DIOS SE ACUERDA DE NOSOTROS

El hombre parece insignificante cuando lo comparamos con la inmensidad de la creación. Sin embargo, Dios se acuerda de él y ha enviado a su propio Hijo para salvarle.