CRISTO REFLEJADO EN NOSOTROS

Romanos 8:28-29. 28 Y sabemos que á los que á Dios aman, todas las cosas les ayudan á bien, es á saber, á los que conforme al propósito son llamados. 29 Porque á los que antes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conformes á la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos

El mercurio es un mineral que se usa para la fabricación de termómetros y espejos. Se cuenta que en la China tenían, hace años, un método bien simple para preparar el mercurio para los espejos. En la fundición donde lo trabajaban, un obrero con un cucharón especial iba sacando del caldero en el que hervía la materia prima, toda la espuma que flotaba en la superficie hasta que eliminaba toda la escoria que salía a flote. Si su imagen se reflejaba nítida como en un espejo, sabía entonces que el mercurio estaba listo para ser usado. Ahí apagaba el fuego. Parece que Dios usa también este método al mirarnos desde arriba. Después de que hemos pasado por diversas pruebas y tribulaciones en el crisol de la vida, mira si la imagen de su Hijo se refleja nítida en nosotros. Si es así, es indicación de que "su tarea" se está completando en nuestras vidas.