ANIVERSARIO NÚMERO 119, DE LA IGLESIA DE DIOS DE LA PROFECÍA, junio 13

Salmo 132:4-6. 4 No daré sueño á mis ojos, Ni á mis párpados adormecimiento. 5 Hasta que halle lugar para Jehová, Moradas para el Fuerte de Jacob.6 He aquí, en Ephrata oímos de ella: Hallamósla en los campos del bosque.

Feliz 119 Aniversario

Iglesia despierta ya levántate y resplandece. ISAIAS 60:1-2. LEVANTATE, resplandece; que ha venido tu lumbre, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. 2 Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad los pueblos: mas sobre ti nacerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria.

La Iglesia de Dios de la Profecía, cree en la Biblia correctamente dividida y el nuevo testamento como nuestra regla de fe, gobierno y disciplina.

LA PIEDRA Y EL FUNDAMENTO DE LA IGLESIA. Mateo 16:18. Mas yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella.

IMPERFECCIÓN.

El plan de Dios es que haya una Iglesia perfecta, pero esa norma de perfección todavía no se ha alcanzado. Por tanto, es inútil andar buscando la Iglesia perfecta. Uno debe de estar dispuesto a aceptarla en su presente estado de imperfección y en seguida trabajar incansablemente en pro de su perfección. Sería una decepción y un error que la Iglesia creyere o enseñare, que la Iglesia hoy es gloriosa y que no tiene mancha ni arruga. La Iglesia no está perfecta hasta que “se haya aparejado.”La Iglesia debe de ser alimentada y enseñada hasta que llegue a la perfección. Hay muchos defectos en la Iglesia que deben ser removidos, como nos muestran las siguientes Escrituras: Efesios 4:11-16. 11 Y él mismo dió unos, ciertamente apóstoles; y otros, profetas; y otros, evangelistas; y otros, pastores y doctores; 12 Para perfección de los santos, para la obra del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo; 13 Hasta que todos lleguemos á la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, á un varón perfecto, á la medida de la edad de la plenitud de Cristo: 14 Que ya no seamos niños fluctuantes, y llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia los artificios del error: 15 Antes siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todas cosas en aquel que es la cabeza, a saber, Cristo; 16 Del cual, todo el cuerpo compuesto y bien ligado entre sí por todas las junturas de su alimento, que recibe según la operación, cada miembro conforme á su medida toma aumento de cuerpo edificándose en amor. Efesios 5:25-27. 25 Maridos, amad á vuestras mujeres, así como Cristo amó á la iglesia, y se entregó á sí mismo por ella, 26 Para santificarla limpiándola en el lavacro del agua por la palabra, 27 Para presentársela gloriosa para sí, una iglesia que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante; sino que fuese santa y sin mancha. 1 Pedro 5:10. Mas el Dios de toda gracia, que nos ha llamado á su gloria eterna por Jesucristo, después que hubiereis un poco de tiempo padecido, él mismo os perfeccione, coforme, corrobore y establezca. Hechos 20:28. Por tanto mirad por vosotros y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual ganó por su sangre.

IMPERFECTA EN LA OPERACIÓN DE LOS DONES DEL ESPÍRITU.

La Biblia nos dice que estos dones fueron puestos en la Iglesia y que en este presente tiempo están en operación. La Iglesia enseña que los dones fueron completamente restaurados, cuando la Iglesia resurgió en su “Levántate, Resplandece”, en estos últimos días. No obstante, los dones todavía no están en perfecta operación; pero lo estarán antes que termine la época de la Iglesia.

IMPERFECTA EN UNIDAD.

La Biblia nos enseña que cuando la Iglesia este en su plenitud, entonces todos hablaremos la misma cosa y veremos ojo a ojo. Esto todavía no se verifica, pero la Iglesia se está esforzando continuamente en este particular.

IMPERFECTA EN SANTIDAD.

