ANIVERSARIO NÚMERO 119 DE NUESTRA IGLESIA, junio 13

MARCHA DE LA IGLESIA OH LA GLORIA DE LA IGLESIA DE DIOS

NUESTRA MISIÓN

Empoderados por el Espíritu Santo, a través de la oración, estableceremos Iglesias y equiparemos líderes para cumplir con el mandato bíblico de hacer discípulos de todas las gentes alrededor del mundo, para la gloria de Cristo, nuestro Señor quien es la cabeza de la Iglesia.

NUESTRA VISIÓN

La Iglesia de Dios de la Profecía será un movimiento que exalte a Cristo, procure la santidad, esté lleno del Espíritu, abierto a todas las naciones, hacedor de discípulos, establecedor de Iglesias y que sienta gran pasión por la unión cristiana.

VALORES CENTRALES

Los valores centrales son ideales o principios que rigen la conducta interna de una organización, al igual que su relación con el mundo exterior. El liderazgo de la Iglesia de Dios de la Profecía ha identificado cuatro valores centrales para la Iglesia: la oración, la cosecha, el desarrollo de liderazgo, y la mayordomía.

Ya que las creencias de la Iglesia de Dios de la Profecía están basadas en principios bíblicos, comprendemos que estamos en un peregrinaje espiritual esforzándonos por «andar en la luz» cuando se trata de nuestro conocimiento de la verdad eterna. Las siguientes perspectivas doctrinales reflejan nuestras resoluciones actuales a través de nuestras Asambleas Internacionales. Debemos estar siempre muy conscientes de que como instrumentos humanos estamos sujetos a un limitado conocimiento. Como tal, nuestro deseo es de buscar continuamente una mayor luz que mejor se ajuste a las Escrituras y traiga corrección a nuestro entendimiento finito. De ahora en adelante, después de cada Asamblea, es de esperarse que el Comité de Doctrina Bíblica y Gobierno haga cualquier ajuste necesario a la luz de este mandato a fin de reflejar las decisiones de la Asamblea.

Desde sus inicios, la Iglesia de Dios de la Profecía ha basado sus creencias en «toda la Biblia correctamente dividida». Aceptamos la Biblia como la divina Palabra de Dios, inspirada, inerrable e infalible. Creemos que la Biblia es la revelación escrita de Dios de Sí mismo para la humanidad y nuestra guía en todo asunto relacionado con la fe; por lo tanto, acudimos a la Biblia como nuestra autoridad máxima de doctrina, práctica, organización y disciplina.

La Iglesia de Dios de la Profecía es firme en su compromiso a una fe cristiana ortodoxa. Afirmamos que solo hay un Dios eternamente existente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Creemos en la deidad de Cristo, Su nacimiento virginal, Su vida sin pecado, los milagros físicos que Él realizó, Su muerte expiatoria en la cruz, la resurrección de Su cuerpo, Su ascensión a la diestra del Padre y Su retorno personal en poder y gloria durante Su segunda venida. Profesamos que la regeneración por el Espíritu Santo es indispensable para la salvación de la humanidad perdida. Creemos que el pecador es motivado a la necesidad de salvación a través de la obra de convicción del Espíritu Santo. Creemos que, en la santificación a través de la sangre de Cristo, uno es hecho santo. Afirmamos el ministerio presente y activo del Espíritu Santo, quien guía a la iglesia y que a través de Su morada y empoderamiento somos capaces de vivir vidas santas que resultan en servicio efectivo a Dios y al prójimo. Creemos en la singularidad y unidad final de los creyentes por la cual nuestro Señor oró, y que debe ser demostrada visiblemente «para que el mundo sepa, vea y crea» en la gloria de Dios, la venida de Su Hijo y el gran amor que Él tiene por Su pueblo (Juan 17:20-23). Estamos comprometidos a la santidad de la unión matrimonial y la importancia de familias fuertes y amorosas.

La Iglesia abraza todas las doctrinas bíblicas como son enseñadas en el Nuevo Testamento, de las cuales hemos alistado algunas que son relevantes en nuestro deseo de ayudar a los cristianos a madurar en Cristo Jesús.