CITAS CITABLES QUE ANIMAN.

NO PUEDE ESTAR TRISTE, OH JERUSALÉN

CITAS CITABLES QUE ANIMAN.

Permitamos a los demás vivir vidas sin impacto, pero no nosotros.  Permitamos a los demás discutir sobre pequeñeces, pero no nosotros.  Permitamos a los demás lamentarse sobre heridas leves, pero no nosotros.  Permitamos a los demás entregar su futuro en las manos de otros, pero no nosotros. –Jim Rohn.

Para resolver cualquier problema, aquí les presento tres preguntas para hacernos a nosotros mismos: Primero, ¿qué podríamos hacer?  Segundo, ¿qué podríamos leer?  Y tercero, ¿a quién podríamos preguntarle? –Jim Rohn.

Si no diseñamos nuestro propio plan de vida, es muy probable que caigamos en el de otro.  Y tal como pudiésemos imaginarlo, no han planeado mucho para nosotros. –Jim Rohn.

El carácter no es algo con lo que se nace y que no puede cambiar, como las huellas digitales.  Es algo con lo que no nacemos sino que tenemos la responsabilidad de formar. –Jim Rohn.

La disciplina es el puente entre las metas y los logros. –Jim Rohn.

No sólo leamos la literatura fácil; bien pudiésemos ser entretenidos por ella, pero nunca creceremos de esa manera. -Jim Rohn.

El fracaso no es un evento único y cataclísmico.  No fracasamos de la noche a la mañana, sino más bien, el fracaso consiste en unos pocos errores de juicio, repetidos cada día. –Jim Rohn.

Démosle a lo que estemos hacienda y a quien esté con nosotros, el regalo de nuestra atención. –Jim Rohn.

Algunas veces no importa de qué lado de la cerca nos bajemos; lo que importa más es que nos bajemos.  No podemos progresar sin tomar decisiones. –Jim Rohn.

El aprender es el principio de la riqueza, el principio de la salud, el principio de la espiritualidad y es donde el proceso de los milagros comienza. –Jim Rohn.

No deseemos que las cosas fueran más fáciles, sino que nosotros seamos mejores. –Jim Rohn.

Aprovechemos cada oportunidad para practicar nuestras habilidades de comunicación para que cuando aparezcan las ocasiones importantes, tengamos desarrollados el don, el estilo, la soltura, la claridad y las emociones para afectar a otros. –Jim Rohn.

El mayor valor en la vida no es lo que obtenemos sino lo que llegamos a ser. –Jim Rohn.

Tan solo hay tres colores, diez dígitos y siete notas musicales; es lo que hacemos con ellos lo que es importante. –Jim Rohn.

El tiempo es más valioso que el dinero; podremos conseguir más dinero pero no más tiempo. –Jim Rohn.

No tenemos necesariamente que tomar la vida en la manera en que nos viene; podemos diseñar nuestra vida para que nos venga de la manera que queremos. –Dan Zadra.

Necesitamos hallar algo que amemos lo suficiente como para tomar riesgos, saltar sobre los obstáculos y atravesar las paredes que siempre habrán de ser colocados frente a nosotros.  Si no tenemos ese tipo de sentimiento por lo que hacemos, nos detendremos ante el primer obstáculo gigante. –George Lucas.

Para lograr grandes cosas, no solo necesitamos actuar, no solo planear, sino también creer. –Anatole France.

La habilidad habla de lo que somos capaces de hacer; la motivación determina qué hacemos y la actitud determina cuán bien lo hacemos. –Lou Holtz.

Una querencia no escrita es un sueño, algo que nunca va a ocurrir.  El día en que pongamos nuestra meta por escrito es el día en que se convierte en un compromiso que cambiará nuestra vida.  ¿Estaremos listos? –Tom Hopkins.

Al buscar gente a quien emplear, uno busca tres cualidades: integridad, inteligencia y energía.  Y si no tienen la primera, las otras dos nos acabarán. –Warren Buffet.

