EL QUE TIENE OÍDOS OIGA

Dios sigue hablando a las Iglesias por Su Espíritu y Su Palabra. La cuestión es si escuchamos Su voz o hacemos lo que nosotros queremos.