Algunos de los miembros de la Iglesia no están viviendo una vida santa; pero tarde o temprano, ellos adquirirán esta santidad o tendrán que excluirse del Cuerpo. Sin embargo, aunque exista la imperfección, esto no le impide para que no sea la verdadera Iglesia, porque, entonces esto hubiera eliminado a la Iglesia en su época primitiva. Algunos de sus miembros tienen defectos, pero siempre forman parte del Cuerpo. Leamos 1 Corintios 12:22-25. 22 Antes, mucho más los miembros del cuerpo que parecen más flacos, son necesarios; 23 Y á aquellos del cuerpo que estimamos ser más viles, á éstos vestimos más honrosamente; y los que en nosotros son menos honestos, tienen más compostura. 24 Porque los que en nosotros son más honestos, no tienen necesidad: mas Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba; 25 Para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se interesen los unos por los otros. La Biblia enseña que la Iglesia puede existir en un estado de imperfecta santidad; pero que a su debido tiempo se limpiara de toda impureza. Leamos lo que nos dice la Escritura en 2 Corintios 7:1. ASI que, amados, pues tenemos tales promesas, limpiémonos de toda inmundicia de carne y de espíritu, perfeccionando la santificación en temor de Dios.

POCOS EN NÚMERO.

Mucha gente cree que la Iglesia que tenga el número más grande de creyentes, que esa es la verdadera Iglesia de Dios. Esto no es verdad. Los tipos Escriturales, vez tras vez, indican que, en comparación con las grandes organizaciones formadas por los hombres, que la verdadera Iglesia aparecería con un pequeño número. La Iglesia en su presente estado, no se compara en membrecía con los otros grupos religiosos. Sin embargo, esto no quiere decir que son muy pocos los que se salvaran, porque muchos buenos Cristianos se encuentran en las organizaciones en este presente tiempo. Pero cuando se llegue el cumplimiento del tiempo, todas las gentes que estén salvas formaran parte de la membrecía de la Iglesia. Leamos Lucas 9:49-50. 49 Entonces respondiendo Juan, dijo: Maestro, hemos visto á uno que echaba fuera demonios en tu nombre; y se lo prohibimos, porque no sigue con nosotros. 50 Jesús le dijo: No se lo prohibáis; porque el que no es contra nosotros, por nosotros es. Juan 10:16. También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también me conviene traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.

UN PUEBLO APARTADO

Mientras la Iglesia está al tanto del buen trabajo que están haciendo las organizaciones y los hombres, en el hecho de la salvación de las gentes, también al mismo tiempo realiza su misión peculiar que tiene que desempeñar – una tarea que ninguna organización puede hacer: la Iglesia existe en este mundo hoy. Estos propósitos tan importantes de origen divino, y se encuentran en el Nuevo Testamento. La Iglesia y sus miembros deben saber cuáles son estos propósitos, para fin de esforzarse más efectivamente en el cumplimiento de ellos.

GUARDA Y DEFIENDE LA FE.

La fe del evangelio ha sido encomendada exclusivamente en las manos de la Iglesia; y por lo tanto la responsabilidad de guardar y defender la fe descansa sobre la Iglesia. Judas 3, nos dice: Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros de la común salud, me ha sido necesario escribiros amonestándoos que contendáis eficazmente por la fe que ha sido una vez dada á los santos. Hay también otra Escritura que nos dice que la Iglesia debe sostener la fe, y se encuentra en 1 Timoteo 3:15. Y si no fuere tan presto, para que sepas cómo te conviene conversar en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios vivo, columna y apoyo de la verdad. También leamos en Filipenses 1:27-30. 27 Solamente que converséis como es digno del evangelio de Cristo; para que, ó sea que vaya á veros, ó que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, unánimes combatiendo juntamente por la fe del evangelio, 28 Y en nada intimidados de los que se oponen: que á ellos ciertamente es indicio de perdición, mas á vosotros de salud; y esto de Dios; 29 Porque á vosotros es concedido por Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él, 30 Teniendo el mismo conflicto que habéis visto en mí, y ahora oís estar en mí. 1 Timoteo 1:3. Como te rogué que te quedases en Efeso, cuando partí para Macedonia, para que requirieses á algunos que no enseñen diversa doctrina. El deber de la Iglesia es de guardar la fe pura y sin adulteración y defenderla de todos los enemigos. Uno de los aspectos en el asunto de guardar y defender la fe, es el hecho de escudriñar la ley de Dios y ponerla en práctica dentro de la Iglesia – como también la restauración completa de la doctrina Neotestamentaria y sus componentes gubernativos.