Nuestro pasado no es nuestro potencial; en cualquier momento podemos decidir liberar el futuro. –Marilyn Ferguson.

La felicidad crece en nuestros propios hogares y no debe recogerse en jardines de extraños. –Douglas Jerrould.

Aún una equivocación pudiera convertirse en el paso necesario hacia un logro que vale la pena. –Henry Ford.

Un amigo es quien escucha la canción en nuestro corazón y la canta cuando nuestra memoria falla. –Manual de Líderes de Niñas Guías.

Es difícil comprender lo que vale en el mundo; la mayoría de nosotros valora el crédito, el honor, los dólares.  Pero en el protuberante centro de la media vida, comenzamos a ver que las cosas que realmente valen no se dan en los salones de reunión sino en las cocinas del mundo. –Gary Allen Sledge.

Si tratamos a un individuo como si fuese lo que debiera y pudiera ser, él se convertirá en lo que debiera y pudiera ser. –Johann Wolfgang Von Goethe.

Queridos Hermanos: Hoy les hago llegar otra colección de proverbios contemporáneos, la mayoría de la pluma de un mismo autor. Lo cierto es que espero que concuerden conmigo de que son verdaderamente muy buenos y con un gran contenido de sentido común (que como hemos dicho antes y ahora repetimos, no es tan común nada).  Creo que la mayoría de nosotros, sino todos, podríamos ver nuestras vidas impactadas positivamente si tan sólo siguiéramos unos cuantos de ellos…y lo hermoso es que ninguno riñe con la Palabra de Dios (algo lógico si reconocemos al Señor como la fuente de toda sabiduría).  Espero que les sean de provecho.

Que Dios les bendiga.

EL PERRO FIEL

LAS BODAS DEL CORDERO

EL PERRO FIEL

Una pareja de jóvenes tenía varios años de casados y nunca pudo tener hijos.

Para no sentirse tan solos compraron un cachorro Pastor Alemán, el cual criaron como si fuera su propio hijo.

El cachorro creció hasta convertirse en un grande y hermoso Pastor Alemán. El perro salvó en más de una ocasión a la pareja de ser atacada por los ladrones. Siempre era un perro fiel a sus dueños contra cualquier peligro.

Luego de 7 años de tener al perro, la pareja logró tener al hijo tan ansiado, la pareja estaba tan contenta con su nuevo hijo que disminuyeron las atenciones que tenían para con el perro. Éste se sintió relegado y comenzó a tener celos del bebé. Gruñía cuando sus dueños paseaban al bebé y no era el perro cariñoso y fiel que tuvieron durante 7 años.

Un día la pareja dejó al bebé plácidamente durmiendo en la cuna, mientras preparaban una carne en la terraza, cuál no sería su sorpresa, cuando al dirigirse al cuarto del bebé, ven al perro con la boca ensangrentada moviendo la cola.

El dueño del perro pensó lo peor, sacó un arma y en el acto mató al perro. Corrieron al cuarto del bebé y con gran asombro lo encontraron tranquilamente durmiendo. En la parte debajo de la cuna del bebé encontraron una serpiente degollada.

El dueño lloró amargamente lamentándose: “He matado a mi perro fiel”.

Cuántas veces hemos juzgado injustamente a las personas. Lo que es peor, las juzgamos y las condenamos sin investigar a qué se debe su comportamiento, cuáles son sus pensamientos y sentimientos.

Muchos amigos fieles hemos “matado” por no aclarar una situación, muchas veces las cosas no son tan malas como parecen, sino todo lo contrario. La próxima vez que nos sintamos tentados a juzgar y condenar a alguien recordaremos La Historia del Perro Fiel.

Levítico 19:15. No harás agravio en el juicio: no tendrás respeto al pobre, ni honrarás la cara del grande: con justicia juzgarás á tu prójimo.

Santiago 4:12. Uno es el dador de la ley, que puede salvar y perder: ¿quién eres tú que juzgas á otro?

EL QUE AMA LA CORRECCIÓN AMA LA SABIDURÍA

Proverbios 12:1. EL que ama la corrección ama la sabiduría: Mas el que aborrece la reprensión, es ignorante.

