EL SEÑOR ENDEREZARÁ LOS CAMINOS TORCIDOS

Señor, gracias por darme tu amor y bondad. Gracias por sostenerme con Tu amor e ir delante de mi enderezando mis veredas. Amen

Isaías 45:2. Yo iré delante de ti, y enderezaré las tortuosidades; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos.

Esta promesa fue hecha al rey Ciro; pero al mismo tiempo se dirige a todos los verdaderos siervos del Señor. Sigamos siempre adelante con fe, y nuestro camino se allanará. Las tortuosidades del artificio humano y las sutilezas de satanás se enderezarán para nosotros, sin necesidad de tener que seguir sus engañosos rodeos.

Las puertas de bronce serán quebrantadas y los cerrojos de hierro que las sujetaban serán hechos pedazos. Para derribarlos no serán necesarios maquinas ni barras.

El Señor mismo hará el milagro, y lo que sea imposible e insospechado se convertirá en realidad. Dejemos a un lado nuestro temor y cobardía y avancemos por el camino del deber, porque el Señor ha dicho: «Yo iré delante de ti». No nos incumbe a nosotros razonar el por qué sino hacer frente y avanzar.

Es la obra del Señor y Él nos ayudará; ante Su poder desaparecerán todos los impedimentos. ¿Por ventura ha dicho: «Quebrantaré puertas de bronce?» ¿Quién podrá impedir la ejecución de Sus propósitos y oponerse a Sus designios? Quienes sirven a Dios poseen recursos infinitos.

El camino es llano para la fe, aun cuando esté cerrado por la fuerza de los hombres. El Señor ha dicho: «Yo iré delante», como lo dice en esta promesa. No podemos dudar. Confiado estoy de que Hoy el Señor va a enderezar mis veredas si yo enderezó mi corazón ante Él.

Señor, Gracias por darme tu amor y bondad. Gracias por sostenerme con tu mano e ir delante de mí enderezando mis veredas. Amén.