EL ESPIRITU DEL SEÑOR

Jesús se presentó en este mundo ofreciendo libertad, perdón y descanso para los cautivos y oprimidos