COMO EL ÁGUILA

AMEMONOS DE CORAZON

COMBATIR EL ESTRÉS

Evitarlo.

Aprende estos versículos y repítelos cuando el estrés este ganando:

1 Pedro 5:7. Echando toda vuestra solicitud en él, porque él tiene cuidado de vosotros.

Mateo 11:28. Venid á mí todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar.

Juan 14:27. La paz os dejo, mi paz os doy: no como el mundo la da, yo os la doy. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

Filipenses 4:6-7. 6 Por nada estéis afanosos; sino sean notorias vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con hacimiento de gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepuja todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros entendimientos en Cristo Jesús.

Josué 1:9. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente: no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios será contigo en donde quiera que fueres.

COMO EL ÁGUILA

El águila es el ave de mayor longevidad de su especie. Llega a vivir 70 años.

Pero para llegar a esa edad, a los 40 años deberá tomar una seria y difícil decisión.
A los 40 años sus uñas se tornan apretadas y flexibles, sin conseguir tomar a sus presas de las cuales se alimenta
Su pico largo y puntiagudo se curva apuntando contra su pecho.
Sus alas están envejecidas y pesadas, y sus plumas gruesas. Volar se hace ya muy difícil.

Entonces el águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar su dolorido proceso de renovación, que durará 150 días.
Este proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar.
Después, al encontrarse en el lugar, el águila comienza a golpear su pico contra la pared hasta conseguir arrancarlo.
Después de arrancarlo, esperará el crecimiento de uno nuevo, con el que desprenderá una a una sus uñas talones.
Cuando los nuevos talones comienzan a nacer, comenzará a sacar sus plumas viejas.

¡Después de cinco meses saldrá hacia el famoso vuelo de renovación que le dará 30 años más de vida!
En nuestra vida... Muchas veces tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación.
Para continuar un vuelo de victoria, debemos desprendernos de costumbres, tradiciones y recuerdos que nos causaron dolor.
Solamente libres del peso del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre nos trae.
Salmo 103:5. El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila.

Deuteronomio 32:11. Como el águila despierta su nidada, Revolotea sobre sus pollos, Extiende sus alas, los toma, Los lleva sobre sus plumas. Éxodo 19:4. Vosotros visteis lo que hice á los Egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído á mí.Ezequiel 17:3. Y dirás: Así ha dicho el Señor Jehová: Una grande águila, de grandes alas y de largos miembros, llena de plumas de diversos colores, vino al Líbano, y tomó el cogollo del cedro. 39:4. Sobre los montes de Israel caerás tú, y todas tus compañías, y los pueblos que fueron contigo: á toda ave y á toda cosa que vuela, y á las bestias del campo, te he dado por comida.Génesis 15:11. Y descendían aves sobre los cuerpos muertos, y ojeábalas Abram.Jeremías 12:9. ¿Es mi heredad ave de muchos colores? ¿no están contra ella aves en derredor? Venid, reuníos, vosotras todas las bestias del campo, venid á devorarla. Job 28:7. Senda que nunca la conoció ave, Ni ojo de buitre la vió
La Biblia también usa la imagen del águila para representar la piedad y la protección de Dios.  Las águilas llevan a sus críos sobre sus alas para enseñarles a volar.   Así también Dios recuerda a los israelitas: “ustedes han visto lo que yo hice con los egipcios, como yo los hice avanzar a ustedes sobre las alas de águilas y los traje a Mí”.
Cuando los judíos del Yemen fueron traídos a Israel, luego del establecimiento del Estado en 1948, ellos miraron los aeroplanos que los llevaron volando a Tierra Santa como una versión moderna de las mismas “águilas aladas”, un símbolo de la salvación de Dios.  Cuando es usado en el arte sinagogal, el águila simboliza el poder de Dios, superior a aquél de los monarcas terrenales. Por su velocidad y habilidad para remontar más alto que otros pájaros, el águila simboliza a la plegaria: “Que nuestras manos se extiendan como alas de águila”, dice la liturgia matinal, y aun así no podremos dar adecuadas gracias a las bendiciones de Dios.