CONTINUAMOS CON LA CELEBRACIÓN DEL DÍA DE LA MADRE

Cuando no tenía a quien acudir, sabía que podía contar contigo.
Cuando todos los caminos se cerraban, tu puerta era la única siempre abierta.
Y cuando todo se ponía difícil ahí estabas tú a mi lado diciéndome que todo saldría bien.
Gracias Mamá por todo lo que hiciste y por todo lo que serias capaz de hacer si te lo hubiera pedido.
Sin ti no sería quien soy actualmente.
Todo te lo debo a ti.

Gracias Mamá por todo lo que me has dado.
Gracias por traerme al mundo, alimentarme, cuidarme y tratar de hacerme una persona de bien.
Gracias por lo que me enseñaste y el amor que me inculcaste.
Gracias por hacerme comprender que el amor verdadero es ese que se entrega, sin esperar nada a cambio.

Gracias Mamá por tu amor, paciencia, comprensión y soportar mis malcriadeces todo el tiempo.
Nunca olvides que te quiero mucho TQM...

Felicidades Mamá y gracias X2 por ser padre y madre a la misma vez.

Madre, el lucero que más brilla en mi cielo eres tú, la flor más hermosa de mi jardín eres tú. Eres tú el gran amor de mi vida. Eres tú, mi felicidad.

Mamá, el mejor regalo que te puedo entregar y sé que es el que más te gustará, es mi corazón y todo mi cariño.

Aunque haga una montaña con regalos, no será suficiente para agradecerte todo lo que has hecho por mí.
Aunque vaya al fin del mundo y te traiga el regalo más caro, sé que no podrá pagar todo lo que has hecho por mí, todo lo que has sufrido y las privaciones por las que has pasado para hacerme todo un hombre.
Gracias Mamá.

Mamá, me llevaste en tu vientre y después en tus brazos y en tu hombro.
¡Qué otra cosa puedo hacer, sino darte todo mi amor!
¡Gracias Mamá y Muchas Felicidades!

Madre en este día te recuerdo mucho y te echo de menos.
Estoy seguro de que estas descansando en un lugar lejano, tranquilo y distante y desde allí puedes verme a mí y a los míos.
Estoy seguro de que desde allí aun oras por nuestra felicidad, como lo hacías cuando estabas aquí a nuestro lado
Gracias Madre por todo lo que hiciste por nosotros, te quiero y te guardo en mi memoria para siempre.

En este Día de las Madres como siempre recuerdo al gran amor de mi vida.
A esa que me llevo durante nueve meses consigo, a su lado durante varios años y en su mente toda su vida.
A esa que solo vivía para mí, aunque a veces yo no lo apreciaba como debía.
A esa que murió y hoy no está conmigo, pero que guardo su memoria en lo más dentro de mí.
En este día te recuerdo Mamá y le pido a Dios que te tenga a su lado en la gloria, como lo mereces.

Después de haber vivido, haberme enamorado, querido y amado, he comprendido que nunca tuve un amor como el de mi madre.
Un amor desinteresado, a prueba de desastres, incomprensión y olvido.
Un amor tan grande que no se puede expresar con palabras.
Un amor modesto que solo se exteriorizaba con miradas furtivas.
Ahora que ella no está y que yo he crecido, es que he comprendido la grandeza de su amor.
Gracias Mamá por haberme dado tanto y por recibir tan poco de mí.
Gracias Mamá por tu inmenso amor, al que solo puedo corresponder amando de esa misma forma a mis hijos, como tú me amaste a mí.