Proverbios 1:7. El principio de la sabiduría es el temor de Jehová: Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

Proverbios 4:13. Ten el consejo, no lo dejes; Guárdalo, porque eso es tu vida.

Proverbios 9:9. Da al sabio, y será más sabio: Enseña al justo, y acrecerá su saber.

1 Timoteo 1:5. Pues el fin del mandamiento es la caridad nacida de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida.

2 Timoteo 4:2. Que prediques la palabra; que instes á tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende; exhorta con toda paciencia y doctrina.

EL MENDIGO MUSICAL

JESÚS ES MI REY SOBERANO

EL MENDIGO MUSICAL

Esta historia es sobre un hombre que reflejaba en su forma de vestir la derrota, y en su forma de actuar la mediocridad total.

Ocurrió en París, en una calle céntrica aunque secundaria. Este hombre, sucio, maloliente, tocaba un viejo violín.

Frente a él y sobre el suelo estaba su boina, con la esperanza de que los transeúntes se apiadaran de su condición y le arrojaran algunas monedas para llevar a casa.

El pobre hombre trataba de sacar una melodía, pero era del todo imposible identificarla debido a lo desafinado del instrumento, y a la forma displicente y aburrida con que tocaba ese violín.

Un famoso concertista, que junto con su esposa y unos amigos salía de un teatro cercano, pasó frente al mendigo musical.

Todos arrugaron la cara al oír aquellos sonidos tan discordantes. Y no pudieron menos que reír de buena gana.

La esposa le pidió, al concertista, que tocara algo. El hombre echó una mirada a las pocas monedas en el interior de la boina del mendigo, y decidió hacer algo.

Le solicitó el violín. Y el mendigo musical se lo prestó con cierto recelo.

Lo primero que hizo el concertista fue afinar sus cuerdas.

Y entonces, vigorosamente y con gran maestría arrancó una melodía fascinante del viejo instrumento. Los amigos comenzaron a aplaudir y los transeúntes comenzaron a arremolinarse para ver el improvisado espectáculo.

Al escuchar la música, la gente de la cercana calle principal acudió también y pronto había una pequeña multitud escuchando arrobada el extraño concierto.
La boina se llenó no solamente de monedas, sino de muchos billetes de todas las denominaciones. Mientras el maestro sacaba una melodía tras otra, con tanta alegría.

El mendigo musical estaba aún más feliz de ver lo que ocurría y no cesaba de dar saltos de contento y repetir orgulloso a todos: “¡¡Ese es mi violín!! ¡¡Ese es mi violín!!”. Lo cual, por supuesto, era rigurosamente cierto.

La vida nos da a todos “un violín”. Son nuestros conocimientos, nuestras habilidades y nuestras actitudes. Y tenemos libertad absoluta de tocar “ese violín” como nos plazca.

Sé nos ha dicho que Dios nos concede libre albedrío, es decir, la facultad de decidir lo que haremos de nuestra vida. Y esto, claro, es tanto un maravilloso derecho, como
una formidable responsabilidad.

Algunos, por pereza, ni siquiera afinan ese violín. No perciben que en el mundo actual hay que prepararse, aprender, desarrollar habilidades y mejorar constantemente actitudes si hemos de ejecutar un buen concierto.

Pretenden una boina llena de dinero, y lo que entregan es una discordante melodía que no gusta a nadie.

Esa es la gente que hace su trabajo de la forma: “hay se va…”, Que piensa en términos de “me vale…”, y que cree que la humanidad tiene la obligación de retribuirle su pésima ejecución, cubriendo sus necesidades.

Es la gente que piensa solamente en sus derechos, pero no siente ninguna obligación de ganárselos.

La verdad, por dura que pueda parecernos, es otra.

Tú y yo, y cualquier otra persona, tenemos que aprender tarde o temprano, que los mejores lugares son para aquellos que no solamente afinan bien ese violín, sino que aprenden con el tiempo también a tocarlo con maestría.

