lincoln (1861-1865) estableció la festividad de 'Thanksgiving' para conmemorar la celebración con la que los colonos británicos que llegaron al país a bordo del 'Mayflower' en 1620, quisieron dar gracias a Dios por su buena cosecha después de un duro invierno. En 1789, cuando George Washington fue designado primer presidente de EE. UU., eligió el 26 de noviembre como día oficial de Acción de Gracias, pero en 1863 Lincoln estableció como fecha oficial definitiva el último jueves de noviembre.