DIOS NO NOS DEBE NADA

Nos debe algo la vida…o ajustémoslo más: ¿Dios nos debe algo?

Nosotros somos espiritualmente liberados cuando comenzamos a ver todo lo que tenemos, somos y deseamos no sólo como un regalo de Dios y de la vida, sino también cuando lo vemos como un préstamo.

Un Préstamo nos devuelve el sentido de Responsabilidad. Necesito ser responsable con lo que no es mío.

Cuando alguien me presta algo me permite disfrutar al máximo de lo que tengo antes de que me lo pidan.

Un Préstamo me hace ser agradecido con el propietario de quién me lo ha prestado.

Un Préstamo me hace ser sensible.

Un regalo o algo prestado me libera de exigir.

REGALO Y PRÉSTAMO

Cuando entendemos que todo es un regalo y un préstamo de Dios comenzamos a sentir gratitud hacia Dios, la fuente de toda cosa buena y comenzamos a crecer más y más cerca de Él en una manera auténtica, llena de gozo y liberación interna.

Salmo 30:12. Por tanto á ti cantaré, gloria mía, y no estaré callado. Jehová Dios mío, te alabaré para siempre.

“Di que no haces las cosas para que te las agradezcan, pero trata de hacerlas para gente agradecida”. Cipriano.

Es triste encontrar en la vida gente que pierde la belleza del agradecimiento. Muchos ven la vida como la gran deudora para ellos.

Dios no nos debe nada. Nosotros sí le debemos a Él.