Por eso debemos de estar dispuestos a hacer bien nuestro trabajo diario, sea cual sea. Y aspirar siempre a prepararnos para ser capaces de realizar otras cosas que nos gustarían.

La historia está llena de ejemplos de gente que aún con dificultades iniciales llegó a ser un concertista con ese violín que es la vida. Y también, por desgracia, registra los casos de muchos otros, que teniendo grandes oportunidades, decidieron con ese violín, ser mendigos musicales.

La verdad es que Dios nos concedió “libre albedrío”. Tú puedes hacer algo grande de tu vida, o hacer de ella algo mediocre. Esa es tu decisión personal.

LO NEGATIVO: Negarnos a afinar bien nuestro violín de la vida. Y quejarnos de que la gente no disfrute la melodía que sacamos de él.

LO POSITIVO: Comprender que, nos guste o no, solamente prosperaremos si afinamos bien ese violín, y aprendemos a sacar de él las mejores melodías.

Colosenses 3:23. Y todo lo que hagáis, hacedlo de ánimo, como al Señor, y no á los hombres.
Colosenses 3:17. Y todo lo que hacéis, sea de palabra, ó de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias á Dios Padre por él.

YA SE ACERCA EL ANIVERSARIO NÚMERO 119 DE NUESTRA IGLESIA, junio 13

HISTORIA DE LA BANDERA DE LA IGLESIA DE DIOS DE LA PROFECÍA

IGLESIA DE DIOS DE LA PROFECÍA, CANTOS ALUSIVOS A BANDERA

VALORES CENTRALES, MISIÓN Y VISIÓN DE LA IDP

                              ORACIÓN

                                 COSECHA

                 DESARROLLO DEL LIDERAZGO

                     MAYORDOMÍA BÍBLICA

                                SERVICIO

DECLARACIÓN DE LA MISIÓN

La Iglesia de Dios de la Profecía será un movimiento que exalte a Cristo, procure la santidad, esté lleno del Espíritu, esté abierto a todas las naciones, sea hacedor de discípulos, sea establecedor de Iglesias, y sienta gran pasión por la unión cristiana.

DECLARACIÓN DE LA VISIÓN

Reconciliando al mundo con Cristo a través del poder del Espíritu Santo.

EL DIEZMO

HAY UNA FUENTE EN MI

EL DIARIO

Un buen Hombre fue asaltado por unos ladrones que le robaron su cartera.

Entonces él escribió lo siguiente en su diario:

“Señor, ayúdame a estar agradecido; primero, porque nunca antes he sido robado; segundo, porque aunque se llevaron la cartera, no me quitaron la vida;

tercero, porque aunque se llevaron todo lo que tenía yo, no era mucho;

y cuarto, porque fui yo quien fue robado y no quien robó.”

1 Tesalonicenses 5:18. Dad gracias en todo; porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.
1 Corintios 15:57. Mas á Dios gracias, que nos da la victoria por el Señor nuestro Jesucristo.
Romanos 5:3. Y no sólo esto, mas aun nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia.
Habacuc 3:18. Con todo yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salud.
Mateo 5:12. Gozaos y alegraos; porque vuestra merced es grande en los cielos: que así persiguieron á los profetas que fueron antes de vosotros.
Lucas 21:19. En vuestra paciencia poseeréis vuestras almas.
Romanos 5:11. Y no sólo esto, mas aun nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por el cual hemos ahora recibido la reconciliación.
Romanos 8:23. Y no sólo ellas, mas también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, es á saber, la redención de nuestro cuerpo.

EL DIEZMO

El diezmo: ¿Obligación o expresión de amor?

¿Una rara costumbre, una obligación o una expresión de agradecimiento y amor?
Génesis 14:20. Y bendito sea el Dios alto, que entregó tus enemigos en tu mano. Y dióle Abram los diezmos de todo.

