EL PODER DE LA ESPOSA QUE ORA primera parte

MI PENSAMIENTO ERES TU SEÑOR

EL PODER DE LA ESPOSA QUE ORA

El poder se puede usar de diferentes formas, para el bien o para el mal, pero el poder de la oración de una esposa traerá maravillosos dividendos.

Hermana, no sé cuál es la situación que vives con tu esposo, te animamos a que uses ese poder que está en tus manos.  En la oración hay poder. Use este recurso y sabemos que podrás decir al final: con el poder de Dios todo se puede.

La oración de una esposa confesando su enojo, frustración y falta de perdón.

Marcos 11:24-25. 24 Por tanto, os digo que todo lo que orando pidiereis, creed que lo recibiréis, y os vendrá. 25 Y cuando estuviereis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que vuestro Padre que está en los cielos os perdone también á vosotros vuestras ofensas.

Efesios 4:32. Antes sed los unos con los otros benignos, misericordiosos, perdonándoos los unos á los otros, como también Dios os perdonó en Cristo.

Mateo 7:7-8. 7 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 8 Porque cualquiera que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se abrirá.

Orando por el trabajo de él.

Proverbios 22:29. ¿Has visto hombre solícito en su obra? delante de los reyes estará; No estará delante de los de baja suerte.

Proverbios 23:4-5. 4 No trabajes por ser rico; Pon coto á tu prudencia. 5 ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? Porque hacerse han alas, Como alas de águila, y volarán al cielo.

Mateo 16:26. Porque ¿de qué aprovecha al hombre, si granjeare todo el mundo, y perdiere su alma? O ¿qué recompensa dará el hombre por su alma?

Eclesiastés 10:18. Por la pereza se cae la techumbre, y por flojedad de manos se llueve la casa.

Salmo 90:17. Y sea la luz de Jehová nuestro Dios sobre nosotros: Y ordena en nosotros la obra de nuestras manos, La obra de nuestras manos confirma.

Orando por sus finanzas.

Lucas 12:29-31. 29 Vosotros, pues, no procuréis qué hayáis de comer, ó qué hayáis de beber: ni estéis en ansiosa perplejidad. 30 Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; que vuestro Padre sabe que necesitáis estas cosas. 31 Mas procurad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas.

Eclesiastés 5:19. Asimismo, á todo hombre á quien Dios dió riquezas y hacienda, y le dió también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce su trabajo; esto es don de Dios.

Filipenses 4:19. Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme á Sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Orando por su sexualidad.

1 Corintios 6:13. Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; empero y á él y á ellas deshará Dios. Mas el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor; y el Señor para el cuerpo

2 Corintios 6:18-20. 18 Huid la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre hiciere, fuera del cuerpo es; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. 19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Porque comprados sois por precio: glorificad pues á Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.