DIOS … ¿ES CELOSO?

Éxodo 20:5. No te inclinarás á ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos, á los que me aborrecen.

Éxodo 20 nos habla sobre los diez mandamientos de la ley de Dios, y ahí en el versículo cinco, encontramos uno de los atributos más hermosos de Dios, «celoso», cuando vemos esta palabra, pensamos en inseguridad, desconfianza, pero si la vemos en el sentido puro de su significado, entendemos que esta es una virtud, y no un mal en el corazón…a Elías lo consumían los celos por el Señor y sus cosas santas. 1 Reyes19:10. Y él respondió: Sentido he un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu alianza, han derribado tus altares, y han muerto á cuchillo tus profetas: y yo solo he quedado, y me buscan para quitarme la vida. Los hombres santos de Dios tienen celo de amor, de pasión, celo santo y puro por el amor al dador de la vida, y a su preciosa palabra.

Dios quiere que nuestro corazón sea solo de Él, y para Él, y no compartido con otros dioses (personas, cosas) ¿cómo nos hemos sentido cuando descubrimos que el corazón de la persona que tanto amamos esta compartido, que no nos ama solo a nosotros, sino que hay una alguien más en su vida? Personalmente puedo decir que es un dolor indescriptible, ¿Por qué? Porque fuimos diseñados con esta naturaleza por el mismo Señor de los cielos. Lucas16:13. Ningún siervo puede servir á dos señores; porque ó aborrecerá al uno y amará al otro, ó se allegará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir á Dios y á las riquezas.No podemos amar a dos hombres o dos mujeres a la vez, ni tampoco podemos amar a Dios y el mundo. Si tuviésemos dos negocios, o dos trabajos, ¿a quién vamos a dedicarle más tiempo? Al final vamos a amar más a uno que al otro.

Dios quiere ser el todo de todo, el centro del universo de nuestra existencia, y cuando eso acontece, el hará misericordia a millares de nuestras generaciones, a los que le aman y guardan Sus mandamientos.

Cuando le amamos a El sobre todas las cosas del mundo, es tan sencillo poder amar y perdonar a todo aquel que esta alrededor de nuestra vida. Solo entonces podremos amar con el verdadero amor, el amor que viene de la misma presencia de nuestro Señor Jesucristo, quien nos dio el ejemplo de amor y obediencia a Su Dios y Señor.

Si algún celo debe de haber en nuestro ser, es por nuestro Dios y Su Palabra.

Querido amigo, querida amiga, como siempre dos opciones, pretendiendo vivir para Dios con un corazón lleno de amantes, o cuidando pasionalmente ese lugar solo para Él. Tú decides.