Como podemos ver, el diezmo fue traído a Jehová desde los tiempos antiguos, este versículo es el primer registro del diezmo en la Biblia como un acto de agradecimiento y amor a Jehová. En Génesis 28:22, nos dice de la siguiente manera:
Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartare para ti.

En este pasaje Jacob le hace un voto a Jehová en Bet-tel. Tanto los patriarcas como los profetas y reyes de Israel sabían la importancia del diezmo, no porque Jehová se los impusiera sino porque en lo más profundo de sus corazones sabían que debían hacerlo como una expresión de agradecimiento y amor a su Señor. Hay muchos pasajes en Génesis, Levítico, Números, Deuteronomio, Nehemías, Malaquías y Hebreos que nos hablan sobre el diezmo y sus diferentes formas.

Me gustaría hablar un poco sobre un chico, al cual llamaremos Enrique, que se convirtió en cristiano a los 11 años de edad, llevado a una iglesia evangélica por su mejor amigo.

Como todo recién llegado, siempre estuvo dispuesto a trabajar en la iglesia con mucho ánimo y amor. Hasta los 25 años siempre escucho hablar del diezmo, aunque, tristemente, de la misma manera que muchos otros cristianos hoy en día, le otorgo a Dios su tiempo, trabajó en la obra, pidió Dios que cuide a su esposa, su familia, su trabajo y salud.

Pero cuando se trababa de las finanzas, simplemente no quería o podía dar el diezmo. Enrique no comparte la idea del diezmo, como cientos de cristianos “maduros” en nuestras iglesias. El diezmo es una de las tareas más difíciles, tanto en los nuevos como en los ya viejos en la fe de seguir al pie de la obediencia.

Cuando usted diezma, le dice a Dios: gracias Padre por la salud para trabajar, gracias por el alimento que nunca falta en la mesa para mi y mi familia, gracias por estar físicamente apto para hacer mi trabajo. A través del diezmo usted demuestra una acción de amor y agradecimiento a Dios.

Así como usted paga la hipoteca de su casa, la luz, el agua y otras utilidades, su Iglesia también necesita su ayuda económica para pagar sus gastos y el salario de sus pastores que duramente trabajan en la obra.

Aprendamos cada vez que recibimos nuestro cheque a decir gracia Padre, gracias por tu provisión. En fin, aprendamos a poner en nuestra mente el diezmo antes de ponernos a pesar como lo gastaremos el fin de semana.

Enrique siempre ofrendó pero nunca diezmó. No fue hasta los 25 años donde el comenzó a pensar y a preguntarse así mismo: ¿como es que mi situación económica no cambia? ¿Que estaré haciendo mal, si trato cada día de hacer lo que a Dios le agrada?

Fue entonces, en una charla con su mejor amigo Luis, que, comentándole su inquietud, su amigo le respondió ¿has leído alguna vez lo que dice la Biblia acerca del diezmo en Malaquías 3:10-11? 10 Traed todos los diezmos al alfolí, y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y vaciaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. 11 Increparé también por vosotros al devorador, y no os corromperá el fruto de la tierra; ni vuestra vid en el campo abortará, dice Jehová de los ejércitos.

“Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.”

Y justamente, no hay ningún pasaje en la Biblia más que este, donde Jehová le dice a su pueblo “probadme”; y a ti te dice lo mismo.

Jehová te dice: “Séme fiel en tus diezmos y pruébame, y veras si Yo no cuido de tus finanzas, si no te proveo un trabajo, salud y animo para trabajar y sabiduría para administrar sabiamente tu dinero.”

Desde ese momento, Enrique comenzó a diezmar y su situación económica ha mejorado. Desde entonces, no puedo quejarme de haberle entregado mis finanzas a Dios, cinco años atrás, y mi situación ha mejorado cada año.

2 Corintios 9:6-7.6 Esto empero digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra en bendiciones, en bendiciones también segará. 7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ó por necesidad; porque Dios ama el dador alegre.

Cuando diezme hágalo con una actitud de agradecimiento, con amor y con alegría de corazón, y vera los resultados en su vida.

Dios bendiga ricamente su estado espiritual y financiero.