BENITO JUÁREZ GARCÍA.

EL PODEROSO DE ISRAEL

¿PORQUE MÉXICO Y LOS CRISTIANOS CELEBRAMOS EL NATALICIO DE BENITO JUÁREZ GARCÍA?

Cada 21 de marzo, además del inicio de la estación de la primavera, se festeja el natalicio de Benito Juárez, también llamado el “Benemérito de las Américas”, uno de los personajes más importantes en la historia de México. Nacido en 1806 en Oaxaca, este abogado y político mexicano de origen indígena es bien recordado por las reformas que llevó a cabo en la Constitución cuando ocupó la presidencia del país. Una de las modificaciones más sobresalientes que se le reconocen fue la de la separación de los bienes públicos y del clero, es decir, le quitó poder a la Iglesia para favorecer a los campesinos y los trabajadores.

Las Leyes de Reforma establecieron al fin la separación de la Iglesia y el Estado: la Ley de nacionalización de los bienes eclesiásticos; la Ley del matrimonio civil; la Ley orgánica del Registro Civil y la Ley sobre el estado civil de las personas; el decreto que declaraba que cesaba toda intervención del clero en cementerios y camposantos y la prohibición de la asistencia oficial a las funciones de la Iglesia. Un año más tarde, el 4 de diciembre de 1860, se expidió la Ley sobre libertad de cultos. Este conjunto de leyes fueron el inicio de una nueva era en la política, la economía y la cultura.